CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Mirena Ossorno une las artes gráficas con la moda a través de su nueva marca, Spinello. Referentes como los paisajes mediterráneos o la blancura en las fachadas de las urbanizaciones son los que marcan su trabajo y su propio estilo, donde predominan los accesorios atemporales y sostenibles. Tomando la industria musical como referencia, la colección (titulada Costa Blanca) se irá presentando en formato de single, siendo un pañuelo blanco y negro el primero de varios lanzamientos.
Cuéntanos un poco sobre ti. ¿Cómo comienza tu interés por las artes gráficas? ¿Cuándo sabes que quieres dedicarte profesionalmente a ello?
Siempre estuvo ahí. Mi abuela Teresa pintaba muy bien y en general, en mi familia paterna hay bastante tradición de Bellas Artes. En mi caso era en lo que más destacaba en el colegio, así que llegado el momento de tener que elegir una carrera me decidí por la ilustración.
No es la primera vez que plasmas tus diseños a lo textil. En 2015 te estrenaste como diseñadora con una línea de toallas para Labrador de Terranova y ahora has creado tu propia marca, Spinello. ¿Cómo surge la idea de empezar este proyecto?
Llevaba desde 2011 con esa idea en la cabeza pero no sabía qué forma darle. Al verme obligada a combinar mi trabajo como artista con jornadas en retail, se me encendió la bombilla. Me di cuenta que en el fondo me gustaba el trabajo de tienda, pero que prefería diseñar yo la ropa, además de trabajar bajo mis normas, a mi manera.
¿Cómo definirías la identidad de Spinello?
Spinello es la suma de todo lo que me ha gustado siempre. Con la ropa soy muy quisquillosa. Nunca he terminado de sentirme cómoda con el producto low cost o fast fashion, siempre he preferido calidad en lugar de cantidad. En cuanto a la estética, tengo la sensación de que las tendencias te atrapan en el tiempo. Por eso yo siempre he sido bastante clásica en el vestir. De adolescente era de Levi’s 501 y Stan Smith, por ejemplo. Al llegar a la veintena las subculturas afectaron mis gustos, pero se mantuvieron igualmente bastante preppy. Por eso, al final veo Spinello un poco como la versión New Beat del estilo Ivy League.

¿Qué diferencias has observado entre diseñar para soportes como fanzines o revistas, como ya has hecho en Sueño Samoano y Bulbasaur, con el diseño textil? ¿Qué es lo que más te atrae de la idea de trasladar tus patterns a los tejidos?
Lo que más me atrae de llevar mis patterns a lo textil es que tienen una utilidad, una función más primaria. La toalla, por ejemplo, sirve para secarte o para tumbarte al sol. El pañuelo de seda tiene mil usos: puede ser una diadema, un top, puedes atarlo al cuello, a la cintura, etc. A nivel técnico es similar, solo cambian los materiales y las dimensiones.
Costa Blanca es la primera colección cápsula que has diseñado para la marca. Los paisajes mediterráneos, las playas abarrotadas de turistas, los rascacielos y la blancura en las fachadas de las urbanizaciones han sido objeto de inspiración. ¿Qué significa este lugar para ti?
Todo lo que vives en la infancia lo recuerdas de un modo especial, ya que condiciona –para bien o para mal– tu percepción del mundo. La playa, el sol, las piscinas, el buen clima, un determinado estilo arquitectónico y urbanístico… todo eso forma parte de mi vida porque he nacido y crecido en Denia (en la provincia de Alicante). Todos esos elementos –menos la explotación turística mal gestionada o el meninfotismo– son como un estado de ánimo para mí.
Spinello originalmente era un bar situado en la playa de Las Marinas, en Denia, donde se juntaban los más hippies del lugar. Allí trabajaban mis padres a principios de los 80 y allí se conocieron. En italiano significa porro. Yo ahora mismo no consumo drogas, pero me gusta como suena fonéticamente. Además, Spinello para mí representa una manera de pensar y vivir más abierta, libre y avanzada, un poco contracultural, con la cual me identifico.

“Spinello para mí representa una manera de pensar y vivir más abierta, libre y avanzada, un poco contracultural, con la cual me identifico.”
Spinello ofrece una cuidada selección de accesorios de moda y básicos de armario de estilo atemporal. Cada pieza está pensada para ofrecer calidad y sostenibilidad a partes iguales. ¿Qué crees que aporta este cuidado por los tejidos a la marca? ¿Piensas que cada vez se valora más?
Personalmente no creo que el mundo tenga arreglo. No sé si se valoran más, pero en mi caso, ya que estoy aquí, prefiero predicar con el ejemplo en lugar de quedarme en la queja y el lamento. Me gusta cuidar de mí y de mi entorno en la medida de lo posible, por eso veo importante ser consciente y responsable de mis actos y pensamientos, aunque es imposible estar libre de incoherencias y contradicciones, claro. Con el tema de los tejidos o los materiales que utilizo para el packaging, intento que sean eficaces en su función y respetuosos con el medio ambiente, pero sin rayarme, ya que ser 100% sostenible es una utopía.
Como si de la industria musical se tratase, Costa Blanca se presentará en singles, y tu primer éxito ha sido el pañuelo fabricado en crêpe de Chine y estampado de manera digital sobre el tejido y cosido a mano. ¿Por qué decides ir presentado la colección pieza por pieza?
Principalmente porque no he podido hacerlo de otra manera. Pero también porque me asusta un poco la sobreproducción. Yo nunca he sido muy consumista, no veo necesidad de hacer colecciones gigantes con tropecientas opciones por prenda. Yo al año compro poco, pero lo que compro me lo miro mucho, me gusta invertir mi dinero en proyectos o personas que me interesen. Hoy en día, la gente quiere novedades cada muy poco, lo de dos colecciones al año cada vez está más out. Esta fórmula me permite ofrecer algo nuevo cada poco sin tener que seguir el ritmo de producción de los gigantes del retail.
¿Para quién está pensada tu colección?
Creo que puede gustar a un espectro bastante amplio de personas. Por lo que he podido observar, mis patterns e ilustraciones le han gustado lo mismo a una abuelita o a un peluquero de mediana edad que al más trendy del barrio. Lo que sí tienen que tener en común es el gusto por el slow fashion. Los que buscan tenerlo todo a cambio de nada no creo que empaticen con los precios.

¿De dónde sueles sacar la inspiración a la hora de crear? ¿Son las mismas cuando ilustras para el papel que para el tejido?
Toda viene del mismo punto, del inconsciente colectivo. Yo no invento nada nuevo, simplemente reinterpreto lo que a mí más me ha influido y emocionado. La verdad es que a estas alturas me tengo el rollo bastante pillado, cada vez intento juzgarme menos e ignorar el ruido externo, tanto cuando pinto o dibujo como cuando escribo o diseño.
¿Tienes otros proyectos diferentes pensados, o prefieres centrarte en Spinello por un tiempo? 
Llevo tiempo trabajando en la segunda parte de Sensación de vivir, pero me lo estoy tomando con mucha calma. También me he pasado año y medio preparando una película, pero he tenido que poner el proyecto en pausa. Por eso Spinello es ahora mismo mi prioridad. Estoy preparando un corto para la marca con mi amigo Miguel Rojas y cada mes publico en el blog de la web una sesión de música bajo el nombre de Spinello Radio. Además de los lanzamientos para 2019, claro.

Texto
Clara Muñoz
Fotografía
Mar Ordóñez
Estilismo
Emiliano di Mola
Maquillaje
Ana Cano
Modelo
Palomita

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados