CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
PV3000 es un viajero del futuro. El habitante de una galaxia lejana que recorre el universo observando lo que se encuentra a su paso. Con esta premisa nos presenta el músico, productor y DJ, Emilio Horyaans a su alter ego, que nace fruto del amor por las máquinas y la ciencia ficción a partes iguales.

La fascinación de este músico de origen vigués afincado en Barcelona por la electrónica viene de muy atrás y le ha acompañado, cristalizando en varios proyectos, a lo largo de su vida. Aunque su nombre viene ya sonando desde hace años en la escena electrónica nacional, hasta ahora lo venía haciendo en su faceta como DJ. No obstante, como él mismo explica, esto se debía simplemente a que sus producciones como PV3000 se encontraban en “fase de maduración”. Hasta ahora.

Hoy ve la luz Saudade, su primer EP, que toma forma en tres actos: Proxima Centauri, VHZ y la homónima Saudade, sencillo que cierra la trilogía y que presenta acompañado de una pieza visual. La IDM y el sonido Warp de los 90, junto con horas y horas de escuchas en bucle de la banda sonora de Blade Runner, han sido los pilares esenciales sobre los que se construye la particular ensoñación retrofuturista de PV3000.

El resultado, un trabajo reposado que funciona como una pieza única, cohesionada, que nos atrapa desde el minuto cero y nos desliza delicada pero enérgicamente a través de mundos cyberpunk de atmósferas con cierto poso amargo y melancólico. Con motivo del lanzamiento, hablamos con Emilio sobre estos mundos desconocidos y las aventuras de su alter ego espacial, así como sobre el resto de su trabajo como productor y DJ aquí en la tierra.
Saudade es tu primer EP como PV3000, y en él exploras una electrónica contemplativa, de texturas lo-fi, pads atmosféricos y capas de sintetizadores. Sin embargo, este proyecto no es tu primera incursión en la música; tiempo atrás has estado involucrado en otras formación aunque en estos casos, con más guitarras y menos sintetizadores. ¿Cuándo se produjo para ti ese cambio a la música electrónica propiamente?
En realidad las dos cosas han ido siempre muy de la mano. Empecé a tocar la guitarra en Pastillas Mamut, un proyecto que pretendía ser 50-50 guitarras y electrónica. A la vez, me hice con mi primer sinte y empecé también a pasar muchas horas con el Ableton. En esa época me flipaba tanto el Roots de Sepultura como el Selected Ambient Works 85-92 de Aphex Twin. Sobre todo al principio, no era una cuestión de música de guitarras o música electrónica, sino una cuestión de planteamiento. Y en este sentido, las posibilidades que te ofrece esta última son enormes.
Un software te permite crear tu propia música inmediatamente sin depender de otra cosa. Así que lo que ocurrió luego fue que cada vez me involucré más y más en todo esto. En esta etapa fue cuando más desarrollé mis habilidades como bedroom producer. Sellos innovadores de momento como Night Slugs, Sound Pellegrino… todo lo que sacaban, me flipaba. Ahí comencé también junto con otro compañero del grupo, Gabriel Corbo, Disco Episcopal. Producíamos música para la pista de baile y nos dedicamos a pinchar todo lo que podíamos en cualquier lado que nos dejasen.

De hecho, este primer grupo, Pastillas Mamut, terminó mutando en Kadettgsi, banda de la que aun formas parte, que se constituye ya cien por cien en torno a la electrónica. En medio de todo esto aparece este proyecto, PV3000, con el que fundamentalmente te has dedicado a pinchar en clubs y festivales. Tus sesione se han descrito como “una perfecta convergencia entre el house más hipnótico y el techno más oscuro y efectivo”. Hasta ahora, esta era la faceta de PV3000 que conocíamos. Sin embargo, con este primer EP, nos presentas algo bastante alejado a todo esto. ¿A qué se debe el cambio?
Cada formato pide una cosa diferente. Como DJ, PV3000 es techno para poner a la peña a andar. Pero como productor es diferente. Composiciones más pausadas, más contemplativas para explorar otras cosas. Aunque en ambas formas, la premisa es la misma: el culto a las ‘máquinas’ y a la música que se hace con ellas.
¿De dónde viene esta pasión por las ‘máquinas’?
No estoy muy seguro de cuál es la respuesta a esto. Puedo contarte, por ejemplo, que mi primer contacto con la música electrónica fue bastante pronto a través de mi tío y sus colegas. En ese momento de los 90, grupos como The Prodigy o Chemical Brothers estaban en plena ebullición. Yo era un niño y les miraba cacharrear con el sampler Akai, el Tracker, etc.
Antes hablabas sobre explorar otras cosas con esta música fuera del club. ¿Cómo definirías el universo que despliegas en este nuevo trabajo?
El universo en el que todo toma forma es un mundo futuro, distópico, oscuro, misterioso, desconocido. Todo eso forma parte de la visión y el universo personal de PV3000. Un universo retrofuturista de viajes por el espacio y cómo me imagino que sonaría todo en él.
Pero entonces, ¿quién o qué es PV3000?
PV3000 es un viajero que recorre este universo lejano en su nave espacial. Un observador de lo que se encuentra en sus viajes por la galaxia.
Misterio, aventura, mundos desconocidos… y algo más. En este universo que planteas en Saudade encontramos también una atmósfera melancólica latente pero constante que lo envuelve. Una cierta nostalgia que va cristalizando más y más con cada escucha. ¿Cuál es la historia detrás de este viaje del que hablabas?
El EP está compuesto por tres temas y se puede entender como una historia en tres actos. Próxima Centauri, sencillo con el que abre la misma, toma su nombre de la estrella más cercana al sol y narra la llegada, el aterrizaje en un planeta desconocido. Tras este primer contacto comienza el asentamiento, y la incertidumbre da paso a la asiduidad, VHZ, la vida tranquila habitando el nuevo mundo. Por último, el capítulo que cierra la trilogía y que da nombre a la misma, Saudade, la nostalgia de la que hablabas. Pero no como un sentimiento triste o negativo, sino como una reflexión sobre la vida pasada, la presente y también las posibles vidas futuras.
De vuelta ahora a la tierra, ¿dónde tomó vida el EP?
Compuse los temas que forman Saudade hace unos años en mi piso de Santiago de Compostela, ciudad en la que vivía en ese momento. Como comentaba antes, estaba empezando a explorar una música más alejada del club, dejándome llevar por lo que me salía en el momento. En seguida me encontré muy cómodo de esta manera, sin centrarme en un estilo en concreto ni en unos patrones determinados. Los temas funcionaban muy bien de forma conjunta como una misma historia, una trilogía. Y así nació el EP.
Junto a la trilogía Saudade presentas también el video musical del tema que da nombre al trabajo. En él podemos ver imágenes borrosas, distorsionadas, un baile de formas y colores. Esta pieza audiovisual, por cierto, también está firmada por ti.
Sí, mi formación es en el mundo de la imagen y el audiovisual. Por eso para mí es muy importante controlar todo el proceso, tanto musical como visualmente. En el caso de este vídeo en concreto, el punto de partida fueron unas cintas caseras viejas tratadas y distorsionadas. El sentido del ejercicio tiene mucho que ver con todo el tema que hablábamos antes de la nostalgia y la melancolía. Un paralelismo sobre cómo almacenamos los recuerdos, cómo estos se desdibujan, se emborronan y se alteran. Me interesa mucho este recurso de emplear imágenes abstractas y formas en movimiento por las cualidades expresivas que poseen.
¿Piensas que esta faceta multidisciplinar afecta también a la hora de producir tu música?
Sin duda, porque al final todo en esencia es lo mismo. De igual manera que cuando tratas una fotografía puedes contrastarla para destacar más unas partes que otras y hacerla más interesante, también a la hora de producir un tema es importante tener en cuenta el contraste entre sus partes para que no canse ni aburra.
Hablando ahora de futuro pero de uno más inmediato, el que viene ahora tras todos estos meses de parón general, con festivales y conciertos pospuestos… ¿cómo ves el panorama en cuanto a música electrónica? ¿Eres optimista?
La verdad es que claro, la cosa está complicada. Los bolos que teníamos planeados después del lanzamiento del EP han sido cancelados o pospuestos. Pero aun así, si me preguntas por el panorama, sí, soy muy optimista. Personalmente veo muchas cosas en efervescencia, proyectos fresquísimos y gente haciendo cosas muy potentes. Así que aunque estos meses pasados los hayamos pasado encerrados en la vida real, por suerte hay un mundo digital en el que seguimos siendo libres.
¿Alguna recomendación o descubrimiento brillante en estos meses de confinamiento?
Me gusta bastante todo este revival del jungle que está habiendo, agresivo pero con mucha clase. También las últimas cosas que han publicado desde el sello Whities, y por recomendar algún descubrimiento más concreto, · ·-· ·- ··· · -··, un artista que encuentro con mucha personalidad y que firma todo su trabajo en morse. A nivel nacional también han salido cosas muy frescas estos meses, por ejemplo, los últimos lanzamientos de mis compañeros de sello (La Melona), Trifulca, que tienen una visión del techno y del punk con la que empatizo mucho.
Y en cuanto a tus planes de futuro para el corto/medio plazo (o para cuando se pueda), ¿cómo se presentan?

Por el momento, tengo muchas ganas de empezar con los lives de PV3000. También estoy ya empezando a preparar algún que otro material nuevo. Y por supuesto, seguir pinchando la música que me gusta allí donde se pueda.

Texto
Blanca Quintanilla
Retrato
Breogán Martínez

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados