CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
Con un nombre inspirado en su amor por los gatitos, llega Babykatze a Seeking The Velvet, el sello de la DJ Cora Novoa. Tras haber formado grupos de noise experimental, punk y garage en su adolescencia con varias amigas, la argentina se encuentra ahora en el synth pop, creando sonidos envolventes y etéreos. Prueba de ello es Inner, su primer EP, compuesto por los temas Eternal y No Fear. Y un primer vídeo que estrenamos en exclusiva. Dale al play y descubre a la nueva voz que no te sacarás de la cabeza.

¿Quién es Lucila y quién es Babykatze? ¿En qué se parecen y en qué se diferencian?
Lucila es la persona que abarca a Babykatze. Babykatze es un reflejo de mi lado más íntimo, más humano, más existencial; una versión más elevada de mí misma, en buena comunicación con mi interior. Funciona como una especie de puente o vínculo que conecta mi interior con el exterior y me hace sentir en paz. Es mi proyecto más personal y autobiográfico, en el que vuelco mis sentimientos más primitivos, mis ideas más subjetivas.
De Buenos Aires a Galicia. ¿Qué impulsó este cambio y qué (o quién) ha hecho que te quedes?
Me fui de vacaciones a Berlín en el 2014. Ahí conocí a Bruno y nos enamoramos. Después de pasar unos días juntos ahí, se fue a Inglaterra a tocar con su banda y a su vuelta nos encontramos en Vigo. En principio me iba a quedar una semana pero nos terminamos casando.
¿Tienes algún gato? Cuéntanos un poco tu amor por los felinos y por qué tu nombre artístico se basa en ellos.
Vivo con un gatiño de tres años, Akira. Toda mi vida viví con muchos gatos y los amo desde el primer momento. Me parecen criaturas mágicas. Inteligentes, independientes, bellísimos, feroces. Siempre sentí una conexión muy profunda con ellos y me parece muy especial la relación que se forma, cómo siendo tan diferentes en muchos aspectos, ellos también tienen sus propios gustos, miedos, manías, deseos; tienen una personalidad propia.
Para mí, ver ese rasgo tan ‘humano’ –tener una personalidad– en estas criaturas tan ‘diferentes’ y ver cómo lo desarrollan me ayuda a verme desde un ángulo diferente, con más foco en lo esencial y con menos peso de condicionamientos sociales, familiares, económicos, etc. (que son cosas que me atormentan mucho la mente). Me ayuda mucho a entenderme mejor y sentir paz. Cuando empecé a estudiar alemán para el viaje, una de las primeras palabras que busqué fue ‘gatita/o’ y me encantó. Más adelante, cuando el proyecto se fue definiendo más, Babykatze fue el nombre perfecto.

Acabas de firmar para Seeking The Velvet, el sello de Cora Novoa. Imagino que es todo un honor. ¿Cómo crees que encajas dentro de su filosofía y estilo?
Cora es una artista con mucha trayectoria y ha logrado desarrollar un mundo conceptual propio muy completo. Sus obras atraviesan distintas áreas (musical, visual, diseño, etc.) para expresar un concepto que no se limite a un proyecto meramente musical, a una línea de ropa o a un sello discográfico, sino que es un universo en sí mismo, con sus reglas, su lenguaje y su historia. Para mí, es una forma de trabajar muy orgánica y muy hermosa: dejar que la obra evolucione libremente en distintas direcciones sin limitarla a una sola disciplina. Ver que, al igual que nosotros, es una combinación de más de un aspecto.
Aunque todavía le queda mucho desarrollo comparado con Cora Novoa, Babykatze también es un proyecto que nace de un concepto al que está unido intrínsecamente, donde cada elemento representa un aspecto de mí misma. Y, a pesar de que es un proyecto en gran parte musical, cuenta con otras formas de expresión (videoclips, styling, imagen, diseño gráfico, etc.) que también son importantes en el mundo Babykatze.
Te estrenas con el EP ​Inner​, compuesto por dos temas, ​Eternal y​ ​No Fear​, ambos synth pop, donde las múltiples capas de electrónica y tu voz crean una sensación etérea, como si estuviéramos flotando. Sin embargo, llevas años en la música y has tocado la batería e incluso experimentado con el punk. ¿Cómo ha sido tu evolución hasta llegar al punto en el que te encuentras ahora mismo (musicalmente hablando)?
A principios de este año ya saqué ​New Start,​ un single con video, pero con Seeking The Velvet, ​Inner es lo primero. Con la música empecé ya de mayor. Aprendí a tocar la guitarra a los dieciséis y siempre me había gustado cantar, así que hacía temas muy básicos y muy melancólicos. Mi primera banda se llamaba Katrinas da Triangla, un proyecto de noise experimental en el que tocaba la guitarra y cantaba. Éramos tres chicas: guitarra, bajo, batería y voz.
A los diecinueve aprendí a tocar la batería y la amé profundamente. Más adelante, mi mejor amiga Jazmín y yo formamos Cavernas Oceánicas, un dúo de guitarra, batería y voz. Acá ya tocaba la batería y el estilo era garage inspirado en Black Sabbath, riffs simples, ritmos contundentes, mucha distor y letras aterradoras. Fue de las experiencias que más disfruté en mi vida. Más o menos un año antes de viajar a Berlín, un amigo me dio tres clases de Ableton y a partir de ahí empecé a experimentar con el sonido más synth pop/witch house.
Guíanos un poco por tu proceso creativo y cómo es trabajar para ti. ¿Hay algún momento del día que te inspire más o en el que te sientes mejor para hacerlo? ¿Tienes alguna manía o vicio? ¿Algún tipo de música que te ponga en el mood?
En general, trabajo mucho mejor de noche porque no me distraigo. Lo que no puede faltar es una taza grande de té negro. Cuando empiezo algo nuevo, suelo empezar por las baterías y después, sintes y bajos. Hago un par de ideas y empiezo a trabajar la estructura y a pulir detalles. La voz siempre viene al final y suele ser lo que más me cuesta. Cuando estoy inspirada, voy guardando ideas aunque sean muy cortas o básicas, y cuando estoy medio trabada, reviso proyectos de Live y trabajo sobre cosas ya hechas.

Tu estilo me remite a Grimes, Chvrches, ionnalee, e incluso a algo de Crystal Castles. ¿Pero quiénes dirías que son para ti tus mayores influencias dentro de la música? ¿Y de otros campos artísticos/creativos?
No sé si contarán como influencias porque no sé hasta qué punto se notan en mi música, pero algunos proyectos fundamentales para mí son, además de Grimes y Crystal Castles: The Mars Volta, Spinetta, Daft Punk, Catnapp, Qeei, o Baby Metal. También toda la noventada de Britney Spears, Christina Aguilera, Backstreet Boys, Gigi D’Agostino, y también me gusta mucho el bakalao. De otros campos: Borges, Cortázar, Jodorowsky, Jarmusch, o Michel Gondry, por decir algunos.
Tras el fichaje en Seeking The Velvet y el lanzamiento del EP, ¿qué viene ahora? ¿En qué estás centrando tus energías?
Estoy preparando un videoclip y también estoy trabajando en música nueva. En esta etapa voy a trabajar en mejorar mi sonido y a desarrollar más el mundo de Babykatze.

Texto
Arnau Salvadó
Fotos
Bruno Baw

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados