CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
¿Te imaginas ir a la iglesia para ver un desfile donde aparecen chicos con tacones y chicas con colas de caballo en la zona púbica? Pues esto y más es lo que se encontraron los asistentes a la presentación de la última colección de Chromosome Residence, la firma formada por Esperanza Berrocal y Rafa Bodgar, que se enmarca en la nueva hornada de diseñadores que abrazan la diferencia, y defienden con convicción y sin temor una moda alejada de los parámetros convencionales. Dicen sentirse fascinados por todo lo que normalmente va asociado al concepto 'envejecer', ¿quién dijo que los viejos son aburridos?
Chromosome Residence es una marca muy joven todavía y, sin embargo, ya goza de una personalidad muy definida y concreta. ¿Teníais en mente lo que queríais mostrar, diseñar y conseguir con la ropa desde un principio?
Teníamos muy claro lo que pretendíamos hacer: desarrollar algo con identidad de marca propia y original, partiendo del desarrollo de nuevas ideas que surgen al aislarnos de los convencionalismos estéticos. 
Uno de los hechos que más se destaca sobre vuestro último desfile es la presencia de un grupo numeroso de ancianos. De hecho, parte de la colección está inspirada en la vejez. ¿Qué os atrae de ella?
Lo que nos fascina es que el concepto “envejecer” siempre ha significado ser menos atractivo, vestir de manera neutra y nada arriesgada y, en definitiva, aislarse y hacerse impermeable a los dictados sociales, adoptando una estética meramente funcional. Las personas mayores forman parte del espíritu de Chromosome, son una parte fundamental, y no dejan de molar o de sorprender por el hecho de ser mayores, todo lo contrario. Actualmente los asistentes a un desfile son los jóvenes; siempre se lanza un mensaje de juventud eterna al que nosotros nos oponemos. Por esto las personas mayores no podían faltar en nuestro desfile. Los jóvenes que hoy se sientan en un front row envejecerán también, y no por ello dejarán de ir a desfiles e interesarse por la moda.

¿Creéis que, aunque ahora parece estar condenada por nuestra sociedad, se va a producir un cambio respecto a lo que se considera 'viejo' o 'joven'?
Totalmente. Como comentábamos antes, lo que hemos hecho es simplemente adelantar unos años la llegada de ese momento en el que los desfiles estén llenos de personas mayores.
Por curiosidad, ¿qué feedback recibisteis de este grupo de invitados? ¿Les gustó la colección?
La colección sorprendentemente les encantó. De hecho hubo alguna señora que preguntó si los modelos iban a volver a pasar para comprar los looks. Aun así lo mas divertido con los señores fue el previo a desfile, el proceso de encontrarles y explicarles todo; de hecho tenemos conversaciones de Whatsapp guardadas porque son surrealistas, y algún día las publicaremos. Todos se portaron muy bien y fueron súper generosos con nosotros.
Otro de los puntos a destacar sobre la presentación de vuestra última colección fue su emplazamiento: la capilla del colegio La Salle de San Rafael. ¿Por qué elegisteis un sitio así? ¿Sabían los responsables del lugar de qué iba vuestro desfile?
Queríamos que fuese un sitio muy especial y un nexo entre unas generaciones más mayores y la new generation. Nos atrajo la iglesia porque los jóvenes no quieren saber nada de ella, y porque los mayores tampoco, si se trata de un espectáculo en un lugar de culto.

Hicisteis desfilar a chicos con tacones y a chicas con prendas que tenían agujeros en los genitales de donde salían colas de caballo. No es algo que se vea todos los días... ¿Está pensado para llegar a la calle/tienda, o más bien forma parte de la puesta en escena?
No forma parte de una puesta de escena. Son diseños que tienen que ver con el significado de la marca y con el desarrollo de ideas, que en ocasiones pueden resultar grotescas, incluso ridículas. Está ideada para ser usada cada vez que no quieras ponerte la indumentaria protocolaria, sea la ocasión que sea.
Además de estos elementos tan llamativos, hay otros: sastrería asimétrica, chaquetas de plumón con las mangas cortadas, o pantalones con la bragueta abierta. ¿Podríais explicarnos un poco más sobre la colección?
Nos hemos inspirado en gordos, flacos, ejecutivos, comida, ancianos. La antítesis inspiracional que se sigue normalmente a la hora de diseñar. Hay prendas significativas como monos de seda transparente inspirados en la indumentaria de las fábricas de alimentación. Un abrigo de plumas deconstruído con cuello de pico, que maximiza el volumen de la figura y al que añadimos una servilleta para la hora de comer. Un bolso-mantel de comedor, un traje de coma con cinturón de anillo para fijar el traje a la cintura, inspirado directamente en el anillo intragástrico. Un vestido con piercing transparente que por detrás lleva pinzas de ajuste como si fuera XXXL, zapatos sin suela como de homeless, el zapato con tacón de base de muleta o bastón intercambiable…
Más allá de la colección en si, el casting de modelos tampoco se inscribe dentro de lo 'convencional'. ¿Dónde los encontrasteis? ¿En qué os fijasteis a la hora de seleccionarlos?
El social casting lo hicimos por Instagram y también con gente de fuera de España, que percibimos que compartían espíritu con la marca en cuanto a gustos estéticos diferentes, amantes del feísmo, de lo deforme.

Junto con otros creativos, Chromosome Residence se está convirtiendo en sinónimo de revolución dentro del panorama de la moda española. ¿Cómo os sentís al respecto?
Creemos que este país no ha sabido impulsar el sector moda fuera de nuestras fronteras, no ha sabido apostar por las propuestas de las jóvenes promesas. Es un sector en el que, de momento, no hay inversores capaces de ver su gran rentabilidad si se da con el producto adecuado. Nuestro mensaje es claro: si estás leyendo esto, por favor, deja de comprar en grandes superficies, escapa de ellas, no te conviertas en un robot del siglo XXI. Si haces esto, los precios de los diseñadores bajarían, tendríamos grandes superficies diferentes y podríamos vestir a personas más reales y seguras de sí mismas.
¿Creéis que esta revolución de lo genderless triunfará y alcanzará a ser mainstream?
Estos conceptos son totalmente ajenos a Chromosome, ni mainstream, ni genderless. No los contemplamos, no nos inspiran, no existen para nosotros.
Como ya hemos comentado, la marca (¡y vosotros!) es todavía muy joven. ¿Cómo encaráis el futuro? ¿Qué expectativas tenéis de vosotros mismos, Chromosome Residence, o incluso de la moda española (o global)?
Nos gusta el futuro y trabajamos orientados al futuro. Nuestro objetivo es seguir siendo fieles a nosotros mismos, ser presente de la moda española y global.

Texto
Arnau Salvadó
Retrato
Miriam Barral
Fotos
Matías Uris

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados