CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Oliver Valverde tiene esa cualidad alquímica de transformar lo que le rodea en belleza: el aroma, el espacio, el sonido. Todo forma parte de un universo olfativo vanguardista encapsulado en fragancias de autor únicas: etéreas en su clasificación y ricas en matices, no hay dos perfumes iguales. Aprovechamos la inauguración de su primera flagship store en el centro de Madrid para charlar con el perfumista autodidacta, fundador de la firma, que ha diseñado además este espacio junto con Nacho Amago, en una estancia nocturna y telúrica de los templos de la electrónica y del cosmos, con referencias también a la botánica y a los orígenes de toda materia prima.

El nuevo espacio de Oliver & Co. - Perfumes es una especie de vía láctea que convive con un paisaje infográfico ajardinado: un híbrido que traspasa la barrera de lo convencional y nos sumerge en una atmósfera perfecta para descubrir sus creaciones. Para Oliver la creación es un acto abstracto e impulsivo, algo que vemos en la pureza de unas propuestas que incluyen elementos muy dispares, que van desde el mundo botánico hasta el espacio exterior, ya que solo un verdadero espíritu creativo podría plasmar la esencia de una nebulosa en colores, textura y notas olfativas.

Su concepto de perfumería vanguardista rompe los estándares tradicionales de la industria para crear su propio camino, bajo una visión inexplorada, y desafía la típica pirámide olfativa innovando no solo en sorprendentes perfumes, sino también en el packaging y el storytelling que envuelven a cada fragancia.

Oliver, ¿cada serie que presentas –Illustrated y Nebulae– es totalmente independiente?
Exacto. Cada serie tiene su propia identidad y concepto olfativo/visual. E incluso así, en cada colección no hay dos fragancias iguales o parecidas. Cada una la concibo desde cero, siempre respetando el concepto y el trabajo artístico que identifica a cada colección. Eso es lo que hace que todas las fragancias de una misma colección compartan la identidad en su conjunto, aunque cada una tenga su propia individualidad. Es una cuestión del concepto global de la marca.
Algunas marcas hablan de ‘firma olfativa’ a la hora de usar los mismos ingredientes o acordes en cada una de sus composiciones. Y claro, cuando las hueles, percibes que es de una u otra. Por ejemplo, esto pasa con la mayoría de fragancias de Thierry Mugler y Prada. Luego también está Serge Lutens, que, en la firma, es bastante similar a mi trabajo. No son los ingredientes que usamos sino cómo lo hacemos. Esa fuerza, contundencia, rotundidad y osadía al final se perciben como algo intrínseco a Oliver & Co. Y en cada serie esa percepción es fiel a su propio concepto olfativo.
¿Cuántas fragancias forman cada colección?
Son colecciones abiertas. Illustrated Series empezó con cuatro y ahora son ocho. Voy añadiendo a medida que pasa el tiempo, así que si de repente hay alguna fragancia que me encaja por concepto, la meto donde lo pida. El año que viene saco una Nebula 3, por ejemplo. Depende un poco de lo que pida el proceso creativo; no sigue una  línea fija, voy un poco por libre. En Septiembre del año que viene sacaré una nueva colección.

“La conexión entre vista y olfato es esencial en mi trabajo. Disfruto muchísimo conectando estos dos sentidos.”
¿Ya llevas siete años en esto verdad?
Sí, empecé en 2009. En Madrid tengo puntos de venta en Le secret du Marais, y en Barcelona en Les Topettes. Además también tengo varios puntos de venta en España y en todo el mundo, y ahora la tienda propia aquí en calle La Palma 58 de Madrid.
Vemos que cada serie está representada en dos visuales diferentes, ¿cuál es la conexión con el perfume?
La gráfica de la serie Illustrated es de José Manuel Hortelano Pi, un ilustrador y pintor que tiene un estilo muy particular y un registro muy variado: acuarelas, retratos, óleo, y también ilustración digital con un rollito botánico muy guay, algunos con explosión de color y otros en blanco y negro. Son cosas que no tienen que ver mucho con la perfumería, pero lo que ha hecho aquí es plasmar un concepto. Yo le paso imágenes de los ingredientes o moléculas que hay en cada perfume, y a partir de ahí vamos trabajando juntos. Él da forma e interpreta mis fantasías olfativas y visuales.
Esta por ejemplo (nos muestra la fragancia de Ambergreen) es una fórmula que se percibe como una explosión de notas verdes, pero que a su vez tiene un núcleo muy intenso y sintético debido a las moléculas que evocan el olor del ámbar y del ámbar gris. Todas las ramas verdes se van enredando y conectando, sugiriendo que una molécula se puede alterar con notas naturales y viceversa. Y realmente el perfume es así.
Hay que ver cómo se refleja la correspondencia entre imagen y objeto; esta relación me interesa mucho. No se trata solamente de vender un perfume en sí, sino que también hay que ver cómo se representa gráficamente y cómo llega al consumidor a través de ello. Son las correspondencias sobre la sinestesia, que se pueden conocer a través de la obra Charles Baudelaire. La conexión entre vista y olfato es esencial en mi trabajo. Disfruto muchísimo conectando estos dos sentidos.

Hablas de la conceptualización gráfica del perfume pero, ¿hay más conexiones? Musical, por ejemplo.
Tengo una gran pasión por la música. Fui DJ, estudié ingeniería de sonido y compongo música electrónica de vez en cuando. En cierto modo hay una conexión porque lo que me interesa es modificar lo natural o lo sintético, darle nuevas identidades. La síntesis de sonido se produce a partir de una nota de audio electrónica que vas modificando hasta crear uno propio. Entonces sí que hay una conexión que a lo mejor no se percibe a simple vista. Pero si lo piensas bien, el hecho de alterar un sonido y crear uno nuevo está ligado también a coger la esencia de una rosa y mezclarla con una molécula para que huela, por ejemplo, a una flor metálica.
Esa parte está conectada y creo que me viene de pequeño porque me gustaba mucho eso de romper las cosas para volver a crearlas (romper un aparato y volver a construirlo), y crear algo con elementos que ya hay. Al final yo no utilizo nada que no exista, no invento nada a nivel de componentes, sino que me expreso con lo que hay y le doy un nuevo lenguaje para que las personas lo perciban como algo radicalmente distinto.
¿Y cuándo nace esta pasión por el perfume?
Yo creo que viene de siempre, aunque nunca me dio por pensar que iba a ser perfumista o que me iba a dedicar a esto. Un día empecé a hacer velas aquí en Madrid porque me interesaba como hobby y ya estaba cansado de trabajar para otras marcas y para empresas donde al final no vales para nada. Yo tenía veinticinco o veintiséis años y quería hacer algo más, sentía que tenía algo que no estaba aprovechando.
Empecé con las velas para venderlas en mercados de artesanía, y en ese proceso descubrí que tenía algo para la perfumería y los laboratorios, que ya me fascinaban de pequeño. Fue como reencontrarme con el niño inquieto y loco al que le gusta buscar, hacer locuras, inventar, coger lo que hay y desestructurarlo. Aunque ha sido un crecimiento orgánico, poco a poco: empecé con velas y luego pasé a los perfumes. No ha habido un momento en la empresa que fuera un boom radical, sino que ha sido todo muy gradual, siempre persistiendo y apostando por romper las reglas de la perfumería tradicional.

La tienda parece un laboratorio de ideas y antes comentabas que su forma y su función irán evolucionando de forma paralela. Además, el escaparate acogerá colaboraciones con otros creadores. ¿Qué es lo que más te interesa de este planteamiento?
Es un espacio poco convencional, donde el visitante no va a sentir que está en una tienda al uso. La parte de mi formación como DJ e ingeniero de sonido se percibe en la banda sonora del local, y también en que mudaré mi equipo de estudio para crear música aquí en mi tiempo libre. Y, por qué no, invitar a DJs, productores, etc. a pasar un rato juntos. También me interesa mucho el hecho de tener la posibilidad de hablar directamente de mi trabajo artístico con el cliente. Creo que no hay muchas tiendas en el mundo donde el diseñador, perfumista y fundador de la marca esté ahí, vendiendo y tratando con el cliente directamente. En cambio a mí esto me gusta mucho.
¿Cómo ha sido la acogida de la tienda en Madrid? 
El evento de inauguración fue un éxito. Estoy encantado con la acogida. Y estoy seguro que poco a poco irá dándose a conocer. Esta parte del barrio que conecta Malasaña con Conde Duque se está empezando a mover. Se nota que hay aperturas de otras tiendas y espacios que apuestan por esta zona.

Texto
Maria Fuentes
Retrato
Jesús Ugalde

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados