CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
Como si de un reto personal se tratase, Kitty110 presenta en su nuevo single Te juro ke lo haría, una reafirmación en las metas que se había prometido a sí misma. Explorando nuevos sonidos que transitan por la electrónica y lo urbano, para esta artista valenciana lo más importante siempre es ser fiel a sí misma, transparente, como ella misma nos dice. Y ahora que por fin ha conseguido ser independiente económicamente gracias a la música, lanza este pequeño tesoro para cerrar una etapa pasada de su vida.

Lo primero de todo, ¿podrías presentarte a nuestros lectores?
Siempre me presento como Kitty, no me gusta que la gente sepa mi nombre real. Así que, me llamo Kitty, soy sagitario y he vuelto a Valencia, la ciudad en la que me crié, entre Burjassot y Godella. Lo que más destacaría de mi personalidad es que soy una persona muy simple, y con esto me refiero a que soy feliz con poquito y me gusta vivir tranquila. Me considero una persona humilde, y mi personalidad va siempre acompañada de mis valores, el respeto y la lealtad. En base a ello construyo las relaciones que tengo a mi alrededor, siempre hago todo de corazón y con respeto.
Vayamos por partes, acabas de lanzar tu nuevo single Te juro ke lo haría. Me gustaría que hablásemos de la producción de esta canción, la trabajaste junto a Noche, y de primeras se aleja bastante del resto de tus temas. ¿Primero vino la letra y después pensaste en el sonido? ¿O fue al revés y más bien lo tomaste como dos espacios diferentes en los que trabajar?
Noche es un gran amigo, y fue con quien empecé a hacer música. Siempre ha sido un artista muy versátil, canta y tiene un sonido muy diferente y personal. A mí siempre me había dado curiosidad probar sonidos más electrónicos, y este tema en concreto salió porque Noche le produjo un tema a G.Banlieue que nunca salió, pero que se convirtió en uno de mis temas favoritos. En ese momento le dije que me encantaba el sonido y que estaría guay sacar algo en esa línea musical. Y así me preparó un beat, escribí una letra y juntos en el estudio lo grabamos. Salió súper fluido, y eso que me costó experimentar un poco y usar más autotune.
¿Es esta canción el pase hacia un sonido diferente en tu carrera?
Soy una persona a la que no le gusta encasillarse en un género o en un sonido concreto, me gusta estar siempre creando y probando nuevos sonidos. Así que, en este caso, sí, me abro hacía el género electrónico y seguiré trabajando en ello.

Analicemos un poco la letra. Creo que esta canción es una materialización de promesas y objetivos que te marcaste hace unos años; más que dedicarte a la música, hablas del ser independiente y estable económicamente. Cuando no se dispone de esa estabilidad al venir de un background más precario, se tienen menos oportunidades de tener ese big break en la música. ¿Es esta la forma que has tenido de publicar una pequeña venganza contra el mundo y de reafirmarte a ti misma? ¿En qué sentido?
Más que una venganza, es un te lo dije a mí misma. Mi vida siempre ha estado acompañada de problemas económicos y familiares que me han hecho desviarme de mi camino y dudar de si podría llegar a conseguir ciertas cosas. Cuando grabé este tema sabía que estaba saliendo de ese agujero y que iba a conseguir lo que quería, de ahí el título de la canción. Algo tan simple como viajar a París, que veía tan lejano, era una ilusión tan grande para mí por todas las influencias y referencias que he absorbido de la música francesa desde que era pequeña, que cada vez que veía a cualquier cantante grabar allí siempre me decía: yo también quiero. Hay una parte en la canción que le dedico a mi madre porque perdimos nuestra casa, le digo que no se preocupe, que da igual dónde estemos porque yo siempre seré su hogar.
La ciudad de París, como dices, es un componente súper importante en esta canción pero, ¿qué fue exactamente lo que siempre te llamó la atención de la ciudad? ¿Qué hay en ella que siempre te despertó tanto?
Siempre me he criado escuchando música de Francia. Cuando cursaba la ESO una amiga se fue a vivir a París y yo quería visitarla e ir a la ciudad, pero en mi casa habían otros problemas más importantes que el que yo no pudiera viajar. También que mi yaya es de Francia, murió cuando era muy pequeña y viajar allí me hace sentir cercana a ella, y, además, mi madre nació allí.
Toda esta forma de hablar del dinero y del poder, ya algo súper exprimido en el panorama urbano, es una forma de reivindicación en sí misma. Sin embargo, tú siempre tocas el tema desde una perspectiva diferente, más nostálgica quizá. En tu canción Llorando un río, por ejemplo, no hablas del dinero para chulearte ni compararte cosas caras, sino como método para volver a ver a los tuyos. ¿Cómo nace esta canción? ¿Qué más puedes contarnos de ella?
En esta canción digo literalmente: “Hablo del dinero desde la carencia no para fardar”, es decir, hablo del dinero como el problema real que es porque, al final, es algo que afecta a todo el mundo. El otro día hablé de esto con un amigo, de cómo el crecer con estas carencias te hace obsesionarte con el dinero, pero cómo también te hace vivirlo de otro manera. Cuando escribí esta canción vivía en Barcelona y estaba separada de toda mi gente, mi cabeza solo pensaba en hacer todo el dinero posible para volver a Valencia y poder quedarme. Habla también de la nostalgia de mi infancia, de mis amigos, de todo lo que habíamos soñado con ser en un futuro y demás. Es una letra bastante triste para mí, pero gracias ello doy voz a problemas reales de las personas y también me sirven para cerrar etapas de mi vida.

¿Y algún otro sueño que siempre te hubiera gustado transformar en realidad?
Mi mayor sueño es que a mi familia y a la gente que de verdad considero mis amigos no les falte de nada, y poder ayudarles en todo lo que pueda si lo necesitan.
Hablando de cambios, hace cosa de 2 años todavía conservabas tu nombre artístico La Kitty, ahora firmas como Kitty110. ¿Qué te llevó a cambiarte el nombre artístico? ¿Qué hay de nuevo en Kitty110 que no tuviera La Kitty?
Antes de hacer música ya me llamaba Kitty, mis amigos se referían a mí como La Kitty. Así que cuando decidí hacer música me puse ese nombre porque era como me conocía todo el mundo. Con el tiempo me dejó de gustar, pero quería conservar mi nombre, así que añadí 110 , que son los números de mi código postal (risas).
¿En tus objetivos siempre estuvo el de dedicarte a la música? ¿Fue algo que sabías desde que eras pequeña o te diste cuenta de más mayor? Si es así, ¿compartirías alguna anécdota con nosotros? Muchos actuaban delante de sus padres y/o abuelos, o se escondían para actuar consigo mismos delante de espejos…
Bueno, toda mi vida me he interesado por cualquier ámbito artístico, de pequeña empecé en la danza y me gustaba mucho pintar, pero nunca pensé en hacer música. Un día estaba en el estudio con Noche esperando a mi otra amiga Kenya, que ya hacía música, entonces aproveché para probar un tema y, bueno, me gustó y empecé a hacer más maquetas con ellos. Y así empezó la cosa. Mi prima y yo de pequeñas siempre les cantábamos y les bailábamos a nuestra familia cuando nos reuníamos, y tengo una anécdota súper graciosa: antes cantaba en el coro de la iglesia y me gustaba un montón, de hecho, aún recuerdo las canciones y cuando limpio la casa o así las canto siempre (risas).


Por cierto, Kitty, ¿hasta qué punto crees que la imagen o la estética es importante en un artista? En la escena urbana es algo que se trabaja hasta la saciedad, pero, ¿cuánto crees que ayuda a proyectarse como artista?
La imagen o la estética en el ámbito musical debería dar igual, debería ser algo que no estuviera tan ligado al trabajo porque, al final, si eres bueno en la música no hace falta que te disfraces ni des el show por ahí para que se fijen más en ti. Personalmente me gusta salir en mis vídeos, fotos o conciertos con la misma ropa que utilizaría en mi día a día, me gusta representar un ambiente más cotidiano. Me gusta mostrarme a la gente tal y como soy, da igual si estoy en el escenario o en el barrio y me ves por ahí; de hecho, muchas veces bajo en pijama y hay algún clip que salgo vestida así (risas).
Entonces, ¿cuál es tu forma de proyectarte?
Siendo lo más transparente posible. Soy así, es lo que hay. Me verás igual vestida en un banco con mis amigos que en un evento de música. Me gusta transportar la esencia de donde vivo y mi esencia a donde vaya, y que si me tiene que escuchar alguien que sea por mi música, no por mi forma de vestir o por ser influencer de moda o algo así.
Vamos a acabar, ¿nuevos proyectos entre manos? ¿Algún adelanto que puedas darnos?
De momento lo que puedo decir es que estoy trabajando en nuevos sonidos y haciendo colaboraciones con distintos artistas y productores, ya veréis todos estos resultados en el nuevo EP que estoy preparando.
¿Y actuarás próximamente en algún show?
Tengo algún show más adelante en Barcelona y Valencia que aún no se han anunciado, pero de momento estoy centrada en grabar mucho para crear y sacar música más continuamente. He tenido muchos problemas durante mi trayectoria que me han hecho desviarme un poco del camino, pero ahora que ya lo he enderezado, quiero compensarlo.

Texto
Antonio Alfaro
Fotografía
Rosa María Florensa Palacios
Uñas
Jewellery Nails

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados