CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Karl Blossfeldt, un auténtico maestro en el juego de las texturas, líneas y contrastes, capturó los secretos mejor escondidos de las flores y plantas para convertirlos en objetos que no parecen de este mundo. Hasta el 5 de octubre, puedes disfrutar de Urformen der Kunst, un proyecto expositivo de Loewe Perfumes en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid que reúne cuarenta fotografías del artista alemán.

La objetividad también puede ser bella. Karl Blossfeldt (Schielo, 1865 – Berlín, 1932) nos sigue demostrando, a día de hoy, que pocos como él pudieron captar con tanta precisión la belleza oculta de la naturaleza. A lo largo de toda su vida se dedicó a capturar plantas y flores con cámaras diseñadas por él mismo, capaces de aumentar hasta treinta veces el tamaño del sujeto fotografiado. El resultado nos consigue atrapar casi un siglo más tarde.

A través de la serie de imágenes que se expone en el Museo Thyssen-Bornemisza, Blossfeldt nos muestra una nueva percepción de la naturaleza, muy austera pero a la vez muy sensible y punzante. La exposición, comisariada por Juan Naranjo, se compone de una cuidada selección de cuarenta fotografías del autor alemán que se publicaron en Unformen der Kunst en 1928, un libro gracias al cual sus potentes imágenes entraron en la escena artística internacional. Instantáneas en las que, a través del encuadre y la iluminación, las plantas aparecen retratadas como esculturas.
La excelente calidad del papel y de la impresión de sus sugerentes fotografías acentúan la belleza de la exposición, en la que las imágenes se han agrupado bajo el juego de la descontextualización. De esta forma, podremos apreciar con mayor intensidad la belleza formal de las plantas, que llegaron a despertar la atención y ser un referente de diseñadores industriales y creadores de la Bauhaus, por ejemplo. También atrajo, concretamente en el año 2016, la atención de Jonathan Anderson, director creativo de Loewe. Inspirado por su obra, lanza en primer lugar los perfumes Loewe 001, que fueron un anticipo del trabajo visualmente irresistible que pronto acompañarían a todas las fragancias de Loewe.

Sin duda, el hecho de que Loewe Perfumes haya adoptado las fotografías de Blossfeldt como símbolo de una gama de fragancias que permanecen inalterables en el tiempo se asemeja a una metáfora del trabajo del propio fotógrafo, ya que él también logró capturar la naturaleza para hacerla eterna. De la misma forma, estas fragancias son un statement en sí mismo, ya que abanderan los atributos asociados a sus esencias desde el primer momento, y de forma natural, han encontrado una conexión con una temática que siempre ha acompañado a la casa, y especialmente en 2019: el arte.

Así, Loewe Perfumes ha jugado con la dualidad que supone rendirle un homenaje al fotógrafo y escultor alemán, ya que al mismo tiempo, y bajo el concepto de arte público, se emplea la publicidad como espacio discursivo. Las fotografías de Blossfeldt se convierten así en obras de arte que transmiten la conexión de la marca con la naturaleza y la vanguardia.
La exposición Karl Blossfeldt. Unformen der Kunst se puede visitar hasta el 5 de octubre en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Paseo del Prado 8, Madrid.

Texto
Cristina Címbora

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados