CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK

"En un mundo cada vez más torpe, intentamos encontrar una lógica que haga más comprensible lo que nos rodea". Con este objetivo y bajo la filosofía de la búsqueda constante de la belleza, se nos presenta Arquitectura-G, un estudio de arquitectura que nació en Barcelona en el 2006, de la mano de Jonathan Arnabat, Jordi Ayala-Bril, Igor Urdampilleta y Aitor Fuentes.

Desde la apertura del estudio no han parado ni un momento; sus proyectos son la unión y el reflejo de su carácter inquieto, dinámico y experimental. En la siguiente entrevista nos sumergimos en el universo que rodea a Arquitectura-G para conocer de cerca las claves de su trabajo.

¿De dónde surge Arquitectura-G?

Todo comenzó en la universidad. Compartíamos muchos gustos e intereses, y eso hizo que cada vez estuviéramos más unidos. Posteriormente, alquilamos un pequeño estudio en Sarrià, cerca de la universidad; allí intercalábamos trabajos de carácter académico con nuestros primeros proyectos profesionales. Poco a poco fuimos finalizando todos la carrera y el estudio se fue consolidando como tal.

¿En qué se basa vuestra filosofía de trabajo?

En buscar belleza; cada persona es libre de interpretar esta respuesta como desee. En un mundo cada vez más torpe, intentamos encontrar una lógica que haga más comprensible lo que nos rodea.

¿Cómo definirías la estética que impera en vuestras creaciones?

Es difícil poder construir una respuesta coherente, ya que no tenemos todavía la perspectiva del tiempo, ni una distancia personal respecto a nuestra obra. Te puedo decir que nos interesa lo mediterráneo, lo clásico, lo contradictorio, lo rotundo. Supongo que si hay algo detrás de todo esto, o un hilo conductor en nuestros proyectos se verá dentro de 30 años.

¿A la hora de llevar a cabo un proyecto conjunto, os resulta complicado llegar a un concepto común?

No. Siempre hay discusiones y diferentes puntos de vista, pero, al final, a base de trabajar y descartar opciones solemos estar convencidos con las propuestas finales. Cada proyecto tiene dos personas responsables y el resto van aportando durante el proceso.

¿Cómo es el proceso desde que nace la idea hasta que se materializa? ¿Con que parte disfrutáis más?

Nos gusta mucho trabajar con maquetas; tanto con maquetas pequeñas, rápidas, de trabajo, como con otras más grandes y detalladas. Este proceso nos resulta muy útil porque nos permite evolucionar el proyecto a medida que avanza. Las maquetas son un material físico, fácil de transformar, romper y recomponer. El tiempo es un elemento vital en este proceso. Realizar maquetas resulta sumamente laborioso y conlleva mucho tiempo. Al final es una cuestión de intensidad y densidad; cuanto más tiempo estés encima de algo, más denso y personal acabará siendo. Esta misma intensidad hay que mantenerla durante todo el proyecto, ya que, por lo general, son muy largos e interviene mucha gente; al mínimo descuido todo se puede desmoronar.

¿Algún material "fetiche" que nunca os cansáis de utilizar?

No tenemos materiales fetiche. Sí que hay épocas en la que nos apetece utilizar más ciertos materiales, pero van variando; sería falso decir que los utilizamos según las necesidades particulares de cada proyecto, es más una cuestión de preferencias. Por supuesto, atendemos las necesidades básicas de un modo responsable a nivel material, pero a la hora de realizar la selección, hay mucho de deseo o de los intereses concretos del estudio en ese momento.

¿Qué relación tiene en vuestro trabajo la arquitectura y la naturaleza?

La naturaleza es importantísima, pero no existe una relación directa, cada proyecto tiene diferentes respuestas y encuentros con la naturaleza. Luis Barragán decía que las casas tienen que parecer jardines y los jardines casas. Esto podría definir bastante bien lo que pensamos.

¿Qué significado tiene para vosotros el espacio?

Desde luego no estamos preparados para responder a esta pregunta (risas).

¿Cuál consideráis que ha sido el mayor reto que habéis abarcado desde que el estudio abrió sus puertas?

Crecer como estudio.

Indoors os ha introducido en el diseño de mobiliario, de las piezas que habéis creado, ¿cuál es vuestra pieza favorita y por qué?

En el estudio tenemos una idea de la arquitectura muy amplia, esta concepción, en realidad, no es nada nuevo, es una visión muy clásica de la arquitectura. No nos gusta la especialización y entendemos el oficio como algo que da respuesta a diferentes escalas, atendiendo desde lo más pequeño a lo más grande. En este sentido Indoors es una rama de Arquitectura-G que siempre habíamos querido desarrollar y que cada vez tiene una mayor fuerza; nos permite evolucionar en pequeña escala y hacernos cargo de la edición nosotros mismos.
En cuanto a la pieza, la silla Claudio es hasta el momento el diseño que más nos gusta, ya que refleja un momento y unos intereses muy concretos del estudio.

¿Nos podéis hablar un poco del proyecto Escritos-G?

Como hemos dicho antes, el estudio está interesado en todos los ámbitos que rodean a la profesión. Creemos que es imprescindible conocer la obra de otros arquitectos, saber cuáles son sus motivaciones y obsesiones. Escritos-G es una excusa para tomarnos tiempo y profundizar en reflexiones que el día a día no permite. Todo nació cuando desde la revista Apartamento nos pidieron una colaboración para el primer número que se ha prolongado hasta la actualidad. Nos dieron carta blanca para hacer cualquier cosa dentro de la revista, con la única condición de que tuviera un punto de vista desde dentro de la propia arquitectura. Así, decidimos que en cada número tendríamos una charla con un arquitecto alrededor de una casa construida por ellos mismos. Con el tiempo, nos hemos dado cuenta de que las casas que más interés nos despiertan y las que propician conversaciones más interesantes son aquellas que pertenecen a los propios arquitectos. Casas cargadas de mucha densidad, dueñas de historias que nos atraen y que queremos conocer de primera mano. Algún día nos gustaría poder poner en común todos estos textos.

De Barcelona, decidnos el edificio/espacio que más os gusta y el que creéis que si lo derrumbaran harían un favor a la ciudad.

El Walden de Ricardo Bofill nos parece un edificio soberbio. En cuanto a lo de derrumbar, es una decisión difícil. Hay muchos que muestran desinterés y falta de cariño.

¿Un arquitecto al que admiréis o por el que sintáis total devoción?

Podrían ser Kazuo Shinohara o Luis Barragán. En cualquier caso, son muchos y van variando. Siendo arquitectura una de las carreras que más están notando la crisis en este país. ¿Qué consejo daríais a todos aquellos que están estudiando arquitectura en estos momentos? No podríamos dar ningún consejo, la verdad. Nosotros nunca hemos seguido muchos consejos y tampoco somos el mejor ejemplo para darlos.

Con vistas al futuro, ¿qué planes tenéis? ¿En qué proyectos estáis trabajando ahora mismo?

Estamos en un momento de bastante efervescencia en el estudio, hay muchos proyectos encima de la mesa, algunos ya están en construcción, pero la mayoría están aun en una fase intermedia. Lo bonito es que todos son de clientes privados. No son proyectos genéricos para entidades públicas que luego no sabes quién ocupará; son para personas con unas necesidades, hábitos, manías y obsesiones concretas a las que nosotros damos respuesta. Esta característica les otorga mucha riqueza a cada uno de ellos; todos tienen sus peculiaridades y escalas diferentes. Queremos construir todo lo que tenemos entre manos y seguir con nuevos proyectos. Es muy importante para nosotros la continuidad y construir. No entendemos la construcción como un último tramite, sino como una parte importante en la evolución del proyecto. Por supuesto, nos gustaría hacer algún proyecto de escala mayor, pero por el momento no nos obsesiona.

Y para poner punto y final a la entrevista, si tuvierais libertad total de decisión y presupuesto, ¿qué crearíais?

Nos gustaría probar, construir y ensayar nuestras diferentes obsesiones en nuestras propias casas según nos apetezca.

TEXTO
ESTIBALIZ ARIZ

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados