CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK

Josep, Berta y Bernat forman Cubbish; color, arte e historias forman lo que sale de Cubbish. Cubbish es una actitud tan sólida como sus visuales: irreverente, iridiscente, y con profundidad narrativa para poder idear composiciones visuales icónicas y llamativas. Pero también es la combinación de la seguridad que hay detrás de años de trabajo bien hecho con la inocencia de aquellos que no dudan en dejar abiertas las puertas a cualquier tipo de trabajo que se ajuste conceptualmente a sus parámetros.

Empezar un proyecto propio puede ser duro, pero mantenerse firme en unos principios puede acabar dando resultados tan brillantes, energéticos, artísticos e incluso oníricos como los que Cubbish nos muestra. Charlamos con ellos para saber si realmente algún cubo tiene algo que ver con ellos y para descubrir de qué forma recargan su imaginación, que parece no tener fin.

Hola chicos. Por favor, ¿os podéis presentar?

Berta: Yo soy Berta, tengo 27 años y soy de Sant Fruitós de Bages.
Josep: Yo soy Josep, soy de Capellades y tengo 26 años.
Bernat: Yo soy Bernat, de Barcelona, y tengo 27 años.

¿Qué os une?

Berta: Nos une Cubbish, y nos definimos como un estudio creativo y de arte multidisciplinar.

¿Cuándo nace Cubbish?

Josep: Hace unos tres años, cuando acabamos la universidad, Berta, Maria, Alba y yo montamos un espacio donde poder crear movidas que nos apeteciera hacer sin necesidad de tener ningún compromiso con nadie. Al principio empezamos a involucrarnos mutuamente en proyectos. Nos poníamos nosotros mismos delante de la cámara, nos encargábamos de todo lo de detrás... Y poco a poco fuimos creando cosas diferentes, siempre haciendo algo creativo que nos apeteciera y sin limitaciones, con la intención de, tras un tiempo, poder vender ideas a posibles clientes.
Berta: Nos gusta haber empezado bajo el pretexto de ser un espacio de experimentación sin presión por parte de ningún cliente ni limitaciones a nivel creativo. Eso nos ha permitido desarrollar unos determinados sellos estilísticos que nos definen, crear una marca y enseñar realmente aquello que nos gusta y donde nos sentimos cómodo; y, si a la gente le gusta, nos llamarán precisamente por eso que hemos hecho.
Josep: Sí. Empezamos muy bajo la línea del do it yourself, pero llega un punto en que te van llegando proyectos más grandes y empiezas a tener que dividir las tareas, que es lo que ha acabado siendo este nuevo Cubbish. No queremos asumir todo nosotros, la idea es poder integrar a muchos creativos que estén involucrados en disciplinas artísticas diferentes y que puedan encajar en los diferentes proyectos.

¿Con qué tipo de proyectos empezasteis?

Berta: Empezamos con un videoclip para M83, en una convocatoria internacional en la que acabamos como finalistas. Nos hizo muchísima ilusión. Al ver la convocatoria pensamos "el grupo nos gusta, la canción nos gusta, tenemos que hacer algo". Y hay que decir que el resultado no estaba nada mal, teniendo en cuenta que los recursos eran prácticamente inexistentes. A partir de aquí vimos que somos capaces de trabajar en equipo. Josep y yo nos dimos cuenta de que nos entendíamos muy bien y teníamos ganas de seguir trabajando juntos.
Josep: Después hicimos la promo de Cubbish, que fue una manera de lanzarnos al mundo y explicar qué somos. Esa pieza fue toda una declaración de intenciones, no sólo a nivel visual, sino también en un sentido más fílmico.
Berta: Claro. Aquellos que nos conocen o nos han visto, al pensar en Cubbish piensan en color, en mucho trabajo de arte. Pero evidentemente también nos encanta tocar la parte más fílmica, que sería más adecuada para ciertos tipos de videoclip o cortometraje. No queremos cerrarnos a nada. Aunque sí que nos gusta tener un sello propio, que se centra en algo bastante creativo y sin limitaciones.
Josep: Trabajando en el segundo clip de Adrià Colorado fue cuando conocimos a Bernat.
Bernat: Sí. Yo ya había colaborado con Berta en otros proyectos, y cuando me propusieron formar parte del equipo acepté encantado.

¿Qué viste en Cubbish que te hizo interesarte en el proyecto?

Bernat: Yo los conocí cuando ya se planteaban dar un empujón a la marca, tanto en un sentido visual como en una manera de trabajar. Eché un vistazo a los trabajos que tenían hasta la fecha y me parecieron muy buenos, sobre todo teniendo en cuenta la falta de recursos que ya han mencionado antes y que eran proyectos personales de iniciativa propia. Eso es algo que, a la vez, a mí personalmente me tira muchísimo. Así que me apeteció aportar todo cuanto pudiera. Yo vengo de una vertiente más fotográfica, técnicamente no pertenezco al mundo audiovisual igual que ellos, pero ya había colaborado con otros creativos en el ámbito de la producción audiovisual. Así que empecé en Cubbish con el proyecto de Rupestris, el fashion film para Adrià Colorado, y desde entonces he aportado algo a cada producción.

¿Cuál es el papel de cada uno de vosotros dentro de Cubbish?

Berta: A nivel de ideación, siempre hemos sido Josep y yo, y a partir de ahora seremos los tres. La idea la parimos nosotros, el núcleo de Cubbish, por así decirlo. Pero todo el trabajo posterior sí que se divide. Es algo necesario; si no, sería un caos, todos absorberíamos funciones que no nos tocan y no funcionaría. Según el proyecto, la dirección es compartida o la asume uno de nosotros tres.
Josep: En ciertos proyectos hemos asumido la producción total, y al final te das cuenta de que necesitas delegar funciones siempre que sea posible.
Berta: Pero sí que tenemos claro que hay ciertas funciones de las que nos queremos encargar, por ejemplo la post-producción (Josep), la fotografía (Bernat), o el montaje, de lo que me encargo yo.
Bernat: Además de todo el proyecto de gestión, de publicación de nuestro material en medios, de mover Cubbish… Eso sí que también lo solemos hacer sólo nosotros. Pero evidentemente, dentro de un proyecto audiovisual casi siempre necesitas más profesionales. Se trata de buscar a la gente más adecuada y colaborar con ellos.

De todos los proyectos de Cubbish, ¿cuál creéis que os identifica mejor?

Berta: Yo creo que hay dos que nos definen mucho. Uno es de hace tres años y nos sigue gustando, que es la promo de Cubbish, de la que hablábamos antes. Creamos una serie de imágenes muy potentes visualmente, y todavía nos funciona.
Josep: De hecho incluso nos la encontramos hace poco en una discoteca (risas).
Berta: El segundo es el último que hemos hecho, los créditos para el FIU Barcelona 2015. Aquí sí que hubo una inversión de recursos y de equipo, trabajamos con un engranaje muy profesional y eso se nota en el resultado.
Josep: Es un proyecto que creo que nos define mucho estéticamente, pero va más allá, nos ha hecho aprender y crecer. Nos ha gustado mucho, no sólo por el resultado, sino por todo el proceso y porque nunca habíamos contado con un equipo tan numeroso y con tan buen ambiente. ¡Todo el mundo acabó enamorado del proyecto! Y además nos permitió hacer muchos contactos – esa es la esencia de Cubbish, convertirse en una plataforma de colaboración.

¿Por qué el nombre de Cubbish?

Josep: Todo empieza hace tres años, cuando una fundadora nos dijo que había encontrado esta palabra. Al parecer significa "cachorro", pero también se usa para hablar de una persona irreverente, descarada.
Berta: Pero esto salía de un Urban Dictionary, así que fíate tú (risas). Mucha gente nos pregunta si viene de la forma del cubo. Y la verdad es que usamos eso para jugar con el concepto. Para la creación del logo nos basamos en esta figura y en otras formas geométricas, en polos opuestos y complementarios.
Josep: Sí, al final acabó siendo un conjunto de motivos por los que dijimos, ¿por qué no? Ésta es un poco nuestra filosofía. A partir de este cúmulo de argumentos, decidimos que nuestro logo fuera iridiscente, algo que representa todos los colores.
Berta: Exacto. Queríamos mostrar todos los colores del espectro cromático. Cuando tuvimos que plantearnos qué color nos definía, llegamos a la conclusión de que los queríamos todos, pero ninguno a la vez. Es un poco paradójico.

¿Dónde podemos encontrar a Cubbish?

Bernat: www.cubbish.cat (risas).
Josep: Yo iba a decir Internet. Pero vaya, Cubbish no es un lugar. Puede estar en cualquiera de nuestras casas o en cualquier café o bar. Por ahora es un espacio abstracto de creación sin ubicación física – cuando nos encontramos intercambiamos ideas. En un futuro sí que nos gustaría llegar a tener un lugar para desarrollar nuestros proyectos.
Bernat: Realmente en este punto tampoco es algo que necesitemos especialmente. Como nuestros proyectos se basan en la colaboración, lo único que creemos necesario es reunirnos para idear. Luego cada uno cuenta con su espacio para llevar las tareas a cabo.
Berta: Un espacio físico fijo para trabajar no es algo indispensable, ya que los rodajes son en lugares distintos. Un estudio sería un complemento perfecto y agilizaría el trabajo, pero por ahora no es algo que nos haga especial falta.

¿Qué hace Cubbish exactamente?

Berta: A Cubbish le gusta hacer piezas creativas de duración relativamente corta, lo que engloba muchas disciplinas. Hemos hecho publicidad, videoclip, piezas más narrativas... No nos planteamos publicidad de producto sin ningún elemento creativo, ni la producción de una película. Estamos muy abiertos a posibilidades, pero sí que a la vez nos acotamos a un tipo de trabajo.

¿Qué ha de tener un proyecto para que lo llevéis a cabo?

Berta: Libertad. Si alguien nos llama, asumimos que le gusta lo que hacemos, y agradecemos que confíe en nosotros y nos dé libertad para crear. Además, nos tiene que gustar el material que nos cedan. Si se nos encarga un videoclip, la música tiene que tener algo que nos atraiga. No es que nos limitemos a un determinado género, podemos hacer videoclips para muchos estilos de música, pero evidentemente habrá algunos que no encajarán en absoluto con lo que nos gusta hacer. Seguramente una canción punk tendríamos que descartarla.
Josep: El peligro de esto es que puede parecer un poco repelente. Pero ya que en Cubbish nunca hemos tenido presión para aceptar proyectos que no nos motivan, queremos aprovechar esa libertad para dedicarnos solamente a lo que nos apasione.
Bernat: Cubbish no es la forma con la que ganar un sueldo a final de mes. Es la manera de llegar a alguna parte. Si tienes presión económica acabarás realizando cualquier proyecto, y se te asociará con ello. Queremos tener mucho cuidado con nuestra estética y nuestras referencias.
Berta: De hecho estamos empezando a oír comentarios de gente que asocia un determinado estilo visual y narrativo a Cubbish, y eso nos encanta. Sobre todo en lo referente a la narrativa, porque es algo muy importante para nosotros. No es sólo una estética visual vacía, sino que todo surge de un concepto que hay detrás y del que emergen los elementos visuales.
Josep: Corremos el riesgo de que nuestro resultado visual pueda parecer vacío, pero nosotros sabemos que no es así. Y tampoco nos preocupa. Para nosotros el concepto es algo necesario, es la manera de acabar haciendo lo que producimos. Cuando desarrollamos una idea, lo primero que tenemos es la historia que queremos contar. Y a partir de la historia y el concepto, llegamos a la forma.
Berta: Por eso no nos importa demasiado que al final la historia y la narrativa se vean o se entiendan. Para nosotros es la base del proceso creativo, la chispa que provoca el resultado. Yo no sé trabajar si no hay un sentido detrás. Tampoco se trata de historias de tres páginas. Somos muy sintéticos, con una línea nos basta, pero tiene que existir.

Si pudierais elegir un proyecto cualquiera para llevar a cabo, ¿cuál sería el proyecto de vuestros sueños?

Berta: Para mí un videoclip. Crear una historia visual para una canción, algo que ya existe, y además poner ambas historias en sintonía a través del montaje, es lo que más me gusta. Y creo que es un género en el que Cubbish trabaja muy bien. Además, me encanta la música. La verdad es que un videoclip para Cut Copy no estaría mal (risas).
Josep: Cut Copy me parece bien (risas). Aunque tampoco quiero decantarme por nadie.
No importa mucho el quién si la estética que trabajan y la música que hacen casan bien con lo que nos gusta, como decíamos.
Bernat: Yo opino lo mismo. No voy a mojarme mencionando a ningún artista, pero sí que creo que un videoclip siempre encajará con Cubbish. Nos permite muchísima libertad narrativa y visual, y hay una historia detrás en la que basar el proyecto a la vez que puede dejarnos crear cualquier tipo de imagen, desde más cinematográfica hasta cualquier idea disparatada y abstracta.

¿De dónde surge vuestra inspiración?

Berta: Yo no tengo referentes. Punto. Seguramente los tengo todos en el inconsciente, pero conscientemente no.
Josep: Lo de los referentes es complicado. Por una parte siempre hay una intención de alejarse de ellos. Pero a la vez sí que hay unas referencias y unos puntos de vista comunes. Al final nos enamora el trabajo de la gente con la que compartimos pasiones. Tiene su lógica, supongo.

¿Cuáles son los planes de futuro de Cubbish? ¿Estáis satisfechos con la trayectoria hasta hoy?

Berta: Yo creo que el camino de Cubbish no ha cambiado, sino que se ha definido.
Josep: La verdad es que al hablar de Cubbish tampoco sabría decirte en qué momento estamos. Creo que nos preocupa seguir haciendo cosas y más cosas, y estar contentos con ellas. Tampoco nos ponemos ninguna presión si en cierto punto no surge una gran cantidad de proyectos, lo importante es no dejarlo nunca.
Bernat: Después de los créditos del FIU hemos visto que hemos ganado visibilidad, que hay más gente interesada en colaborar, y eso es algo que hay que aprovechar. No aceptando una gran cantidad de proyectos, sino planteándonos ciertas cuestiones más seriamente, ideando a partir de nuevas ideas y contactos.

TEXTO
ROCÍO G. RUS

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados