CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
Se dice mucho que la mejor terapia es la creación, al menos así es como lo concebimos muchos de nuestra industria. Así lo entiende Laura Rivero Maarouf, la mente detrás de la firma Maarouf 103. Ya conocimos su trabajo con el debut de su anterior colección Le manoir y ahora nos trae M6X11. Esta colección es un viaje de autorreferencia y catarsis visto desde la óptica de la sensualidad, lo íntimo y el amor propio.

¿Quién dijo que la catarsis de algo doloroso debería verse como algo negro y oscuro? M6X11 es la prueba de que desde el dolor se puede crear algo que inspire solo cosas positivas. Esta colección se sustenta en la idea del amor propio, del empoderamiento personal y de la exaltación de la intimidad mientras que balancea dos conceptos bastante importantes para la joven diseñadora: el valor de uno como individuo y la importancia de la inclusividad.

Maarouf 103 ahora nos presenta una mirada nostálgica a lo que fueron las bases del sentido estético para muchos: los noventa y los dos mil. M6X11 se basa en el concepto de la construcción de prendas a manera de segunda piel, poniendo en valor nuestras curvas y volúmenes propios; en las aberturas y cortes para enaltecer esos aspectos más íntimos y, como era la norma en aquellos años, una estética bastante histriónica. Y para entender a fondo todo lo que significa M6X11, nos lo explica la mente detrás de Maarouf 103.

Hola Laura, cuéntanos un poco sobre ti misma, ¿quiénes son las mentes detrás de Maarouf 103? ¿Y dónde nace y cuál es su historia?
Maarouf103 es una extensión de mí, llevo encargándome sola de todos los procesos internos y externos, aunque este último año he tenido ayuda de dos mujeres costureras ya que mi otro trabajo es el estilismo y no me daba el tiempo para coserlo yo todo, no hay pieza que no haya pasado por mí en algún momento del proceso.
Presentas M6X11, la nueva colección de la firma. Transmite un mensaje de la sensualidad del individuo y el amor propio, así como también toca valores del empoderamiento. Sin embargo, en un mundo (y una industria) que cada vez más avanza hacia una mirada más grupal y colectiva, ¿qué tan importante es el mensaje individual en tu obra?
Este último año ha sido complicado para mí y leí un libro que me hizo ver algo en lo que quise reflejar la colección. Fue lo siguiente: “Que sientas ese amor y quieras regalarlo con fuerza, que te rodees de magia, que está ahí para ti y no solo para unos pocos, que puedas relajarte en tu propia piel, que te asegures de que es tu vida y que no la construya otro por ti” y lo usé de mantra para M6X11.
Siguiendo esta línea, uno de los pilares fundamentales de Maarouf 103 es la inclusión. ¿Cómo se consigue ese balance entre lo colectivo y lo individual para que cobren sentido ambas ideas dentro de un todo?
Esto es bastante coherente cuando miras hacia los lados, hacia tu familia, amigxs, etc. Y no solo tienes una visión túnel de lo que ves en revistas o en televisión. Entonces no hay una intención hecha aposta, igual que pensaba en cuerpos normativos también para diseñar pensaba en cuerpos no normativos sin darme cuenta vaya. Creo que es algo intrínseco en mí, no tendría una respuesta clara.
Se dice mucho que cada vez que creamos algo pensamos en alguien en concreto, que estamos hablándole a alguien ¿Ha habido una musa presente cuando diseñabas M6X11? ¿Y una musa para Maarouf 103 en general?
Si, tuve dos pérdidas este año en mi vida, y está muy enfocada en eso. Una fue mi mascota de toda la vida y otra mi primera pareja. Es un homenaje a dos círculos que cerré y que tenía que invertir mi tiempo en eso sino mi cabeza se ponía triste. Cuando tenía insomnio o lloraba lo único que me calmaba era coser y pensar en cómo lo presentaría.
Muchas colecciones y firmas utilizan los números para complementar su mensaje, como 1017 Alyx 9SM o MM6 de Margiela.... ¿qué significan los números 103 y M6X11?
El 103 es el número que tenía como alumna cuando estudiaba diseño de moda, y creo que si te dedicas a esto, eres alumna toda la vida, entonces quise reflejarlo en la marca. El M6X11 es numerología positiva para que saliesen las cosas bien después de una etapa muy mala.

M6X11 es una colección con claras influencias de estilos hyperpop y Y2K... Conocemos las inspiraciones conceptuales, pero, ¿cuáles han sido las inspiraciones visuales para esta nueva propuesta?
Estoy totalmente de acuerdo, hay mucho de Y2K e hyperpop, aunque hay mucho también de mi estilo propio. Pensé mucho en mí en esta colección, en lo que yo me pondría o compraría, por lo que creo que al final ha sido un mix de cosas que tenía en el subconsciente, de probar y probar y de libertad.
¿Cómo describirías la colección para una persona que no se mueve por el mundillo de la moda?
Es una colección muy ponible e innovadora por lo que creo que se explica sola, visualmente hablando. Pienso que cualquier persona puede valorar esto y podría animarse a ponérselo.
¿Cuáles serían tres colores que definirían M6X11? ¿Y tres materiales?
El naranja, el plateado y el azul. Y en cuanto a los materiales, el denim, el algodón y la pintura en spray.
Muchos diseñadores de moda se enfocan única y exclusivamente en la ropa que llevamos por fuera... ¿por qué has decidido también enfocarte en la ropa interior?
Esto viene del mismo punto del que hablaba antes que leí en un libro. Pensé en la importancia que hay en el interior de las personas y como se exterioriza fuera, de cómo vibras también y como todo al final esta conectado, por lo que creí que sería guay materializar esta idea.
La firma y la colección hablan de valores cálidos y agradables... bastante feel good; sin embargo, pudimos ver que la cartelería de la colección, los fondos de los lookbooks y gran parte de la comunicación usan el metal. ¿A qué se debe el uso de algo tan frío y severo?
Me gusta mucho jugar con los contrastes y sentí que tenía que haber un cambio en lo último que estaba haciendo visualmente hablando, aunque sigo pensando que Maarouf 103 está pensado para sentirte a gusto y libre en tu piel.
Una gran parte de los diseñadores (tanto de renombre como emergentes) que están marcando el ritmo de la industria actualmente pertenecen a la generación millennial y Z. ¿Piensas que esta corriente nostálgica que mira a los noventa y dos mil es una expresión autentica de un lenguaje que condicionará el futuro de la industria o una moda pasajera? ¿Cómo lo ves en tu caso?
Sin duda sí, al final como todos sabemos la moda es cíclica y intentamos imitar y reinventar los recuerdos y los referentes que teníamos cuando éramos niños. Creo también que hay muchas cosas que son tendencia y tienen el tiempo justo, que es una o dos temporadas. Y hay cosas que sí creo que perdurarán para seguir creando nuevas tendencias como el denim o los zapatos.

Hablando de diseñadores emergentes, ¿cómo ha sido el camino hasta ahora para ti a la hora de darte a conocer?
Si dijese que fácil sería una completa mentira. Hay mucha competencia porque hay muchísimas marcas y al final intervienen muchísimo los contactos. Es una realidad, por lo que creo que para mí, es bastante complicado.
Hemos tenido la suerte de haber nacido en la época perfecta para poder haber aprovechado el estallido y profesionalización de las redes sociales. ¿Qué tan importante ha sido para ti aprovechar estas herramientas? ¿Qué le aconsejarías a alguien que se está planteando dar el primer paso?
Las redes me han ayudado muchísimo, aunque aún creo que no las manejo del todo bien. Y para alguien que quiera empezar, creo que tiene que tener claro que tiene que ser constante y que lo que se consideran fracasos no pueden intervenir en el objetivo final y tus metas.
Esta industria, que por mucho que la amemos, es bastante dura y hostil. ¿Cómo calificas la importancia de la colaboración entre talentos para poder sobrevivirla?
Creo que es lo principal para poder progresar y hacer equipo entre nosotros; siento que hay mucha individualidad y mucha gente prefiere evitar la ayuda externa. Siento que no pertenezco a esto, en la colección podemos ver reflejado esto mismo; la ropa interior es de Oasis Lingerie, una chica que también ha empezado con su marca y conté con ella para esto. También con muchas modelos emergentes que pensé en ellas al ver su potencial y ver que les cuesta mucho conseguir cualquier trabajo, en todxs lxs maquilladorxs que sonjóvenes y acaban de terminar de formarse... También tuvimos un artista, Pedra Mateos, que pintó un maniquí en directo que igual pensé que es un genio y que la gente tenía que verlo.
Acabas de presentar M6X11 en el Espacio Ventas. Presentar una colección es algo que tiene un gran coste a nivel emocional y mental. ¿Cómo logras que no te consuma?
Sin duda, llevaba semanas durmiendo 3 horas diarias con suerte y con mil cosas a medio cerrar, y sigo pagando esto, porque te quedas débil, me cogí unos días en los que estuve con gente que quería de verdad y desconectando del móvil, y bueno sobre todo yendo a terapia que diría que es la clave para que no me consuma.
¿Concibes la creación como una válvula de escape, como una terapia... como una catarsis?
Esto lo sabe sobre todo la gente más cercana. Hay mucha simbología dentro de las colecciones de como yo me he estado sintiendo. Para mí es totalmente expulsar todo lo que estaba en mi cabeza durante este año.
Y, por último, pero no menos importante: ya vio la luz M6X11, ¿cuál es el siguiente paso para Maarouf 103?
Ando ya en otra colección, mi intención es presentarme a EGO. Pero aún tengo que prepararme mentalmente por si esto pasa o no. Así que ese sería mi próximo objetivo.

Texto
Rodrigo Díaz Russián
Fotos
Gonzalo de León

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados