CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
A través de la expansión de la pintura, Marria Pratts, la enfant terrible del arte actual, ha creado una instalación donde la arquitectura, los dibujos, los lienzos y las esculturas que la forman se funden entre las paredes de acero del escenario. En colaboración con el arquitecto Jorge Vidal, este proyecto llamado 1 posesión drift es la tercera exposición acogida por Espai 13 del ciclo Salto e Inmersión de la Fundació Joan Miró de Barcelona, disponible hasta el 16 de octurbe.

Dedicado a explorar las nuevas tendencias de la pintura, estas ocho obras que aparecen y se esconden entre las nuevas paredes que dibujan el escenario de la exposición forman un espacio en el que, de la mano de Pratts, el ángulo recto y el color blanco han quedado totalmente prohibidos.

Y es que su trabajo se expresa mediante la acción, y los proyectos de esta artista multidisciplinar recuerdan a esa atmósfera de rabia que se vivía a finales de los años setenta, años duros en los que se crearon nuevas formas de expresión en el arte y de las que bebe directamente la obra de Pratts, quien entiende la pintura como “la violencia (llama/delirio/bilis/purgación) del pincel que quiere caminar por la deriva y abrazar el deseo de ser de una nueva manera”. A través de los colores brillantes construye un lenguaje propio que nace de su imaginario, donde la realidad y la esperanza se mezclan para abrazar un nuevo sueño.
La exposición 1 posesión Drift de Marria Pratts está disponible en la Fundació Joan Miró hasta el 16 de octubre.

Texto
Maria Rodríguez
Retrato
Dani Pujalte

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados