CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Una montaña rusa emocional en la que las cosas más pequeñas se magnifican y en la que, a veces, se pierde la noción del tiempo. Así esta siendo la cuarentena para Jordi Chicletol. Porque, a estas alturas, nadie puede negar que hay días buenos y otros que no lo son tanto. ¿La mejor parte de haber superado ya cinco semanas de encierro? Se aprende a identificar los malos momentos y se desarrollan mecanismos para llevar el confinamiento lo mejor posible. En su caso, trata de mantener los hábitos y emular la vida normal, aunque permitiéndose, de vez en cuando, tener uno o dos días “de hacer la ameba en el sofá”, de no quitarse el pijama y de pasar del despertador.
Antes que nada, ¿puedes presentarte y decirnos desde dónde nos contestas?
Soy Jordi Gómez, aka Chicletol. Soy comunicador, agitador y creador de contenido. Mi naturaleza inquieta provocó que me sumergiera en el mundo del entretenimiento y la cultura pop en cuanto finalicé mis estudios de gráfico y moda. El bagaje adquirido de manera autodidacta, trabajando en eventos y en comunicación me han llevado a actualmente dirigir y presentar un programa cultural en Betevé. Os saludo desde mi pisito en Barcelona, ¡hi!
Cuando empezaron las noticias sobre el Covid-19 en Wuhan, que luego se extendió y cuyas consecuencias se empezaron a notar, por ejemplo, con la cancelación del Mobile en Barcelona, ¿qué pensabas tú?
No le di mucha importancia, como se hablaba de síntomas leves y la opinión popular –al menos la de mi alrededor– hacía hincapié en que solo afectaba a mayores y enfermos graves, le quité hierro al asunto. La semana antes del estado de alarma viajé a Copenhagen y vi señalética sobre el tema repartida por la ciudad, con lo que empecé a darme cuenta de que la cosa sí era global y muy seria.
Ahora ya vemos que sí, que es grave y debemos quedarnos en casa confinados. ¿Cómo lo estás llevando tú? ¿Qué haces para sobrellevarlo?
No puedo hablar de un proceso muy regular, la verdad. Confieso que es una montaña rusa emocional, en la que las cosas más pequeñas se magnifican y a veces se pierde la noción del tiempo. Lo que sí me alegra es que, pasadas cuatro semanas, sé identificar los malos momentos y los bajones cuando se acercan, localizar de dónde vienen y, sobre todo, aceptarlos. Es la mejor manera –bueno, la mía– para que se vayan. No reprocharme a mí mismo por necesitar uno o dos días de hacer la ameba en el sofá.
La productividad y la creatividad necesitan reposo, y mucho más en unas condiciones tan peculiares como en las que nos encontramos. Al final, me he encontrado con una oportunidad (o, ¿el karma mandando señales?) de entrenar la paciencia y la aceptaciónn, así que la estoy aprovechando. Además, tengo más tiempo para invertir en mis plantas y, la verdad, ¡las veo mejor!
Danos un consejo para pasar una cuarentena mejor –o menos peor…
Para mí ha sido esencial respetar los biorritmos y los hábitos, y aunque no me fustigo si me apetece encadenar dos días en pijama o pasar del despertador, emular la ‘vida normal’ de antes es lo que mejor puede regularnos por dentro y por fuera. Con lo cual, hacer la beauty routine matinal y nocturna, y vestirme como si nada hubiera ocurrido, por poner unos ejemplos, me ayuda a que lo demás siga funcionando. Básicamente, cuidar de nuestro hogar principal, nuestro cuerpo. Ah, y hacer veinte minutos de estiramientos me empuja a empezar el día con otro mood.
Ahora que le vamos pillando el truquillo, si te dieran la posibilidad de pasar otra cuarentena con cualquier persona (viva o muerta, famosa o de tu entorno), ¿quién sería y por qué?
¡Con Diplo! Seguro que es una entrañable compañía y me puede contar mil historias para entretenerme e inspirarme.
Estamos todos como locos buscando nuevo contenido, así que te pediré algunas recomendaciones con una pequeña explicación de por qué las eliges, una peli.
Booksmart, para echarte unas risas de calidad. Soy muy fan del terror y los thrillers, pero estos días me cunde mucho más una buena comedia.
Una serie.
Dead Set, ópera prima de Charlie Brooker (creador de Black Mirror). Trata sobre cómo gestionan, por decir algo, la casa de Big Brother y sus habitantes una invasión zombie en el Reino Unido. Impecable, y muy 2020.
Un libro.
Practicando el poder del ahora, de Eckhart Tolle. Sintetiza consejos, tips y ejercicios que se pueden llevar a cabo fácilmente y que caben en cualquier agenda. Lo recomiendo si estás en un proceso de transformación personal y te interesa practicar la consciencia, la aceptación o la meditación.
Una canción o álbum.
Sigo con el BUBBA de Kaytranada en bucle desde diciembre. Su sonido es tan único y colabora con unos vozarrones que es un disco maravilloso para estar de tranquis, cocinar, o incluso trabajar.
Un videojuego.
El Kirby's Dream Land de la GameBoy. Porque, como dijo un sabio, simple is beautiful!
Y para acabar, cuando acabe la cuarentena, ¿qué es lo primero que tienes pensado hacer?
Caminar, caminar mucho, abrazar a mis amigos más íntimos y salir a cenar una pizza enorme.

Texto
Claudia Luque

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados