CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
El sexo puede ser maravilloso, fogoso y pasional, pero también decepcionante, frío e incluso impersonal. Lo puedes practicar con tu pareja, con una persona desconocida, o con dos e incluso tres más; en la cama, en el sofá, al aire libre o en un baño público. El sexo es –y debería ser siempre– libre, consentido y disfrutado. Y ese es uno de los mensajes principales que la quinta edición del festival La Boca Erótica intentará transmitir a través de los cortometrajes, películas y actividades que tendrán lugar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid los próximos 9 y 10 de febrero.

Entre sus objetivos se encuentra ofrecer una visión transversal del erotismo, explorar la sexualidad desde un punto de vista social y artístico, romper las barreras de género, y educar también a los más jóvenes. Pero, por encima de todo, La Boca Erótica es una celebración del sexo, de aquello que nos hace sentir eternos y en plena conexión con otro ser humano; del amor, de la lujuria, del placer, de la seducción, del erotismo. Para ello, el festival ha programado, durante dos días, cortometrajes, charlas y estrenos de películas que no deberías perderte.

Son tres los largometrajes que se van a proyectar. El primero, Satan Said Dance, de la polaca Kasia Roslaniec, se estrenará el viernes 9, y cuenta la historia de Karolina, una joven de veinte años que acaba de publicar una novela equiparada a Lolita de Nabokov y cuyo éxito la catapulta a un estilo de vida dominado por la contraposición entre placer extático y sufrimiento existencial. El segundo, Pornocratie, de la periodista, exactriz porno y directora francesa Ovidie, es un documental que investiga la actualidad de la industria del cine pornográfico y qué grandes corporaciones mueven los hilos. Y el tercero, Fluidø, de la artista taiwanesa Shu Lea Cheang, se ambienta en un futuro post-SIDA donde algunas personas han evolucionado genéticamente y su eyaculación es tan embriagante que se convierte en una biodroga utilizada como mercancía sexual.

Además, habrá múltiples pases de cortometrajes durante los dos días, así como sesiones de charlas el sábado por la mañana, que tratarán temas como la construcción social de la masculinidad, las teorías queer, las relaciones no monógamas, y discutirán el actual sistema del heteropatriarcado y la forma de entender el sexo.
El festival La Boca Erótica tendrá lugar los días 9 y 10 de febrero en el Círculo de Bellas Artes, calle de Alcalá 42, Madrid.

Words
Arnau Salvadó

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados