CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Hay quienes hacen de los premios y los reconocimientos públicos su principal objetivo. Otros, como Fátima Miñana, prefieren dedicar sus esfuerzos a lograr vivir de su proyecto personal, avanzando paso a paso en busca de una consolidación real de marca. La joven diseñadora se alzó con el premio Mercedes-Benz Fashion Week Madrid con su colección Geometry of Fear el pasado mes de febrero, en la 71ª edición de la pasarela madrileña. Una distinción que, si bien reconoce su indiscutble talento y savoir-faire –evidenciado en cortes geométricos y patrones sobresalientes–, no ha cambiado radicalmente su vida.

“Lo único es que ahora tengo mucho más trabajo” comenta, antes de pasar a desgranar sus metas a corto y largo plazo, entre las que no figuran participar en la próxima edición de Samsung EGO. “No estoy preparando nueva colección para febrero. He decidido concentrarme en las pasadas dos colecciones y en intentar mejorar el branding de la marca”. Propósitos creados desde la humildad, el respeto y la sinceridad, que culminan en un plan al que la creadora prefiere referirse como deseo. “Me gustaría establecer la firma en París. Creo que es la ciudad cuya pasarela concuerda más con mi estilo”.

Perfeccionista e inconformista por naturaleza, Miñana se sobrepone a los obstáculos que encuentra en su (aún incipiente) camino, desde la cancelación definitiva de su desfile previsto en Tbilisi (Georgia) hasta los inconvenientes de crear una colección íntegramente desde el confinamiento. Con su segunda propuesta, Spring/Summer 2021, desvelada hace apenas dos meses en la edición más atípica de la historia de la semana de la moda madrileña, no logró hacerse nuevamente con el galardón. Pero si de algo le sirvió fue para convencerse de la valía de su proyecto, definiendo pausada pero decididamente el ADN de su cuidada firma. “Es una colección que me representa mucho más como diseñadora”.

Del anonimato al foco mediático. Desde que te alzases con el premio Mercedes-Benz Fashion Talent en febrero de 2020, no has dejado de consolidarte como una de las jóvenes promesas de la moda. Al menos en la escena nacional. ¿Cómo ha cambiado tu vida en este último año?
La verdad que no mucho… ¡Lo único es que ahora tengo mucho más trabajo! Espero que pronto cambie un poco más, me pueda buscar un taller y tenga la oportunidad de trabajar en un lugar diferente a donde vivo.
Apenas han pasado dos años desde que te graduases en Diseño de Moda por la Ravensbourne Univeristy London. Y en este corto período de tiempo, ya has trabajado para Roksanda y Ralph & Russo, además de haber emprendido tu firma homónima. ¿Siempre supiste que acabarías dedicándote a tu proyecto personal?
Siempre había querido hacerlo pero no creía que fuera a tener la posibilidad de llevarlo a cabo. ¡Aún a día de hoy tengo dudas! Empecé con la marca porque sentía que tenía algo diferente e innovador que aportar al mundo de la moda, una nueva visión. El día que crea que ya no tengo nada más que aportar, volveré a trabajar bajo la visión de otra marca o diseñador sin problemas.
Geometry of Fear, tu primera colección presentada en Samung EGO, fue reconocida con el título a mejor propuesta en la 71º edición de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. El jurado destacaba entonces “la plausible combinación entre innovación y carácter comercial”. Y tú, ¿con qué adjetivo la definirías? ¿Artística o comercial?
Yo diría que es una mezcla de ambas. Tiene una base conceptual inspirada en el movimiento artístico Geometry of Fear, que inspira el corte de las prendas, las texturas y colores. Y una parte comercial, ya que aplico estos cortes y texturas en siluetas que se podrían considerar más comerciales o en tendencia esta temporada.

Inspirada en el movimiento escultórico del mismo nombre surgido en Reino Unido a mediados del siglo XX, tu opera prima se caracteriza por las geometrías, las asimetrías y la experimentación de patrones y siluetas. ¿Qué otros elementos destacarías?
Geometry of Fear también inspiró las telas y materiales utilizados en la colección. Mediante la fusión de tejidos intenté recrear las texturas de las esculturas que forman parte de este movimiento. Para ello creé telas rugosas, como el bronce, en colores marrones y negros. Una contraposición a otras telas suaves y orgánicas, en colores blancos y beiges, imitando piedra pulida o mármol, como las esculturas de Henry Moore o Barbara Hepworth. 
Hay quienes encuentran en la belleza, el sosiego y la paz más absoluta un oasis de inspiración. Tú, por el contrario, acudiste a una corriente artística definida por la angustia, la ansiedad y el miedo. ¿Por qué? ¿Qué mensaje querías lanzar al mundo?
La verdad es que de primeras no escogí esta corriente artística por su mensaje, sino porque me topé con una de sus esculturas y me cautivó. Las formas angulares y la oscuridad de las composiciones me atrajeron a investigar más sobre el concepto en sí. Cuando descubrí lo que había detrás de este movimiento –el rechazo a las normas impuestas, la angustia frente a un futuro incierto, la tristeza y depresión tras una guerra y sus consecuencias, la voluntad a crear un nuevo código de belleza– me decidí a utilizarlo. Es un concepto oscuro, pero no deja de representar los sentimientos de toda una generación.
Algunos de tus compañeros (y competidores) ya habían presentado anteriormente sus colecciones en la jornada dedicada a diseñadores emergentes, mientras otros os estrenabais en la gran cita con la moda patria. Háblanos del proceso de desarrollo de Geometry of Fear. ¿Cuánto tiempo tuviste y con qué apoyos (y recursos) contaste?
Empecé a analizar el concepto y a realizar los primeros bocetos en agosto-septiembre de 2019, pero no fue hasta noviembre (tres meses antes del desfile) cuando empecé a patronar y confeccionar la colección. Geometry of Fear está mayoritariamente confeccionada por mí, por lo que necesité de mucho tiempo. Irena, la costurera que trabaja conmigo, me ayudó con la confección de forros y con las partes más técnicas, como bolsillos y cremalleras. Y en Spring/Summer 2021, me ha ayudado con casi todo.

Se podría decir que entraste en la pasarela por la puerta grande. ¿Cómo recibiste la noticia? ¿Te veías como una posible ganadora?
¡Para nada! Creo que ninguno nos lo esperábamos. Era la primera vez que me presentaba y no esperaba llevarme el Mercedes-Benz Fashion Talent. No sabía lo que los demás iban a presentar, y por mi falta de experiencia no me veía como posible ganadora.
Tenías previsto viajar a Georgia para presentar tu colección en Mercedes-Benz Fashion Week Tbilisi, como ya hiciera Dominnico en 2019 tras alzarse con el mismo galardón. Pero la pandemia del coronavirus alteró todos los planes previstos. ¿Te veremos participar en la próxima edición? ¿Estamos ante un aplazamiento, o ante una suspensión definitiva? 
Con mucha tristeza, creo que estamos ante una suspensión definitiva.
La campaña de Geometry of Fear vio la luz en agosto, seis meses después de ser desvelada y a menos de un mes de que participases por segunda vez consecutiva en Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. ¿Por qué?
Debido al confinamiento que tuvimos de marzo a mayo, me fue prácticamente imposible realizar y difundir nuevas imágenes de la colección presentada en febrero por redes sociales y mi página web. Realizamos la campaña tan pronto como se pudo, en julio, y en cuanto la tuve decidí compartirla antes de presentar una nueva colección. Sé que fue un poco a destiempo frente al calendario usual en el mundo de la moda, pero me pareció necesario publicar imágenes de Fall/Winter 2020 antes de entrar con la siguiente temporada.

Persona es tu última propuesta. Presentada en la edición más atípica de la historia de la pasarela madrileña –con aforos reducidos y estrictos protocolos de seguridad–, te sumerges en el tu alter ego en busca de respuestas. ¿Qué conclusiones has sacado en claro?
El concepto de la colección surgió como forma de evasión frente a la pandemia. Ante las malas noticias constantes sobre el avance del Covid-19, traté de evadirme centrándome en mi proceso creativo y en aquello que me motiva a diseñar y a seguir adelante. Intenté llegar a la raíz de lo que me inspira, y gracias a ello, creé una colección que me representa mucho más como diseñadora. En Fall/Winter 2020 siento que, al ser mi primera colección, no conseguí una colección del todo cohesiva al nivel al que aspiro. En cambio, para Spring/Summer 2021, aunque también tiene sus errores, creo que está más cerca del nivel y estilo al que quiero llegar como diseñadora.
¿Es esta una continuación de tu primera colección, o un episodio independiente? ¿Cuáles son las diferencias más destacadas respecto a tu primer trabajo?
Yo diría que es una colección independiente de la anterior. Obviamente comparten puntos en común, como el patronaje 3D o los cortes geométricos, que no dejan de ser mi seña de identidad. Pero se diferencian en el mood. La primera es una colección más para el día y más informal, mientras que la segunda tiene una paleta de colores más oscura, vestidos largos, gabardinas y tejidos más relacionados con la noche.
Algunos diseñadores optan por la proyección internacional a la hora de expandir su negocio. Otros se focalizan en la producción local, dirigiéndose al público nacional. ¿Cuáles son tus planes a medio y largo plazo?
Por ahora me gustaría expandirme a nivel nacional, empezar a producir y a vender online. En el futuro, y esto más que un plan es un deseo, me gustaría establecer la firma en París. Creo que es la ciudad cuya pasarela concuerda más con mi estilo.
Y a corto plazo, ¿te veremos desfilando en la próxima edición de la pasarela madrileña? ¿Te gustaría presentar tus creaciones más allá de nuestras fronteras?
No, no estoy preparando nueva colección para febrero. He decidido concentrarme en las pasadas dos colecciones y en intentar mejorar el branding de la marca, realizar diferentes tallas y comenzar con la venta online. Pero aunque no me presente a la próxima edición, en el futuro sí que me gustaría volver a EGO.

Texto
David Alarcón
Retrato
María Leyba
Fotos
María Leyba y Nico Mosteiro

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados