CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Y es justo cuando crees que lo has visto todo cuando te llevas la mayor sorpresa, cortesía de Masha Novikova, Denise Graus y Toni Sobrino. Estos diseñadores de moda del IED Barcelona han creado The Zero-Gravity Band, una iniciativa que propone una reflexión sobre cómo será la producción artística y la percepción estética fuera del planeta Tierra, allá en el universo. ¿Qué significa el arte más allá de la Tierra?

Para ello han diseñador Souvenirs from the Earth, una colección de tres looks inteligentes que podrían utilizarse en el espacio. Los tres vestidos incorporan un dispositivo diseñado especialmente para monitorizar e informar a tiempo real del estado fisiológico de aquel que lo lleva, combinando dos sensores distintos que sirven para medir la frecuencia cardíaca y respiratoria en condiciones dinámicas durante la actividad física.
Este proyecto fue presentado por la Quo Artis Foundation en esta edición del Sónar +D con una instalación immersiva de luz y sonido que pretende inducirnos a sensaciones de gravedad cero, recreando un ambiente como si estuviéramos flotando en el espacio para teorizar sobre cómo los humanos entendemos y experimentamos la estética en situaciones de microgravedad. ¿Cambiarán el arte y la percepción que tenemos de este cuando no estemos sometidos bajo las restricciones de las leyes físicas de nuestro planeta?

Chicos, habéis diseñado Souvenirs from the Earth, una colección pensada para situaciones de gravedad cero. ¿Cómo le explicarías a alguien que no conoce esta iniciativa la intención tras The Zero-Gravity Band?
The Zero-Gravity Band es un proyecto artístico-científico que busca generar una reflexión sobre cómo será la producción artística y la percepción estética fuera del planeta Tierra en gravedad cero, ya que en un futuro próximo la humanidad tendrá que enfrentarse con su expansión al espacio y a otros planetas. Este proyecto nos ha permitido experimentar y crear prendas que tengan sentido en sus 360º. Son prendas que reaccionan al entorno y crean sensaciones diferentes a través de los cambios dentro de este nuevo punto de vista.
¿Qué tienen en común arte, ciencia y tecnología y cómo se ve reflejado en vuestras piezas?
Siempre relacionamos el espacio con la ciencia y la tecnología. La investigación del espacio siempre ha sido un monopolio de científicos, astronautas, investigadores o ingenieros. De momento, arte, ciencia, tecnología y moda no han tenido muchas posibilidades de participar e investigar juntas. Por eso sentimos que nuestras piezas son parte de algo pionero donde se combinan estas disciplinas para trabajar en un mismo proyecto.
Diseñando los trajes teníamos siempre en mente que, aunque estamos creando piezas de arte, no podían perder su base científica –el hecho de que los estamos diseñando para ser utilizados en gravedad cero y para quién los estábamos diseñando. Por un lado nos ha limitado, pero por el otro nos ha dado nuevas posibilidades. Por ejemplo, al principio del todo, antes de hacer los primeros bocetos, junto con el research conceptual investigamos a través de videos de la NASA y videoblogs de astronautas el comportamiento de diversos materiales como el tejido, el pelo o el agua en gravedad cero para asegurarnos que al final nuestros diseños reaccionarían correctamente en el nuevo entorno.

¿Cómo surgió la idea original de experimentar con la creatividad y la moda en entornos de cero gravedad?
Se nos presentó la oportunidad de formar parte de este proyecto a mediados de abril de este año. Durante la primera reunión, lo que más nos llamó la atención fue el hecho de que los viajes sin retorno a Marte van a suceder; ya está programado para de aquí a doce años. Esto nos llevó a informarnos sobre los estudios que llevan años haciéndose sobre cómo sería la vida fuera del planeta Tierra y nos dimos cuenta que había un vacío en el mundo de la moda. Hasta el momento solo se han desarrollado trajes de astronauta tradicionales donde la funcionalidad eclipsa la estética, lo cual nos daba mucha libertad para la interpretación y el diseño.
A partir de aquí creamos todo un imaginario de cómo sería el concepto de moda y de prenda en gravedad cero, ya que los volúmenes y el movimiento de las prendas dejarían de ser como los conocemos aquí. Es un nuevo campo sobre el que investigar, tanto en siluetas como con los diferentes materiales, teniendo en cuenta sus reacciones a la gravedad, algo contra lo que se lucha constantemente en la moda y cuando experimentamos con volumen. Además, es todo un medio sobre el que crear tendencias y estéticas, ya que seguramente habrá muchos que no querrán vestir un mono espacial corriente de por vida.
La finalidad de este proyecto es investigar cómo sería la producción artística y su percepción fuera de la Tierra. Tras haber presentado el proyecto, ¿podéis aventuraros y afirmar algunas de vuestras conclusiones?
La clave para crear prendas para ser especialmente utilizadas en gravedad cero es que no tengan verticalidad, que puedan ser apreciadas en sus 360 grados. En el espacio, al estar expuestos en este medio, hay un cambio de percepción del ser humano, y en la moda lo podemos explotar a través de las siluetas, los materiales, y los patrones. La idea que tenemos de prenda debe cambiar totalmente sin gravedad.
¿Cuál es el proceso que se ha seguido para diseñar los vestidos que forman esta colección de looks inteligentes?
Fue un reto desde el principio, y al ser algo que no tiene precedentes, dedicamos mucho tiempo a la parte de research e investigación. Y a continuación, durante todo el proceso creativo, estábamos buscando un balance y una armonía entre el futuro, el pasado y el presente. Al final resultó ser una colección con una estética claramente futurista, ya que diseñábamos pensando en un planeta que no es el nuestro, en un escenario donde se está iniciando una nueva civilización. Sin embargo, esto lo contrastamos con la incorporación de elementos mucho más terrestres y terrenales como las flores, las semillas, las imágenes de agua, campos, paisajes y diferentes elementos de nuestro planeta original, añadiéndole un toque romántico y melancólico a los diferentes looks.
La Tierra siempre será nuestro planeta y queríamos añadir un punto didáctico a través de los trajes y crear un diccionario visual para posibles encuentros con seres que puedan no hablar ninguno de nuestros idiomas. Ha sido un proyecto donde las sensaciones han sido la base para empezar a diseñar.

¿Cuáles fueron los mayores retos que se os presentaron a lo largo del proceso?
El reto principal fue el imaginarnos cómo es la gravedad cero sin haberla experimentado nunca. Dicen que lo más parecido que hay en la tierra es bucear. Otro de los retos interesantes que nos pusimos nosotros mismos fue el de plasmar en los trajes la identidad de cada uno de las tres personas que iban a hacer el vuelo (el artista Albert Barqué, el músico Marc Marzenit y la cientifica Elisa R. Ferrè) a través de materiales, colores, diferentes manipulaciones, estampados y acabados.
Sois un grupo formado por tres personas distintas. ¿Qué aprendéis el uno del otro?
Somos tres personas diferentes con estilos personales muy distintos. Fue complicado y muy interesante juntar distintas estéticas. Al estar tan ilusionados con el tema pudimos encontrar nuestro propio estilo conjunto a la hora de trabajar en estas prendas. Fue una manera de crecer individual y colectivamente. Nos hemos sentido unidos por la causa y por todo el imaginario alrededor del proyecto. El poder hablar durante todo el proceso de creación hizo evolucionar mucho más el concepto y pudimos investigar el triple, ya que éramos tres mentes. Veníamos de trabajar juntos en otros proyectos muy diversos y aprendimos a confiar en las habilidades del otro, y a través de la confianza, por ejemplo, en utilizar técnicas que quizás individualmente no hubiéramos usado.
¿Cuáles son las expectativas y previsiones de futuro de Souvenirs from the Earth y hasta dónde queréis llevarlo?
El proyecto empezó por todo lo alto, ya que se presentó en el Sónar+D como parte de una instalación immersiva que buscaba recrear las sensaciones de la gravedad cero a través de la luz y el sonido. Próximamente se utilizarán los trajes para unos vuelos parabólicos en los que experimentarán este tipo de gravedad sin salir al espacio. Entonces podremos ver la reacción de los trajes en el hábitat para el que han sido diseñados y comprobar las teorías que hicimos mientras los creamos. Después de todo esto, nos encantaría llegar con nuestros trajes hasta el universo y más allá.

Texto
Carla Font
Fotos
Luiza Lacava
Dirección de arte y diseño
Toni Sobrino, Masha Nokikova y Denise Graus
Maquillaje
Christian Martínez
Modelos
Fátima, Nil, Adrià (Blare Management)

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados