CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
Con un imaginario oscuro influenciado por la dark wave, bandas como TR/ST y Boy Harsher, Berlín, el bakalao, el post-punk y el hardstyle, llega el EP Cólera / Mi sangre, un trabajo de VVV [Trippin’you] y Luz Futuro.

Las redes sociales y formar parte de una escena musical underground emergente ayudaron a conectar el talento del trío compuesto por Elinor Almenara, Adrián Bremmer y San Fierro, conocidos como VVV, y el de Daniel Benavides, mejor conocido como Luz Futuro. Y la cuarentena ha hecho que toda esta pandilla, que ya había coincidido en algunos bolos en Las Canarias o en Madrid, y que habían grabado alguna canción juntos (que sospechan nunca saldrá a la luz) acabara trabajando a ocho manos en el EP que justo se publicaba ayer 10 de junio a través de Helsinki Pro.

Compuesto de cuatro temas, Cólera / Mi sangre escupe en sus letras y melodías el desencanto de una generación “engullida entre dos crisis” y les consolida como unos de los grupos con más proyección dentro de la escena. Hoy hablamos con ellos para saber más sobre esta colaboración, sus influencias y expectativas de futuro.

VVV [Trippin’you], en vuestra descripción de Spotify leo “VVV. Terror en tu parking”, un imaginario muy bakala – parkineo, amenazas, actitud macarra. Y todos os definen como un trío neo-bakala. ¿Estáis de acuerdo con esta definición?
Eli: Yo nos definiría mejor como ansioso-depresivos en tu after.
Adri: La definición neo-bakala está guay. Soy del extrarradio y me he criado con los últimos coletazos en forma de bakalao y hardstyle, movimiento que en el sur de Madrid tuvo mucha pegada (Vicente One More Time, Sistema 3, Fabrik, Inn…). Aunque era pequeño todavía para ir a esas fiestas, me las pegaba en casa yo solo. Además, el germen del bakalao está cercano al post-punk, y también tenemos algo de eso. Espiral es el mejor tema de la historia.
Daniel, tú viviste un tiempo en Berlín, donde imagino pudiste experimentar mucho con tu sonido dada la escena tan rica, experimental y heterogénea que se concentra en la ciudad. ¿Cómo sientes que te ha influido tanto personal como profesionalmente? ¿Qué aprendiste allí que aplicas a tus nuevos trabajos?
Daniel: Me sirvió mucho para aprender de los artistas que tenía en mi círculo y de los eventos a los que asistía sin saber casi quién tocaba, iba descubriendo a ver qué pasaba y me vi de lleno en la escena en la que más cómodo me sentía. Escuchaba y veía propuestas que me eran muy familiares y que nunca tuve oportunidad de ver en España en esa época. Eso me dio seguridad en mí mismo para hacer esas cosas que hacía solo o en confianza de unos pocos en mi estudio.
Estuve envuelto en la actitud de experimentar sin saber qué hacer, la estética del ruido y texturas. Aplico eso en mi día a día con una mezcla del sentimiento básico que puede generar al oyente una estructura tradicional. También con cada trabajo nuevo que hago, intento desligarme de prejuicios involuntarios.
Vivimos en tiempos especialmente violentos –todos lo son, claro, porque siempre hay guerra, violencia, opresión y desigualdad, pero 2020 lo está siendo todavía más si cabe, y ya venimos de unos años de cambio cada vez más intensos. ¿Sentís que el aura oscura, violenta y anti-sistema que os define es un reflejo del presente, una respuesta reaccionaria a lo que nos ha tocado vivir?
Adri: 2020 está siendo una distopía aburrida y peligrosa. El factor ambiental del Covid-19, la extrema derecha sin máscaras y cuchillera como no se recuerda en los últimos veinte o treinta años, el cambio climático acechando… Desde luego es difícil estar a favor de obra en una sociedad con tantos boquetes. Todo el arte es generacional y responde a unas circunstancias temporales y espaciales. Nuestras circunstancias son las de la generación engullida entre dos crisis, desde una posición no tan cómoda. La reacción es natural, pura física. Pero siempre tenemos hueco para el amor y la esperanza en nuestras vidas.
Daniel: Adri sabe lo que dice.
Ahora unís fuerzas en un nuevo EP. En primer lugar, ¿cómo os conocisteis? ¿Qué os motivó a trabajar juntos en Cólera / Mi sangre?
Adri: Dani conoció a Manu por Facebook debido a que teníamos proyectos musicales paralelos pero de espaldas los unos a los otros: VVV y Amorevera. Luego nos conocimos en persona dando bolos en Madrid y Gran Canaria (primer derbi) y hemos acabado hermanados. Hicimos un tema previo en una jam en el local de Dani cuando viajamos a Gran Canaria la primera vez, y en la cuarentena empezamos a pasarnos instrumentales de ida y vuelta, y acabó surgiendo solo.
Dani: Total, cuando vinieron a Las Palmas a tocar, dejamos las cosas y fuimos al local. Yo me puse a la batería, y los Vs, con todos los cacharros que tenía. Creo que tenemos el tema ese grabado en un audio en el móvil. Me lo pasé genial y supe que había feeling. Hicimos un intento de regrabarlo pero ahí se quedó. Como dice Adri, se forjó una relación de amistad que nos hizo seguir estando unidos, y como siempre nos pasábamos temas que hacíamos, en una de estas salió este EP.
Siendo un trabajo a ocho manos, me gustaría indagar más sobre el proceso creativo. ¿Cómo ha sido trabajar con tantas cabezas y voces con opiniones propias? ¿Ha sido difícil llegar al consenso, o sabíais que funcionaríais bien juntos?
Adri: Ha sido un proceso natural debido a que hemos trabajado un poco como se trabaja en el rap de forma tradicional: producción de VVV y letra y voz de Dani en un tema, al revés en otro tema, y luego un tema individual de cada uno, siempre todo consensuándolo y arreglándolo después. Todo ha sido fugaz y cero discrepancias.
Daniel: Sí, bastante fugaz y sencillo. Para mí hacer esto fue algo bastante sanador personalmente y muy agradable la manera que tuvimos de trabajarlo. Hubo mucha sintonía, lo cual es especial.
El EP se compone de cuatro canciones: Cólera, Mi sangre, Quemar y Correr. Tanto en los títulos como en las letras noto un aire de escapismo. ¿Cuál fue el punto de partida, el germen sobre el que se desarrolló todo?
Adri: El punto de partida fue el anterior tema que hicimos (que nunca verá la luz, o a saber), y el pandémico tiempo libre.
Daniel: Eso, y que nos quedamos rascados de no tocar en casa juntos cuando fui un mes antes a Madrid a verles.
A finales de mayo publicabais el videoclip de Cólera: sangre, relámpagos, cementerios, clubs, fiesta, neones, fuego, arquitectura brutalista, un parking… Todo un imaginario que refleja perfectamente vuestro sonido. Contadnos más sobre él.
Eli: El videoclip es una idea de nuestro amigo Santiago Mejías Blake, que fue quien dirigió también el docu VVV Trippin’you (2019) que se presentó en el festival In-Edit. Ahora vive en Eslovaquia y nos propuso realizarnos un videoclip con una idea bastante fija de que quería que fuera algo muy visual y que implicara la danza, y Cólera nos pareció perfecta para la ocasión. Según sus propias palabras: Cólera está rodada en Bratislava por un equipo internacional con gente de Eslovaquia, Rumanía, Francia y España. Destacan la coreografía de la bailarina profesional Barbora Janáková, las animaciones de la ilustradora Denisa Avram y los grafismos de Refugio93.

Escuchándoos, veo influencias de grupos como TR/ST, Boy Harsher o Lebanon Hanover –un poco estas bandas que recuperan parte de la música dark wave de los 80. ¿Quiénes diríais que han sido vuestros referentes para llegar a sonar como lo hacéis?
Adri: TR/ST es mi formación favorita y tengo como dioses a Maya y Robert, y también nos flipan Boy Harsher y Lebanon –han sido referentes para VVV y en mi vida en general. Pero ahora mismo VVV está bebiendo de otras fuentes, ya sean sintes makinetos a lo Scorpia o breaks de batería rollo drum'n'bass a lo Zomby. El trasfondo de la dark wave está, pero los caminos que tenemos ahora mismo son un poco distintos.
Y ahora, ¿a qué grupos actuales escucháis a quienes deberíamos seguirles la pista?
Eli: Dentro de lo nacional, yo estoy bastante a tope con Ghouljaboy, Yawners y Lisasinson, me parece que son geniales porque han sabido integrar todos el pop en su movida loca personal y no te suena todo a lo mismo pero sigue siendo pop, no sé si me explico.
Adri: Somos La Herencia, Depresión Sonora, Plataforma, Mausoleo, Margarita Quebrada, y Dogma95 me parecen jefadas dentro de esta nueva hornada de gente oscurita. Y mucha gente del rollo que se me queda fuera. Luego me gusta la gente de electrónica deconstruida/cañera valenciana, que tienen un escenón (Otro, Purebein, Marco Henri, Luz Verdadera…). Apoya a tus locales.
Daniel: No paro de escuchar el disco Dolo, de Somos La Herencia. Margarita Quebrada me flipan. Depresión Sonora, ese pibe es un puntal. Al Ghouljaboy también le estoy dando bastante. La Plata, pero me pegaron duro, y tengo ganas de escuchar lo nuevo de Luz Verdadera. Coincido mucho con todas esas bandas y es un lujo que haya artistas que hagan esas movidas. Luego escucho mucha escena de fuera, lo que sacan de Posh Isolation, Sacred Bones, Dais Records…
VVV [Trippin’you], antes de este, trabajasteis en otro lanzamiento conjunto: Tribu, junto a otro trío neo- bakala, Antifa. Lo hicisteis en plena cuarentena a través de Twitch, y conseguisteis que se unieran nombres tan dispares como Carolina Durante, Mueveloreina o Kabasaki. ¿Creéis que el futuro de la música va cada vez más en esa dirección, o fue cosa del confinamiento?¿Planteáis acciones similares en el futuro?
Eli: Pues totalmente, todo está yendo en la dirección de digitalizarse y streamearse. Lo que pasa con la música es que la industria te obligaba a seguir un sistema, tocar en no sé qué salas con no sé qué promotor o realizar ciertos eventos… y que quizás gracias al confinamiento todo puede tomar ahora un punto medio, porque por supuesto los conciertos con público en directo no tienen comparación, pero espero que gracias a esta cosa que ha pasado se diversifique un poco más en cuanto a plataformas y presentaciones, y no se mire solo por los beneficios o lo que sea.
Adri: Solo añado a lo de Eli lo siguiente: más justicia para los artistas en las plataformas de streaming y eventos online. Es muy canina la historia.
Mientras el mundo intenta adaptarse a las nuevas condiciones de distanciamiento, la música (sobre todo la música en vivo) es una de las industrias más afectadas. ¿Cómo os imagináis el futuro de estos próximos meses?
Eli: Nosotros supongo que, como el resto, intentando recolocar la gira como se pueda, suponemos que con aforos más reducidos aún y condiciones peores. Esperamos simplemente que nuestra peña no esté muy afectada después de todo esto y puedan seguir viniendo a darlo todo en primera fila. <3
Adri: El futuro iba a ser trepidante en febrero. Esperemos que esto haya sido un pause, y después venga el play. De momento tengo que encontrar curro de editor de vídeo y sus derivados, necesito clientes, que está todo muy parado.
Daniel: No tengo ni idea, la verdad. Perdí mi trabajo y me tuve que mudar –al menos me ha pasado estando en Canarias, que es otro rollo. Además, me mantuve entretenido haciendo cursos de marketing, SEO, ciberseguridad, y estoy empezando uno nuevo de fotografía y vídeo. Ahora todo se está volviendo a activar y con ello mi cuerpo, sin pensar en lo malo de la situación y quedarme paralizado. En septiembre me mudo a Madrid, soy optimista… Seguiré buscándome la vida.

Texto
Arnau Salvadó

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados