CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Hoy 10 de julio empieza un nuevo viaje. Un viaje espiritual y terrenal hacia el universo personal de Tauro. Carles Pineda, el artista barcelonés detrás del nombre artístico, nos presenta su álbum debut, Ermita, un proyecto musical autoproducido de manera independiente que incluye temas como Oportunidad, Dime o Muero, que fue el último adelanto de su disco. Su trabajo consiste en una mezcla de distintos subgéneros musicales como el trap, el alt-R&B, el jazz fusión y los ritmos latinos, con un propósito muy claro: plasmar la esencia de la autoproducción.


Primero de todo, ¿cómo nace Tauro? ¿En qué se parecen y en qué se diferencian Tauro de Carles Pineda?
Tauro nace con las primeras canciones del EP Tus ojos lloran sangre. Empecé a crear de un modo distinto al que estaba acostumbrado. Llevaba muchos años queriendo crear un proyecto que me pareciera lo suficientemente sugerente como para generar un nuevo concepto artístico. Este concepto se diferencia de Carles Pineda (yo como músico) en el aspecto en el que Tauro acota una serie de necesidades estéticas y sonoras que son necesarias para crear una obra coherente. Yo soy muy inquieto y toco muchos palos. Tengo muchos horizontes abiertos, pero Tauro se enfoca hacia una dirección concreta.
Generalmente, la gente creativa ya muestra sus inquietudes desde bien pequeño. ¿En tu caso, siempre has tenido interés por la música o también te has sentido atraído por otro tipo de artes? ¿A qué edad empezaste a crear tu propia música y qué te impulsó a ello?
Supongo que tiene cierta relación. Cuanto más estimulado se encuentra un niño, más probabilidades hay de que se interese por la creación artística. En mi caso, mi madre es ceramista y mi padre, saxofonista, y de pequeño tuve al alcance herramientas para experimentar muchísimo en casa.
Empecé a tocar diferentes instrumentos desde muy temprano. Recuerdo pequeñas composiciones, no obstante, no fue hasta que descubrí mi verdadera voz a los 14 años cuando empecé a grabar maquetas y a componer mis propias canciones con samplers y ritmos que encontraba en revistas de producción musical. Empecé a cantar porque tenía esa pulsión y la seguí. Me fascinó el universo del hip hop y coqueteé con todos los elementos culturales. No sabía muy bien cómo tenía que hacerlo, pero parece que al final salió algo. La cultura hip hop me proporcionó métodos para iniciarme en la composición. Empecé con muy pocos tabúes, cosa que ha propiciado que me encuentre en busca de mi propio sonido.
Has contado que el hip hop está fuertemente conectado con tu universo personal. ¿Qué artistas o referentes del género dirías que han influido en tu creación musical? ¿Asimismo, qué elementos del hip hop te han influenciado a nivel personal y artístico?
Creo que un punto de inflexión en mi vida fue descubrir a James Brown a los 8 años. Me regalaron una minicadena y no la llegué a utilizar hasta que ese disco llegó a mí. Después vino Eminem y me teñí el pelo de amarillo; Tupac, con su sonido inacabable, su universo y su pureza. La costa oeste y el g-funk me maravillaron, cerraron un círculo, y me instaron a cantar en vez de rapear encima de los beats que teníamos al alcance.
Empecé a hacer los estribillos de las canciones de mis amigos. Descubrí el autotune y empecé a aparecer en las jams de hip hop de mi ciudad con un aparato extraño. Los técnicos de sonido me querían matar… Más adelante me encontré con colectivos como Odd Future y me di cuenta de que había encontrado mi camino. Tyler y Frank Ocean me fascinan.

Aparte del hip hop, ¿hay algún otro movimiento artístico y cultural que juegue un papel importante en tu vida?
El jazz me proporciona técnica y conceptos estéticos que me ayudan a construir mi música desde un punto de vista intelectual y espiritual al mismo tiempo. Me gusta aprender de él y descubrirme a través de él. La infinidad de rutas que puedes tomar y la diversidad de posibilidades que devienen de él hacen que crear música sea un reto constante.
Hoy 10 de julio publicas tu primer álbum, titulado Ermita. Una ermita es un sitio pequeño de culto y por lo general aislado, lo que nos hace reflexionar sobre la intencionalidad del título. ¿Esconde algún significado religioso o místico? ¿Dirías que el proceso de creación del álbum fue un ejercicio de introspección?
El significado del título está relacionado con quien lo habita, en este caso el ermitaño. Es un personaje que, efectivamente, se encuentra en una introspección importante y que reflexiona de dónde viene y hacia dónde va. También quería poner un título que transmitiera paz, que es hacia donde se dirige este disco. Para crearlo he removido aspectos de mi universo interior y estoy muy contento de poder plasmarlo en un contenido redondo.
Te has encargado de la producción, composición, interpretación y masterización de todo el álbum. ¿Cómo describirías el proceso de crear por ti mismo un proyecto desde cero? ¿Por qué has decidido implicarte en cada paso y proceso de creación?
Para mí es un proceso natural. Pese a que he tocado mucho en banda y me gusta muchísimo interpretar, creo que me encuentro cómodo explorando mi sonido en la intimidad. Esto hace que después pueda aportar más cosas cuando compongo en grupo o para algún propósito en concreto. La decisión fue espontánea y, de hecho, la influencia de las personas que tengo alrededor está muy presente en el disco. En cierto modo, este disco lo ha creado mi entorno. Yo he sido el canalizador.
En un momento dado mencionas que Muero es “una canción que reflexiona sobre los últimos días de una relación”. ¿Consideras que Ermita está muy marcado por tus experiencias románticas?
Sí, Muero es una canción que reflexiona sobre la desaparición del enamoramiento y cuando no se hace nada para mantener viva la llama del amor. Creo que en parte, Ermita tiene un punto autobiográfico pero también estético. Me gusta mucho amar y hablar del amor, así que supongo que este es el motivo por el que reflexiono mucho acerca de como nos queremos los unos a los otros.
También comentas que las cartas del tarot han sido una fuente de inspiración para tus letras. ¿Qué papel dirías que juegan la astrología, el azar, la cosmología o la espiritualidad en tu vida y en tu obra?
Creo que la espiritualidad, desde un punto de vista vital, siempre me ha generado preguntas. Considero que estas preguntas me proporcionan la energía para crear y llegar a sitios que desconozco. El misterio siempre me ha atraído y mi visión me ha acercado a conocer diferentes modos de pensar, de la misma manera que también me intereso por distintos estilos musicales, formas de componer y de conocer la realidad.
¿Has tenido alguna experiencia con el tarot que marcara un antes y un después en tu vida?
El Tarot no lo concibo como una verdad absoluta, más bien como una herramienta creativa que me ayuda a construir realidades y conceptos.
Como curiosidad, ¿has ido a que te tiren las cartas antes de publicar el álbum para predecir cómo irá?
Hace mucho que no me tiran las cartas. Pero he vivido experiencias que me animan a seguir con el proyecto y a estar muy seguro de él.
Sabemos que escoger no es fácil, pero si tuvieras que decantarte por alguno de tus singles, ¿con cuál dirías que tienes una conexión más emocional?
Creo que, de los singles del disco, me siento más conectado con Muero, por su alma metafórica y porque es el precursor de ciertos sonidos del disco.
En el tema Arigato Bebé, de 2019, colaboraste con Urticaria y Verycute, pero veo que en el álbum no hay colaboraciones. ¿Por qué? ¿Con qué artistas te gustaría colaborar si surge la oportunidad?
En el álbum no aparecen colaboraciones debido a que he mantenido un proceso creativo muy personal e íntimo. Lo he producido todo en el estudio, durante mi tiempo libre y en el momento en el que he sentido la energía necesaria para hacerlo. La única persona que ha participado en la producción ha sido Kevin Borensztein en la canción Tiempo. Con él coincidí durante algunos meses y se generaron unas sinergias muy interesantes.
Me gustaría mucho colaborar con artistas nacionales para conectar de una forma más cercana. Me gusta mucho la música que hacem Sen Senra, Núria Graham, Meritxell Nedderman, María José Llergo, Ferran Palau, Vic Mirallas y podríamos seguir… Se está creando un panorama precioso.
Has trabajado con el estudio Albert Romagosa y con Kiwi Bravo para crear tu identidad visual. Háblanos de las portadas de tus singles. Son muy gráficas, abstractas y juegan con el blanco y el negro. ¿Cómo se relacionan con tu música? ¿Cómo definirías tu identidad visual?
Sí. Albert, Anna Vila Homs y Mariona Ribas son los culpables de Tauro. Ellos me dieron el empujón para compartir lo que tenía dentro. Necesitamos estar rodeados de gente buena en todos los aspectos. Los visuales e identidades que devienen de su trabajo son impecables y comunican muy bien lo que soy. Hemos tenido la suerte de poder trabajar con Gonzalo y Raúl de Kiwi Bravo, que tienen un ojo muy privilegiado y que han entendido muy bien hacia donde queríamos llegar con la comunicación de Tauro.
De las portadas, quien seguro que podría contar muchísimas cosas son sus creadores, pero desde mi punto de vista transmiten el carácter orgánico de mi música. Las considero muy funcionales y bonitas, ya que consiguen acercar al oyente al mundo gráfico. Buscamos conseguir una identidad que se relacione con la visión misteriosa del sonido y lo etéreo.
Fuiste seleccionado en el concurso Bala Perduda, una iniciativa creada para impulsar a nuevos artistas y bandas de Barcelona. ¿Qué ha supuesto este concurso en tu carrera artística? ¿Crees que te ha favorecido como artista?
Ser seleccionado supuso un reto y un objetivo para el proyecto. Aún no se ha celebrado el concierto para llegar a la final del certamen, y espero que en algún momento se pueda realizar. Estuvimos trabajando durante dos meses con Aarón Barreiro para conseguir un tándem potente, él es un gran músico y juntos conseguimos crear un directo muy sólido. Quiero agradecer también al equipo de la sala Apolo de Barcelona por todo el trabajo que ha realizado para hacer posible esta iniciativa.
Y con el disco, viene la presentación en directo. ¿Cómo planteas los conciertos tras el Covid-19? ¿Habrá alguna gira, tienes fechas cerradas…?
Planteo hacer conciertos muy íntimos. Tampoco es que por ahora pueda llenar estadios, pero debido a la situación, esto tampoco sería posible. Por ahora, mis planes son realistas por causa mayor y estamos buscando huecos donde presentar el disco y realizar el directo que tenemos preparado.

Texto
Amani Chugri
Fotos
Kiwi Bravo

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados