CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Empleando el rosa, los tonos pastel y la purpurina como símbolos del universo femenino más optimista, 24 mujeres artistas son reunidas para configurar la exposición colectiva We don't care anymore. Un título tan inocente como rompedor, que aborda temas como la nostalgia adolescente o el mundo girly bajo una perspectiva nada conformista ante la vida y, por supuesto, la condición de ser mujer.

Distintos orígenes, distintos lenguajes y distintas prácticas, pero todas ellas mujeres talentosas que, de una manera implícita, reflejan el talante femenino en su trabajo. Ellas son Ahida Agirre, Alba Yruela, Ayqa Khan, Berta Pfirsich, Bubblegum Roots, Carol Lindberg, Unamesacamilla, Grace Miceli, Helena Exquis, Inés Cardó, Laura Carrascosa Vela, Laura Vifer, Lynnie Zulu, Mercedes Bellido, Mirena Ossorno, Miriam Marlene Waldner, Ms Nina, Ombligo, Paloma Mariné, Rocío Madrid, Susana López, Yoko Honda y Zazi White.

Pasará en Madrid, en el Espacio Ananas, a partir del viernes 11 de marzo y hasta el 1 de abril. We don't care anymore es posible gracias al comisariado de las chicas de Espacio Ananas, Alicia Milktooth y GirlsWho™. Hablamos con ellas sobre las ideas y debates que dan forma a esta muestra.


Quizá ésta sea una pregunta un poco manida, aunque conveniente dada la tesis sobre la que emerge We don't care anymore. ¿Cómo veis el papel de la mujer en el panorama del arte contemporáneo actual?
Silvia (GirlsWho™): En mi opinión, ahora mismo la mujer es indudablemente protagonista. Protagonista de una revolución cultural y comunicativa que ha nacido y evolucionado con las redes sociales, y ha sabido analizar sus efectos masivos para gritar al mundo cosas que antes estaban en “mute”. Y, sobre todo, que ha configurado una nueva técnica artística en sí misma, y que cada vez se identifica más como propia, como es el ejemplo de múltiples iniciativas a través de Instagram.
Ananas: Yo, en este caso, pienso lo contrario a mi compañera. A pesar de que últimamente hay más movimiento y se habla cada vez más de artistas femeninas, es cierto que en el mundo del arte hay muy pocas mujeres consagradas con respecto a hombres, e igual pasa en puestos relacionados con el arte, donde la presencia de la mujer suele ser inexistente. Nosotras venimos de la carrera de Bellas Artes, donde más del 75% de los estudiantes son mujeres, pero cuando sales de allí te das cuenta que las artistas que exponen en ARCO (por poner un ejemplo) son un 2%. Creo que hablamos mucho de la mujer en arte, pero nuestro papel todavía no es visible.
¿Qué temas aborda la exposición? ¿Cuáles son los lugares comunes de las artistas elegidas? Más allá del hecho de ser mujeres, claro.
Alicia: La exposición aborda varios temas, respetando siempre el trabajo que cada artista ha querido presentar. En la selección que hemos realizado las comisarias junto con el Espacio Ananas hubo un reparto de las disciplinas y las artistas que queríamos que formasen parte. Personalmente me incliné por la fotografía, que es el tema que me apasiona y, claro, en esa labor de selección de fotógrafas tenía que haber una coherencia. Hoy en día eso no es difícil de conseguir, casi todas bebemos de las mismas fuentes que están en internet (Tumblr, libros míticos y de culto, celebrities), y la mayoría de las chicas se mueven en terrenos que incluyen la moda y la fotografía documental, géneros que llegan a mezclarse a veces, incluso sin una intención clara de la autora. Ha sido un proceso muy bonito, hemos dejado total libertad a las artistas para que nos enviasen lo que creían más conveniente, sabiendo que tomamos como leitmotiv el rosa o la adolescencia, o mejor dicho, la nostalgia por esta etapa. Eso se hace más patente en la selección de las artistas gráficas, como Grace Miceli, que en uno de sus prints homenajea a la versión de Romeo y Julieta dirigida por Baz Luhrmann o al muñeco Furby.
Ananas: En esta exposición hay una gran variedad de artistas que tocan desde la fotografía o la ilustración hasta la escultura. Hemos dado mucha libertad a las artistas participantes a la hora de realizar su obra, pero todas ellas comparten una estética muy femenina, no solo por utilizar recursos asociados a la mujer como el rosa, el mundo teen o los colores pastel, sino por representar escenas o temas del mundo de la mujer.

En la exposición participan mujeres tanto nacionales como internacionales, ¿se detectan diferencias respecto a lo que se está haciendo aquí y lo que se hace fuera?
Silvia (GirlsWho™): Es cierto que con internet y las redes sociales se han venido observando ciertas tendencias e influencias comunes en creativas de todo el mundo; en los iconos representativos, que por otro lado creo que también son generacionales, y sobre todo en estilos utilizados, si hablamos, por ejemplo, de fotografía. Pero, por otro lado, es fácil darse cuenta que hay muchas creativas españolas con estilos muy propios y originales que son también las protagonistas de gran cantidad de editoriales en revistas de todo el mundo.
Ananas: Como en todo, hay ciertas diferencias, pero en este caso hemos buscado artistas que trabajen los mismos temas y las mismas estéticas, cada una con su personalidad. Creo que muchas de nuestras artistas nacionales toman como referencia artistas y estéticas propias de EEUU y de ciudades como Los Ángeles, al igual que temas universales como la adolescencia o el mundo girly.
Nos contáis que la estética de la muestra se caracteriza por la presencia del rosa, la purpurina y los tonos pastel. En lugar de huir del cliché sobre “lo femenino”, lo habéis ido buscar, ¿qué sensaciones o qué impacto queréis causar en las espectadoras?
Alicia: En realidad, como reza el título de la exposición, We don’t care anymore. En un contexto donde lo femenino está de moda, donde las chicas se organizan en colectivos y el arte realizado por mujeres se reivindica, no nos importa ni tenemos prejuicios a la hora de crear una atmósfera rosa, con la fotografía que hemos utilizado como flyer (en colaboración con Pineal Studio), que reúne un bodegón con objetos propios de un tocador muy girly. Y es que “ya no nos importa”: somos chicas, nos gusta el rosa y la purpurina. ¿Y qué? Eso no significa que no podamos profundizar o ir más allá de la superficie. La exposición colectiva habla de mujeres que han dejado atrás los condicionamientos impuestos por una sociedad que a veces te invita a tirar la toalla. Nos parecía que el rosa simbolizaba muy bien el optimismo y la energía que inunda la obra de todas nuestras artistas.
Silvia (Girlswho™): Hemos querido crear una atmósfera determinada muy representativa para que, de un vistazo, se entendiera en qué contexto estábamos jugando y qué tipo de artistas participarían, sin necesidad de conocer la obra específica de cada una de ellas. Por otro lado está la cuestión de la manera y con qué significado cada artista representa estos colores e iconos, y qué mensaje quiere lanzar con ellos, pero lo cierto es que es un nexo común en muchas creativas para decir muchos mensajes diferentes.
Ananas: No todas somos “rosa pastel”, pero lo que queremos transmitir es que somos mujeres, y mujeres artistas, y queremos gustar con lo que somos y con lo que hacemos. No pretendemos camuflar nuestra condición para gustar, sino que la explotamos, porque como el título dice, We dont care anymore.


Texto
Sara Guerrero

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados