CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
Escuchando el nuevo tema que presentó el viernes pasado, Quiéreme (aunque no es tu estilo), con esas imágenes evocadoras del bello vídeo que firma Pedro Artola, no puedo evitar recordar aquella niña de pelo largo que hace poco más de 3 años se subía al escenario del Hard Rock para cantar un puñado de versiones acompañada por su padre Diego Postigo. “Ahora la recuerdo con mucha ternura”, dice la Dora actual, ahora sí con un puñado de temas propios en su haber, que avalan su talento y confirman su portentosa voz. Aquel día, sobre el escenario, estaban también Pablo Serrano y Tomás Virgós, los integrantes de Phonographe, que son precisamente quienes producen este nuevo lanzamiento. Y pienso que es una forma preciosa de cerrar el círculo y abrir una nueva etapa en la que todo está por hacer, benditos 16 años.

Y es que Dora no para, pero no tiene prisa. Planea sacar un EP este año, pero sabe que tiene que tomarse más tiempo para empezar a trabajar en el álbum: “Quiero hacer una búsqueda muy cuidadosa y muy especial, no meterle ninguna prisa, pienso que tengo que hacer una serie de cosas antes de tomarme la libertad que quiero para concretar esa búsqueda de sonidos”. Y luego está la película de Paco León, cuyo rodaje ya está confirmado para finales de julio. Si 2020 fue un buen año en lo creativo, no parece que 2021 vaya a ser peor.  Por lo pronto, ya tiene concierto confirmado el 16 de abril en Conde Duque, y forma parte de Titanas, el proyecto que acaba de presentar Delafuente, junto a mujeres como Amaral, Anaju, Belako, Rigoberta Bandini, Rozalén y Zahara.

No hay referencias a Bimba en esta entrevista, aunque parezca imposible no hacerlo. Así lo ha querido ella. Dora, que nunca quiso ser Dora Bosé. Que pasó de llamarse Dora Postigo a Dora Salvatore para acabar siendo simplemente DORA. Así, en mayúsculas, que es como le gusta llamarse. Sin apellidos. Sin muletas. Tampoco las necesita. Como no necesita acudir a lugares comunes, aunque los periodistas nos empeñemos en ello. Así que guardemos nuestras preguntas cotillas de siempre y hablemos de lo que importa. Hablemos de música.

Hola DORA, primero de todo felicidades por Quiéreme (aunque no es tu estilo) y por este vídeo tan bonito. Como ya viene siendo habitual vuelves a presentarnos un registro diferente a tu tema anterior, Oxena, no nos viene de nuevo, pero es que además estrenas productores, si no me equivoco es la primer vez que trabajas con Phonographe, ¿no?
¡Hola! ¡Muchas gracias! Sí, es la primera producción que no he hecho con Pional.
Vamos por partes, para empezar me gustaría que nos contases algo acerca de la composición de este tema, ¿cómo llegas a él? Venías de una canción un tanto extraña, entre la música de baile, la psicodelia y el drum’n’bass, y ahora presentas un tema más intimista y delicado (ese piano, tu voz), que de alguna forma también tiene en común con Oxena la mezcla de géneros; Quiéreme empieza de una forma y acaba de otra…
Este tema, como muchos otros, nació en mi cuarto, y es uno de esos temas que al acabar la letra pensé que había encontrado algo especial. Vi muy claro que era un estilo narrativo nuevo que me gustaba mucho, fue como abrir una nueva puerta en el camino de escribir en español (cosa que para mí es bastante nuevo). Se trata de una letra que a pesar de no estar basada en una historia real, me conmovía, pintaba imágenes en mi cabeza y me emocionaba cantarla. No sé, era un tema que pedía salir a gritos y no tuve mucha dificultad en cerrarlo, tenía muy claro su camino y yo simplemente lo seguía. Como si el tema me llevase a mí (risas). En cuanto a la estructura, sí, en eso se parece un poco a Oxena, se va al final a otro lado. En este caso un vals en 6/8.
Esa inquietud por experimentar, ¿dirías que es fruto de tu inquietud como artista o es más bien un bucear en diferentes sonoridades para ir definiendo tu propio estilo? O quizá sea solo fruto de tus gustos y referentes… Siempre has dicho que escuchas mucha música y te gustan muchos estilos distintos y de alguna forma eso tiene que salir, imagino.
Yo pienso que mi inquietud viene sobre todo de la cantidad de música que llevo absorbiendo durante mi toda vida. Hay tantos tipos de música y tantas formas de crearla, que ir juntando estilos y experimentando con sonidos es lo que me lleva a sitios interesantes e inesperados. Arriesgarse con la música es de las cosas más divertidas que hay, ya que nadie te puede decir cómo hacerla, no hay una fórmula ni una manera de crearla, cada uno es libre de expresarla como sea y eso me parece bello. De todas formas, entre toda mi excitación por este encuentro con la música, sí creo que en algún punto de este viaje me acercaré a encontrarme más y a definir mi sonido.
En tus canciones hablas casi siempre de amor y desamor, de relaciones, de rupturas, a veces reales como en Oxena, pero Quiéreme tiene un punto diferente, como de fábula, de cuento onírico bellísimo pero con cierto trasfondo oscuro. Antes ya lo has contado un poco; pero, ¿nos puedes contar más, de dónde surge esta historia?
Como he dicho, Quiéreme no está basada en la realidad, la idea nació junto a una melodía de piano que hay en la primera versión (que hice en mi cuarto). La historia viene de lo que me transmitía esa melodía triste, casi trágica, pero muy bonita a la vez.
Esta vez has confiado la producción a Phonographe, ¿cómo ha sido trabajar con ellos y por qué esa decisión después de trabajar todos tus anteriores temas con Pional? ¿Sentías que necesitabas un sonido diferente para esta canción?
Tomás y Pablo siempre han sido como parte de la familia, así que he estado muy cómoda y feliz de trabajar junto a ellos. Lo que hacen con Phonographe es brutal. La verdad, no sabría decirte qué tipo de música hacen (risas). Una mezcla de jazz, psicodelia, punk y electrónica. Pablo era el batería de The Cabriolets, el grupo de mis padres, es como mi tío, me ha visto crecer. Y Tomás es un súper músico también. Con ellos hice mi primer concierto grande en el Matadero, hace año y medio, así que ha sido bastante natural trabajar con ellos.
El proceso de producción no fue fácil, ya que nos costó pillar la intención del tema, a dónde queríamos llevarlo. Estaba terminado cuando lo enseñé, y lo que yo tocaba al piano era una balada pesada, que en directo evolucionó a una especie de bulería, y ha acabado sonando así. Tuvimos un pequeño atasco, ya que no nos vimos físicamente durante varios meses durante el proceso de producción, pero en el momento en que nos juntamos, las ideas fluían cada día que pasaba, y el tema fue creciendo hacía esa bola sonora, con sintes distorsionados y ese tono de fábula romántica.
Me pregunto si Quiéreme (aunque no es tu estilo) marcará de alguna forma ese disco que está por venir, ¿que nos puedes contar, estás trabajando en él, tienes ya fecha de salida? ¿Serán Phonographe los productores? Has dicho en alguna ocasión que quieres temas nuevos para el disco, que no quieres incluir canciones ya publicadas…
Llevo bastante tiempo dándole vueltas al tema del disco, y cada vez veo el camino con más claridad. Estoy trabajando ahora mismo en un EP que espero sacar en un futuro no muy lejano de este año. Me hace mucha ilusión sacarlo, ya que para mí marca cómo he evolucionado musicalmente desde Saving Star (risas). Me junté con Pional para hacer un par de temas, pero también quería probar con otras voces y otros estilos de producción, no cerrarme a nada. En cuanto al disco, quiero hacer una búsqueda muy cuidadosa y muy especial, no meterle ninguna prisa, pienso que tengo que hacer una serie de cosas antes de tomarme la libertad que quiero para concretar esa búsqueda de sonidos. De momento estoy probando con distintos productores con los que he tenido buena química, además de con Pional, claro.

Oye, ¿y cómo ha sido trabajar durante estos 2 años con uno de los talentos musicales de este país como es Miguel Barros? Lo vuestro fue un flechazo creativo en toda regla, ¿no? Habéis trabajado juntos en todos los temas desde Saving a Star, menos ahora. ¿Por qué crees que os habéis entendido tan bien?
Pional y yo conectamos como bien has dicho desde el minuto uno, cuando nos ponemos a hacer un tema nos convertimos en uno, y no hay quien nos pare, es una energía difícil de explicar. No he trabajado de tal manera con ninguna persona, no hay nadie como él. Todo fluye muy rápido y siempre va a conseguir sacar los detalles más específicos, con la mayor delicadeza. Para mí es un maestro. Eso sí, nuestro modo de trabajo es intenso y exigente. De él he aprendido a estar tantas horas metida en el estudio non stop. También he desarrollado el oído a su lado, cosas que no entendía cómo él podía escuchar, pero al final las horas juntos dan resultados. Pio tiene mucha clase.
Has dicho que has aprendido mucho a trabajando a su lado, ¿te ves en un futuro produciendo tus propios temas, o lo tuyo es más cantar y componer y prefieres dejar la producción a otros?
Sí, me encantaría producir en un futuro, y ya estoy en ello. Hace poco empecé a cacharrear con el Live y me lo paso muy bien, me viene guay para hacer maquetas sobre todo, y llegar a ideas o intenciones que no tendría tan claras solo con el piano.
Hablemos un poco del vídeo de Quiéreme, ¿de qué conocías a Pedro Artola?
Había visto su trabajo de los vídeos de Guitarricadelafuente y me parecía una locura, tienen mucha originalidad sus vídeos. Cuando accedió a hacer Quiéreme me dio un subidón tremendo.
¿Cómo se hizo el vídeo? ¿Primero fue la canción y a partir de ahí él trabajó en el vídeo, o has estado involucrada de alguna forma en su creación? La verdad es que es precioso, y una vez lo ves parece que imagen, música y letra sean indisociables, ya no puedo escuchar la canción desligada del vídeo…
La idea la planteó Pedro y poco a poco fue evolucionando. Hicimos varios calls y desde el principio él tenía claro que veía algo oscuro. De hecho la figura de Ulrico (el actor principial) representa una especie de diablo con el que entablo una relación ambigua. Yo soy bastante oscura en mis gustos, así que la idea me encantó desde el principio. Toda la simbología de los dibujos y la relación que tenía con él me encantaba. Pedro es adorable y super talentoso, ha sido un lujo trabajar a su lado y espero repetir pronto. Trajo un equipo maravilloso, y tuvimos el lujo de contar con Alba Melendo como estilista, que hizo un trabajo brutal con los looks. La verdad es que ahora es difícil disociar la canción del vídeo, ¡ha hecho que todo el discurso de la canción cobre sentido!
Oye, en tus canciones, o te estás yendo o pides que se vayan los demás, ¿qué tal te llevas con el amor?
Yo soy una persona muy sensible y mis relaciones con las personas las analizo mucho. Me gusta mucho el amor, me parece muy bonito, pero es algo que en la etapa de mi vida en la que estoy cambia constantemente, es libre, muy abstracto, viene y se va con mucha prisa, y a mi corazón sensible eso le descoloca mucho (risas). Pero entiendo que en algún momento se situará de tal manera que no será así, tampoco voy buscando el amor.
“No soy tu princesa ni tu estrella fugaz y solo quiero que salgas de aquí, déjame vivir” (Hoy). Escuchándote una tiene la sensación de que que tienes las cosas muy claras. “Estoy mejor sin ti” dices en Oxena. ¿Crees deberíamos decirnos esto más a menudo y actuar en consecuencia? Y no solamente en las relaciones sentimentales…
Justo esos dos temas tienen muy mala hostia, y me gustan mucho porque cantando la letra una puede llegar a sentirse empoderada. Yo cuando más segura me siento es a través de mis canciones. Hay muchas cosas que no soy capaz de decir a una persona a no ser que sea a través de una canción. Me gusta hacer canciones con las que me sienta capaz de decir lo que digo para darme ese boost de confianza.

Te oigo cantar “Ya no quiero más daños / Que me has dejado rota / Ya no puedo ni verte / No quiero quererte / Lo nuestro es historia” (Ojos de serpiente), y será el sentimiento, será la voz, pero se me olvida que tienes 16 años. ¿Tienes a veces la sensación de que has tenido que madurar demasiado rápido? Y no lo digo como algo negativo.
Yo me he sentido muy madura desde que tengo memoria y me alegro de que sea algo que se mantenga en el tiempo. Aunque quizás las circunstancias de mi vida me hayan hecho mirar a la realidad de frente, igual algo no tan común en la adolescencia. Mi padre me decía que siempre me han hablado como a una persona adulta, igual algo tiene que ver (risas).
Dicen que los adolescentes sois quienes más estáis sufriendo los rigores y las restricciones de la pandemia, ¿qué tal estás gestionando todo esto? ¿Te ha cambiado mucho la vida? Qué es aquello que te mantiene cuerda, aquello que te hace feliz en estos tiempos complicados (más allá de la música).
La verdad es que para mí ha sido un año bastante bueno, no puedo decir que me haya ido mal. Es cierto que a mi edad lo que mas ansías es la libertad y la búsqueda, y eso es algo que la pandemia nos ha quitado. Pero por otro lado, a mí me hizo parar y reflexionar. Justo cuando empezó la pandemia, las cosas estaban yendo demasiado rápido para mí y me vino bien parar. Centrarme en componer, mirar un poco para atrás y asimilar. Creo que todo esto ha sido bueno para poder mirar hacia dentro. A mí me mantiene cuerda leer, ver películas, estar con mis amigos. Y para esto es un momento perfecto.
¿Y aquello que te mantiene con los pies en el suelo? Es fácil extraviarse cuando el éxito y la fama pican a tu puerta, y más a ciertas edades…
No pienso mucho en la fama, me parece que es algo que puede ir y venir muy rápido, especialmente hoy en día, prefiero pensar en el trabajo que voy a hacer para ganarme ese éxito. Cuando lo haga, entonces sí que tendré esa meta en cuenta, pero me queda mucho por delante y todavía quiero vivir mi vida en muchos otros aspectos. Para mí el proceso creativo es lo más importante, eso me mantiene en el suelo.
Por cierto, en algún sitio leí a tu padre Diego diciendo que le habría gustado que empezases en esto de la música un poco más tarde, ¿tuviste que esforzarte mucho en convencerle o tus canciones fueron razón más que suficiente?
Mi padre siempre dice que el momento en el que le enseñé mis primeros temas y me llevó a producir con Pional, él veía venir algo que podría ser precioso y peligroso a la vez. Pero mi padre es músico también, y creo que hay algo de orgullo y placer en lo que hago, que le lleva a aceptarlo más fácil. Es cierto que le ha caído una responsabilidad grande con esto porque tiene que gestionar muchas cosas que yo no podría, pero está siendo un viaje bonito juntos.
Han pasado poco más de 3 años desde aquella actuación en el Hard Rock, ¿cómo la recuerdas ahora? ¿Qué queda de aquella niña de pelo largo que animaba al público desde el escenario?
Se me hace extraño pensar en el tiempo y la cantidad de cosas que han pasado desde entonces, parece que fue hace mucho más de 3 años. Ahora la recuerdo con mucha ternura, no tenía ni un solo tema original en ese repertorio y vinieron toda la familia y amigos a apoyar, fue bonito. Por cierto, allí estaban Pablo y Tomás de Phonographe tocando conmigo.
Se me ocurre que haber nacido en una familia como la tuya, tan creativa y con tanto talento, solo puede traer cosas positivas, pero me pregunto también si has sentido alguna vez algún tipo de presión o miedo; presión por no cumplir las expectativas, por no estar a la altura, por tener que demostrar que no estás ahí por ser la hija de.
Para mí lo más importante de haber nacido en una familia con tanta tradición artística, es que he tenido acceso a un montón de referencias que me han hecho enriquecerme y poder imaginar. Desde muy pequeña he estado en contacto con mil referencias musicales, películas, etc. Creo que eso ha conformado mucho mi personalidad y mis gustos. Esto es un regalo.
¿Es algo en lo que piensas a veces o no piensas en ello? En plan, qué suerte poder hacer esto con mi padre, o grabar el vídeo de Oxena con tu tío Gorka, o el de Ojos de Serpiente con Paco León, quiero decir que para ti debe ser lo más normal del mundo, pero qué suerte, ¿no?
Soy consciente de la suerte que tengo de haber tenido a Gorka cerca, a mi padre, haber trabajado con Paco. Pero nada de esto habría tenido sentido sin el trabajo duro que llevo haciendo desde hace años con la música. Pero más allá de esto, prefiero centrarme en lo que depende de mí: el trabajo, ¡que es algo que me encanta!

Paco León se quedó encantado contigo durante la grabación del vídeo, tú con él también, imagino. ¿Qué fue lo mejor de aquella experiencia? ¿Es el cine algo que te llama la atención?
Lo mejor del rodaje con Paco fue su manera de expresar lo que quería que hiciese (sin yo tener claro qué hacer), y transmitirlo de tal manera que todo acabase encajando a la perfección. También, la emoción que pone en todo lo que hace hasta el final; es admirable, contagia a todo el set.
Lo digo por lo que dijo en su día de hacer su próxima película contigo, ¿en qué punto está este proyecto?
Sí, ¡la película sigue en pie! Empezamos a rodar a finales de julio, es una locura de proyecto del que no puedo decir mucho. Pero estoy más que emocionada. Me siento un poco intrusa en este mundo, pero en cierto modo la peli es una extensión de mi trabajo. Ya te diré después del rodaje si me llama o no la atención (risas).
Te extrañaste cuando te propusieron posar para la portada de Vogue, ¿ahora te extrañaría menos? ¿Es la moda algo que te interese?
La portada de Vogue la veo casi más como una anécdota, algo bonito para el recuerdo. Aunque no tuviese mucho que ver con mi trabajo, estoy muy agradecida de esa experiencia. La moda me interesa pero en un sentido de identidad, no como algo que siga y me interese especialmente. No sigo las tendencias, pero me encanta crear una identidad a través de ella. Creo que es parte importante de nuestra construcción como personas.
¿Qué tal llevas eso de ponerte delante de una cámara? Ya lo habías hecho en varias ocasiones, y hace nada trabajaste con Carlos Darder y Alex Sobrón en una sesión de fotos que publicamos junto a esta entrevista. ¿Cómo surgió este proyecto? ¿Habías trabajado antes con Carlos?
Carlos se hizo colega de mi amigo Rafa en un rodaje que coincidieron. Me habló mucho de él y finalmente nos conocimos. Cuando él y Alex Sobrón me propusieron hacer  unas fotos me hizo una ilusión tremenda porque había visto su trabajo y ya sabía que eso iba a ser una fantasía. Solo hace falta ver las fotos para confirmarlo. La sesión surgió por amor a su arte, no tenían un fin específico.
¿Hasta qué punto crees que la imagen, la estética, es importante? ¿Crees que ayuda a proyectarte como artista, que puede interferir en cómo la gente recibe tu trabajo o al final lo que importa es la música?
Pienso que es importante porque, al final, siendo una imagen pública, hay que presentarse de una manera; soy una persona que piensa que las primeras apariencias son importantes, pero más importante me parece ser sincero con uno mismo. Como artista creo que tu imagen es parte de tu identidad, de tu modo de mirar el mundo. La música siempre ha estado muy ligada a la imagen, en todas sus épocas y movimientos. A mí me encanta explorar y jugar con la imagen, pero siempre ligada a quién soy y cómo me siento. Creo que hoy en día hay también mucho disfraz forzado.
Tenemos por delante un bonito 2021 que no parece ni de lejos el que soñamos en 2020. ¿Cómo afrontas el año? ¿Nos cuentas algo acerca de tus proyectos?
Pues de momento quiero acabar bien el instituto, y cerrar mi EP, con esto ya tengo ocupado el tiempo hasta finales de junio. Tengo también un trabajo bonito por delante para la peli de Paco. ¡Ah!, y el 16 de abril estaré actuando en directo con la banda en el Conde Duque. Allí presentaré muchos de mis nuevos temas. También vera la luz en breve la colaboración que he hecho con Delaporte en su proyecto Titanas, con unas mujeres increíbles y del que estoy muy orgullosa.
Y acabamos, cuéntame un sueño que te gustaría ver hecho realidad.
Un sueño hecho realidad… Que consiguiésemos como sociedad tomarnos en serio el cuidado del planeta. Y teniendo en cuenta una fecha como hoy, igualdad de género real a todos los niveles.

Texto
Yolanda Muelas
Fotografía
Carlos Darder
Estilismo
Alex Sobrón
Set designer
Javier Bone para Dandelion
Maquillaje y peluquería
Noemi Nohales para Chanel Beauty

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados