CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Hasta el próximo 5 de enero, el CCCB acogerá el proyecto ¡Feminismos!, una doble exposición que reúne hitos de la vanguardia feminista que en los años 70 redefinieron de manera incisiva y valiente el canon de la mujer, su figura y la concepción de su imagen en la historia del arte. Con más de doscientas obras de ochenta artistas de todo el mundo, ¡Feminismos! reivindica la lucha por la igualdad que se llevó a cabo en ese entonces y que tanto han determinado el concepto de feminismo tal y como lo entendemos hoy.

“Feminismo es la noción radical de que las mujeres son seres humanos”, decía Cheris Kramarae en A Feminist Dictionary. Con ¡Feminismos!, se reafirma su evidente argumento para ir un poco más allá y entender a la mujer de los años 70 como ser humano activo, participativo y determinante en el mundo artístico. Después de años de invisibilidad en esferas públicas y de sumisión en los ámbitos privados –que como con razón apuntó una de las escritoras y novelistas más influyentes del modernismo, Virgina Woolf: “Para la mayor parte de la historia, Anónimo era una mujer”–, llegaron los maravillosos 70 y con estos, las inconformes vanguardias feministas que, tan necesarias como revolucionarias, irrumpieron desafiando las construcciones de género y para liberar a la mujer de una opresión sistemática.

Y es por eso que el ciclo ¡Feminismos! es un grueso y ambicioso proyecto que reúne dos exposiciones: La vanguardia feminista de los años 70. Obras de la Verbund Collection, Viena y Coreografías de género, junto a un extenso programa de actividades paralelas –mesas redondas, ciclos de conferencias, performances y espectáculos teatrales y musicales, etc.–, que han servido para rememorar la lucha de aquellas que hicieron que tanto fuese posible y también para poner de manifiesto el diálogo, las continuidades y las rupturas entre el feminismo radical de los años 70 y los feminismos actuales.

Los años 70 y su inconformidad creativa

Por un lado, la primera muestra, La vanguardia feminista de los años 70. Obras de la Verbund Collection, Viena, comisariada por Gabriele Schor, fundadora y directora de la Sammlung Verbund Collection de Viena, es una gran retrospectiva en torno a la eclosión del movimiento feminista de los años 70.

Por primera vez en la historia, durante la segunda mitad del siglo XX, las mujeres encontraron en el arte un instrumento para denunciar la desigualdad y la opresión a la que estaban sometidas, un perfecto altavoz multidisciplinario que ayudó a difundir el relato que reescribió la historia del arte contemporáneo desde una óptica femenina y feminista. La fotografía, el cine, el vídeo, la performance y los happenings fueron terreno de cultivo para la creación de pluralidad de identidades femeninas realizadas por un colectivo de mujeres determinadas a cambiar la representación de la mujer no solo en el arte, sino también en toda la sociedad.
Con el descubrimiento del propio cuerpo como herramienta para expresarse y con la experimentación de distintas técnicas, lenguajes y disciplinas artísticas, las vanguardias feministas bombardearon y deconstruyeron los condicionantes culturales masculinos que fueron predominantes hasta entonces. Provocadoras y llenas de vitalidad creativa, lideraron una iniciativa que cambió la representación de la mujer para redefinirla y hacerla, al fin, totalmente suya.

Esta primera exposición está dividida en cinco secciones según criterios temáticos: Ama de casa, madre, esposa, con obras de artistas como Helena Almeida, Pilar Aymerich o Anneke Barger, que muestran la indignación que les genera la asignación sistemática y primitiva de las tareas domésticas a la mujer; Reclusión y evasión, con obras de Sonia Andrade o Renate Eisenegger, denunciando la opresión y anulación del género y sexo femenino; Los dictados de la belleza, con piezas de artistas como Emma Amos o Fina Miralles, reaccionando a los tan imposibles como impuestos ideales y cánones de belleza femenina.

La sexualidad femenina, con obras de Lynda Benglis o Penny Slinger, en la que las artistas se rebelan contra la concepción simplista de la mujer como objeto de deseo y contra la visión falocéntrica del mundo, visibilizando los deseos, emociones y demás necesidades físicas desde una perspectiva femenina, y protestando públicamente, también, por la violencia sexual contra las mujeres. Y la quinta y última sección, Juegos de rol, cuenta con obras de artistas como Eleanor Antin o Eugènia Balcells.
Feminismos actuales y las identidades plurales

La segunda muestra que construye ¡Feminismos! es Coreografías de género, comisariada por Marta Segarra, Catedrática de Literatura Francesa y de Estudios de Género y Directora de investigación en el Laboratoire d’études de genre et de sexualité-LEGS, del Centre Nationale de la Recherche Scientifique francés.

Casi cinco décadas después de esa explosión de libertad y creatividad, hoy existen diversidad y pluralidad de perspectivas que unen las miradas del feminismo, cuerpos y géneros. Y aunque los feminismos han evolucionado tan enormemente que parece imposible recogerlos en un solo relato, Coreografías de género, liberada de perspectiva histórica y centrada en los diálogos feministas de hoy, analiza las corrientes feministas de la más estricta actualidad para ir un poco más allá y reivindicar, además, que todo lo personal es político.

En ella se habla de ‘género’ para indicar que la diferencia sexual no es natural, sino cultural, y que el feminismo, como movimiento que lucha contra la desigualdad, se ha asociado a otras causas que también denuncian la dominación, como el racismo, la homofobia y la transfobia, asimismo como a las demás formas de explotación relacionadas con el desprecio y el rechazo a la pobreza, a las mujeres extranjeras o las trabajadoras.
Esta segunda exposición cuenta con cuatro secciones distintas: Ser mujer no es natural. Deconstrucción del binarismo de género, con piezas de Jesús Martínez Oliva o Toxic Lesbian, en la que se cuestiona la diferencia esencial entre aquello que entendemos por hombre o mujer, haciendo que el arte se convierta, así, en un espacio donde la fluidez y diversidad de las identidades sexuales y de género se manifieste de manera explícita, múltiple y variada; La sección Recosernos el mundo. Ecofeminismo y poshumanidad, con obras de artistas como Lúa Coderch o Anna Irina Russell, aborda desde la crisis climática y las catástrofes medioambientales al especismo que nos hace tratar a los animales como simple materia prima para satisfacer las necesidades humanas.

Razones de cuerpo. Sexualidad y violencia cuenta con obras de María Llopis y Mireia Sallarès, entre otras, para abordar, por ejemplo, el auge del movimiento #MeToo y finalmente, Atravesar fronteras, tender puentes. Descolonizar el feminismo, de la mano de artistas como Daniela Ortiz o Linda Porn, que muestran cómo de interrelacionadas están las distintas formas de discriminación y dominación, para explicar que las luchas contra dicha opresión deben, como toda reivindicación, sumarse para ser efectivas, incisivas y reales.
La exposición ¡Feminismos! se puede visitar hasta el 5 de enero en el CCCB, carrer Montalegre 5, Barcelona.

Texto
Carla Font
Cover
Eulàlia Valldosera,  Vels plàstics 2016. Cortesía de la artista 

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados