CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Marcos Altgelt, Segundo Denegri y Tasio Picollo forman Ries, un estudio de diseño con base en Buenos Aires que, pese a su juventud, ha logrado hacerse un hueco en un sector tan competitivo como el suyo. Aunque comenzaron sus carreras en el mundo de la arquitectura, pronto se dieron cuenta de que lo suyo era el trabajo a menor escala y con una mayor libertad. Así fundaron Ries. Sus muebles se caracterizan por su aspecto liviano, su multifuncionalidad y su facilidad para adaptarse a cualquier espacio, tres factores con los que buscan representar el cambio en las formas de habitar un hogar a través de unas colecciones difíciles de encuadrar en una misma categoría.
¿Cómo os conocisteis y de qué manera surgió la idea de fundar Ries entre los tres?
Nos conocimos en la universidad de Buenos Aires, cursando la carrera de Arquitectura. Hace unos años ganamos un concurso para estudiantes y a partir de esa experiencia y viendo que el trabajo fluía, seguimos en contacto mientras cada uno desarrollaba paralelamente su trabajo en diferentes estudios de arquitectura y diseño como colaboradores.
La idea de Ries surge como una investigación personal que comienza en uno de nosotros pero que de cierta manera los tres individualmente podemos contar como una continuidad del trabajo personal que cada uno fue desarrollando a lo largo de su formación. En algún punto, entendimos que los procesos en la arquitectura son muy largos, costosos, y generalmente necesitan de un encargo externo para existir. Entendiendo esto, decidimos empezar a trabajar en otra dirección, operando sobre una escala menor para poder estar presente en todas las decisiones que hacen al objeto de nuestra investigación. Ries nace de alguna manera de las ganas de diseñar y producir objetos funcionales en un período de tiempo corto, a un costo relativamente barato y sin un encargo en externo.
¿Por qué elegisteis ese nombre?
Creíamos que el trabajo que iba a surgir de nuestra colaboración era más significante que nuestros apellidos. Queríamos que el nombre bajo el que englobar nuestro trabajo fuera algo simple, fácil de recordar, pronunciar, y que se viese estéticamente bien como palabra. Es una simple composición de cuatro letras, con la cual creemos que podemos construir una identidad que es más relevante que nuestros nombres o apellidos.
¿Cómo definiríais Ries?
Es difícil auto contestar esa pregunta. Creemos que nuestro trabajo debería contestarla por sí solo. Nosotros podemos solamente limitarnos a decir que somos un estudio joven de diseño que propone cierta manera de diseñar piezas de mobiliario.

A la hora de crear, cada mente es totalmente libre e independiente, y supongo que será difícil ponerse de acuerdo para sacar un proyecto común y coherente con lo que cada uno defiende. ¿Cómo lográis entenderos? ¿Tenéis algún tipo de división de procesos o los tres os implicáis por igual en cada uno de ellos?
Entendemos el proceso creativo como algo más que una simple “idea” que puede surgir de un momento para otro, lo entendemos como un proceso de búsqueda de algo que todavía no conocemos. En esa búsqueda encontramos nuestra coherencia y el sentido al trabajar en equipo. Al establecer las condiciones de búsqueda entre todos, al compartir las mismas aspiraciones e intereses relegamos el ego personal de cada uno en favor de un trabajo colaborativo que entiende que la mirada y el pensamiento crítico de tres personas es mejor que el de una sola. Luego en el desarrollo que tiene más que ver con el trabajo diario, ajeno al proceso creativo, cada uno encuentra su lugar y se dividen los procesos casi naturalmente por la forma de ser de cada uno. Uno se ocupa del trabajo de taller, otro de prensa y redes sociales y otro de la parte administrativa.
Tenéis vuestra base establecida en Buenos Aires. ¿Es más difícil darse a conocer al mundo desde Sudamérica o pensáis que las barreras geográficas ya no suponen ningún problema para llegar a los grandes circuitos del diseño?
Hoy en día, no supone para nosotros ninguna barrera geográfica trabajar en Buenos Aires. La difusión internacional que logró la colección Alpina nos sorprendió de buena manera y amplió muchísimo nuestro campo de visión, ofreciéndonos nuevas posibilidades no solo comerciales sino de empezar a establecer vínculos con personas que persiguen una búsqueda similar a la nuestra desde una realidad o un lugar completamente diferente al nuestro. En este momento estamos conociendo y adentrándonos en este nuevo escenario y tenemos mucha expectativa de cara al futuro al ver cómo nuestro trabajo puede empezar a crecer si logramos utilizar bien las herramientas que la globalización nos ofrece.
La compra de una vivienda cada vez es menos habitual y los jóvenes se ven obligados a vivir de alquiler, conllevando eso un cambio de domicilio con cierta frecuencia. Además, los pisos son cada vez más pequeños y las limitaciones en cuanto al tamaño del mobiliario mayores. ¿Cómo creéis que vuestros muebles se adaptan a estas nuevas necesidades?
Interesante pregunta. Nos gusta pensar que los muebles que diseñamos de alguna manera contemplan estas condiciones en dos aspectos. Por un lado, hay una cuestión que tiene que ver directamente con el peso visual y la relación que establecen nuestros muebles con el espacio que ocupan. Creemos que el hecho de ser muebles etéreos, sintéticos y con secciones muy finas, altera la percepción del espacio dándole mayor liviandad. El otro aspecto que tiene que ver con las limitaciones de espacio es el carácter multifuncional que presentan algunas de nuestras piezas. El hecho de hibridizar usos en una pieza de mobiliario, o de diseñar piezas que no tengan una función específica, hace que sean lo suficientemente versátiles para poder adaptarse a cualquier espacio y que sean usados en diferentes maneras.

“Ries nace de las ganas de diseñar y producir objetos funcionales en un período de tiempo corto, a un costo relativamente barato y sin un encargo en externo.”
Ese carácter multifuncional, que se ejemplifica sobre todo el escritorio/estantería de la colección Alpina, es una tendencia claramente visible en el diseño actual. ¿Pensáis que estamos viviendo una redefinición no solo de la forma, sino también de la función de nuestro mobiliario?
Como ya lo dijimos antes, la multifuncionalidad planteada en la estantería de la colección Alpina pretende otorgarle al usuario variantes en el uso, acompañando de esta manera, las nuevas formas de habitar. Creemos que los modos de habitar están en constante cambio, y que esos modos de habitar repercuten directamente tanto en los espacios que ocupamos tanto como el mobiliario que utilizamos para desarrollar nuestras actividades diarias. Creemos que, si bien hay piezas de mobiliario con funciones muy específicas y que no van a dejar de existir nunca, como por ejemplo una silla, están apareciendo y van a seguir apareciendo otras que cumplan funciones relacionadas con estos nuevos modos de habitar.
El minimalismo y la utilización de materiales ligeros definen vuestro estilo. ¿Qué referentes tenéis en este aspecto?
El minimalismo es una noción que habla de la síntesis de elementos que necesita una pieza para existir. En ese sentido, tratamos de llevar al mínimo las secciones que nuestras piezas necesitan para sostenerse estructuralmente y no agregarles elementos que no cumplan ninguna función, sino que cada elemento está ahí por algo.
Si tenemos que hablar de referentes, en este sentido hay dos grupos de estudios de diseño y arquitectos que son referentes para nosotros en este aspecto. Por un lado los japoneses Nendo, Sanaa, Junya Ishigami y por otro lado la camada de arquitectos de la modernidad, Mies van der Rohe, Craig Ellwood, Raphael Soriano.
¿Si pudieseis trabajar con cualquier creativo en un proyecto conjunto, a quién elegiríais y por qué?
Hay muchos diseñadores de los cuales admiramos su trabajo y con los que resulta tentador pensar en una colaboración. Es difícil elegir un solo, porque cada uno tiene su visión y un discurso distinto, pero en ese sentido también nos preguntamos qué podría surgir de colaboraciones entre creativos de diferentes ámbitos. Hace poco vimos una colaboración entre Bower y Alexandra Proba, que es diseñadora gráfica y salió muy bien. Nos gusta mucho el lo que están haciendo algunos estudios de iluminación en este momento como Jean-Pascal Gauthier, Allied Maker, Atelier Areti, Sabine Marcelis… creo que sería interesante colaborar con alguno ellos.


Texto
Martiño Pérez

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados