CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
“Demoliciones, platos rotos, coches de Mad Max, caídas de Humor amarillo, la web de Renfe, las fallas más feas de Valencia o el sentimiento de que te persiga una manada de perros rabiosos.” Así se describen ellos mismos, Rally, el colectivo de música electrónica acelerada que seguro que hoy la liará en el festival Mira Son Estrella Galicia.
Unidos por el hambre de intensidad y por la búsqueda de algo energético y radical, Carlos Sáez, Irene Ruiz, Marco Henri y Sevi crean espectáculos impactantes donde una música muy bestia, luces, visuales y performance se fusionan. La clave, dicen, es que “cada uno tiene una personalidad muy fuerte y muy marcada en su manera de hacer las cosas y el combo es explosivo.” Con la promesa de hacer levitar al público con un cañón de sonido, estos valencianos prometen dar mucho que hablar.

Os definís como un colectivo de música electrónica acelerada, os llamáis Rally y vuestra sede es en Valencia… ¿Mucha coincidencia o la velocidad es vuestro lema?
Se ha ido formando de manera orgánica y natural, pero tampoco creo que fuera una coincidencia. El hambre de intensidad es fuerte aquí, llevamos años masticando todo esto de alguna forma, pero Valencia quizás ha sido el sitio natural para dar el escopetazo de salida. Es un sitio pequeño con una gran concentración de gente con talento e intereses bastante particulares, un caldo de cultivo óptimo para una propuesta así de directa.
Rally está formado por videoartistas, productores y DJs. ¿Cómo se inició el proyecto y por qué se decidió formar este equipo?
Irene (C16-H13) y yo (Sevi/Domochevsky) nos conocimos hace casi diez años cuando ambos íbamos solos a Monegros. Una amiga nos presentó y desde ese momento hemos estado muy conectados, siempre persiguiendo festivales y fiestas juntos. Carlos y yo nos conocimos por enero de 2018. Yo me acababa de mudar a Valencia y justo había bajado a Madrid con Irene para ver a Evian Christ en el festi de Absolut Manifesto. Carlos tenía comisionada una instalación ahí y tuve la suerte de conocerle, y acordamos en vernos a la vuelta en Valencia ya que yo apenas conocía gente en la ciudad. Acabamos colaborando en un par de proyectos, ya que yo me dedico al CGI y demás.
A partir de ahí, la cosa se formó de manera bastante orgánica. Empecé a conocer a muchos artistas jóvenes de la ciudad con muchísimo talento y sin un lugar donde ir a nutrirse musicalmente fuera de los estándares del house y techno (sin desmerecer). Todos llevábamos largo tiempo buscando algo un poco más enérgico y radical, no tan académico y un poco más libre en formato y presentación. Hicimos una sesión de prueba y boom, the baby was born.
¿Los que lo integráis, sois ‘fijos’ o es un constante ir y venir de creativos que se interesan por el proyecto’?
La formación original ha variado un poco desde que comenzamos, pero ahora se ha estabilizado. Somos cuatro: Carlos Sáez, Irene Ruiz, Marco Henri y yo (Sevi). Tenemos algunos colaboradores que entran y salen de vez en cuando dependiendo de fechas, disponibilidad y tal.
En vuestros espectáculos hay luces, una pantalla gigante en el que se pueden ver una sucesión de imágenes, y, obviamente, música electrónica. ¿Cómo se prepara cada actuación? ¿Hay mucho trabajo en equipo? Por lo que he visto y tengo entendido, la liáis bien gorda en el escenario.
El trabajo en equipo se hace más bien en directo. Musicalmente, solemos preparar o al menos comentar (más o menos) los DJ sets y lives para llevar un vibe un pelín contextual, aunque siempre hay un hueco bastante amplio para la improvisación y el caos. El setting visual varía constantemente pero hay ciertos elementos que se repiten y dan algo de continuidad a la fiesta.
Sevi: Personalmente creo que la magia viene de que cada uno tiene una personalidad muy fuerte y muy marcada en su manera de hacer las cosas y el combo es explosivo.

Por lo tanto, en vuestros espectáculos hay una intersección de varios elementos artísticos. ¿Por qué os interesa esta unión? ¿Los elementos por separado tienen su propio sentido, o solo alcanzan su objetivo como unidad?
Carlos: Creo que todo funciona precisamente porque el trabajo de cada uno de nosotros tiene sentido por separado y decidimos juntarnos únicamente por diversión.
Sevi: La intersección de los elementos creo que es natural, todos tocamos muchas disciplinas así que es inevitable. Además, en mi opinión, la electrónica experimental cobra mucho sentido cuando la experiencia es completamente sinestésica. Luces, visuales, performance y el contexto general dan pie a que la experiencia sea muchísimo más impactante. Lo interesante de esta mezcla es que es poco ortodoxa, ponemos música muy bestia pero tenemos mucho sentido del humor. Este combo da mucha libertad, se puede ser extremo pero en múltiples direcciones y el resultado es fresco y desenfadado. A veces, la gente que hace cosas así se arrincona en una esquina darks y al final no hay manera de salir de ahí.
Irene: Desde el comienzo planteamos el proyecto para que hubiera espacio para la variedad y experimentación con distintos formatos, combinando lives, DJ sets y A/V shows. Queríamos evitar tener una estructura fija así como no dejar de lado cualquier idea nueva, por muy estrambótica que fuera. La intersección viene dada por los distintos backgrounds de cada integrante, una mezcla entre artista multimedia, CGI, diseñador y diseñador de sonido.

Os inspiráis en demoliciones, platos rotos, coches de Mad Max, en las caídas de Humor amarillo o hasta en el sentimiento de que te persiga una manada de perros rabiosos. En dos palabras: adrenalina pura. ¿Eso es lo que queréis provocar en la audiencia, un chute de adrenalina?
Carlos: Nos ocupamos, sobre todo, de descargar la nuestra, que ya es bastante.
Sevi: Creo que lo que intentamos es hacer levitar al público con un cañón de sonido. No sé si con un buen sound system lo conseguiremos, ya nos contáis después del Mira.
Irene: La idea era crear una atmósfera que no deje indiferente a la gente, comprimiendo la intensidad en el menor tiempo posible.
Al ver fragmentos de las actuaciones en vuestra cuenta de Instagram, he sentido un poco una aura onírica. Los sonidos metálicos, las luces verdes, el espectrum oscuro… ¿Queréis recrear algún lugar en específico?
Sevi: No planteamos una visión general específica, cada uno aporta sus ingredientes y es libre de hacer lo que le dé la gana. Sin embargo, el resultado final tiene un cuerpo muy específico y especial, es la magia alquímica de la que hablo.

¿Cuáles fueron vuestras principales influencias en la creación de esta propuesta? 
Sevi: Todos tenemos a nuestros musical heroes y fiestas/festivales favoritos, pero creo que la mayor influencia en este caso ha sido la decepción de años y años viendo muchas cosas a medio gas. Buen rollo y tal, pero queríamos algo full intensity sabes, sin miramientos; una rave de interior con los sets que pincharían en el Unsound.

Se suele decir que una imagen vale más que mil palabras. En vuestro caso, como combináis diferentes lenguajes artísticos, ¿qué opináis de esta afirmación?
Carlos: Un meme vale más que todo.
Sevi:
Como ya he dicho anteriormente, vuestra sede es Valencia. ¿Creísteis que faltaban este tipo de eventos en la ciudad? ¿Queréis revivir la atmósfera, sensación y clima de cuando había la ruta del bakalao?
No hace falta revivir a nadie. Si hay algo que sobra en Valencia es espíritu de ocio y amor por la música electrónica. Tenemos programación buenísima y variada en espacios y fiestas como Umbral, Oven, Spook, Gordo, Sensitiva o Dominio. Solo necesitamos que se modifiquen ciertas normativas de ocio arcaicas que impiden actualmente llevar a cabo propuestas nuevas de manera legal.
Hoy actuáis en el festival Mira. ¿Qué créeis que vuestra actuación aportará al diálogo sobre la intersección entre arte y cultura digital?
No hace falta revivir a nadie. Si hay algo que sobra en Valencia es espíritu de ocio y amor por la música electrónica. Tenemos programación buenísima y variada en espacios y fiestas como Umbral, Oven, Spook, Gordo, Sensitiva o Dominio. Solo necesitamos que se modifiquen ciertas normativas de ocio arcaicas que impiden actualmente llevar a cabo propuestas nuevas de manera legal.
Hoy actuáis en el festival Mira. ¿Qué créeis que vuestra actuación aportará al diálogo sobre la intersección entre arte y cultura digital?
Carlos: Esperamos aportar diversión.
Sevi: Desmayos en masa.
Por lo que veo, montáis unos fiestones que se van de madre. Contadnos alguna anécdota de alguno de vuestros espectáculos en las que se descontrolara demasiado el tema.
Sevi: Por lo general, nuestra fiestas sí son muy enérgicas y descontroladas pero la gente es sorprendentemente cívica. El estándar son caras jóvenes y sonrientes, se nota que la gente viene a bailar y a escuchar, algo raro en las fiestas hoy en día y que yo aprecio en sobremanera <3

Ya que en vuestros espectáculos la tecnología es indispensable, me gustaría que me hablarais sobre el papel que creéis que ha tenido la innovación digital y la tecnología en el arte. ¿Ha abierto una nueva etapa? ¿Queda más para explorar y descubrir de esta unión? ¿Cuál creéis que es su futuro?
Carlos: Todo se sobreescribe y siempre queda algo por descubrir.
Sevi: Creo que la tecnología es indispensable en todos los aspectos de la vida, perfila nuestra sociedad y nuestra cultura de una forma salvaje e inevitable. El arte es solo una pequeña rama de la influencia de esta bestia. Al final, todo son herramientas y formatos, lo que cuenta es lo que hacemos con ello y qué queremos contar.

Y hablando de futuro, ¿tenéis algún proyecto en mente? ¿Cuáles son vuestros planes?
Sevi: Tenemos muchas ideas y planes pero también agendas complicadas, por eso de momento estamos dejando que la criatura cobre vida por sí misma y nos indique la dirección. En ningún momento nos habíamos planteado hacer un show conjunto como colectivo en un festival y ahora me parece la mejor idea que podría haber tenido. Surfearemos la ola a ver a dónde nos lleva.

Texto
Emma Vilagran

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados