CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
Con una sonrisa en los labios, ya sea delante o detrás de las cámaras, la todoterreno Inés de León ha escrito, dirigido y protagonizado una gran variedad de proyectos. Muy consciente del momento en el que vive, fue una de las pioneras a nivel nacional en crear una webserie titulada Inquilinos, en la que contó con grandes actores y amigos como protagonistas. Ahora es la responsable de los fashion dramas de Vogue España, actividad que combina con otros proyectos personales. Con una comedia entre manos para el 2017 y con el guión de un largometraje recién terminado, decidimos hablar con una de las fuerzas creativas más relevantes del mundo audiovisual español.

Eres directora, guionista, y actriz. ¿Cuál de las tres vino primero? ¿Y cómo te decidiste a probar los otros roles?
Escribir y dirigir siempre ha ido mi pasión. Me encanta y me hace muy feliz. Lo de actuar es algo casual. No me considero actriz: yo no podría hacer de policía corrupto o de psicópata… Hago siempre el mismo papel, que es el único que sé hacer: el de una chica tímida, insegura y pizpireta. En realidad no es un alter ego mío, sino que es un personaje que me hace mucha gracia. En el cortometraje que hice para Vogue en el que hago de mí misma, decidí interpretarme de esa manera. Ahora, la gente que no me conoce piensa que soy así (y me hace mucha gracia).
El sentido del humor es uno de los rasgos más distintivos de tu trabajo. ¿Qué es lo mejor de contar historias a través del humor? ¿Y lo peor?
¡Me encanta el humor! Para mí es una vía de escape. Lo mejor es, sin duda, escuchar al público reírse, es una sensación maravillosa. Lo peor es cuando estás en montaje y te cansas de escuchar lo mismo mil veces hasta que ya no te parece gracioso. Lo que yo hago en ese punto es enseñarle el montaje a alguien y su risa me vuelve a cargar de energía.
El vídeo La carta, uno de tus proyectos más recientes, plantea un par de temas muy interesantes: el primero, la felicidad y cómo conseguirla (o cómo creemos todos que podamos llegar a ella). ¿Qué esperabas tú a los 15 años que te hiciera feliz a los 30? ¿Ha sido así?
Desde muy pequeña siempre me he querido dedicar al cine. Me imaginaba en rodajes trabajando y pensaba que sería muy feliz. Cuando te haces mayor te das cuenta de que la felicidad tiene que estar en ti y no en cosas externas, porque si no, la vas a estar persiguiendo siempre.
El segundo tema es la carta del ‘yo pasado’ al ‘yo futuro’. ¿Alguna vez te escribiste una carta así a ti misma? Y si ahora tuvieras que escribirle una carta a la Inés de León de 15 años, ¿qué le dirías?
Le he escrito muchas cartas a mi ‘yo’ del futuro. Me encanta. También me gusta sentarme en un sitio que vaya a permanecer intacto muchos años (un museo, una iglesia) y preguntar algo a mi ‘yo’ del futuro. Cuando tengo la respuesta, pasados los años, voy a ese mismo sitio, me siento allí y me respondo. Cuando hago la pregunta, me concentro mucho para intentar trascender a nuestra percepción del tiempo y escucharme a mí misma sentada en ese mismo banco en el futuro.

Una de tus creaciones más exitosas fue la webserie Inquilinos, que escribías, producías y en la que, además, actuabas. ¿Cómo empezó este proyecto? ¿Y cuál fue su evolución?
Cuando empecé con Inquilinos trabajaba de directora de fotografía en publicidad. Llevaba mucho tiempo queriendo escribir y dirigir un proyecto propio y se me ocurrió hacer una webserie (en ese momento casi no había ninguna). Tenía la suerte de contar con amigos actores maravillosos que me dieron su tiempo y su talento. A partir del segundo capítulo, en el que Russian Red hizo un cameo, la serie se hizo viral y empezó a verla mucha gente. Fue una experiencia maravillosa.
Ahora eres la responsable de los Fashion Drama de Vogue España, que presenta ‘dramas cotidianos’ relacionados con la moda. ¿De dónde salió la idea?
La idea es de Inés Lorenzo, la directora de la parte digital de Vogue. Pero el concepto ha ido evolucionando y lo hemos ido transformando, y ya hablamos de temas muy variados que no tienen por qué estar relacionados con la moda.
¿Has vivido en tus propias carnes algún ‘fashion drama’ destacable?
El concepto 'fashion Drama nació como una burla de pensar que puede haber un fashion drama… No he vivido ninguno porque no creo que realmente sean un drama. Me han pasado cosas como ir vestida igual que otra persona en una fiesta, pero eso derivó en una amistad con esa persona y ahora somos íntimas.
También has dirigido videoclips: Lori Meyers, Anni B Sweet, Lady Cherry, Amaral… ¿Cómo decidiste entrar en el mundo de la música? ¿Qué es lo que más te gusta de trabajar con bandas y cantantes?
Siempre me atrajo el mundo de los videoclips gracias a artistas como Spike Jonze o Gondry. Empecé a colaborar con Anni B Sweet, y otros grupos empezaron a llamarme para hacerles vídeos.
Hasta el momento, casi todos los proyectos audiovisuales que has creado son de formato corto. ¿Por qué?
Por la sencilla razón de que es más sencillo levantar un proyecto audiovisual corto. Es solo un tema presupuestario.
¿Te has planteado trabajar en algún largometraje?
¡Por supuesto! Estoy terminando el guión de un largo, y me lo he pasado genial escribiéndolo. Es muy divertido.
¿Cómo se plantea el 2017? ¿Hay proyectos interesantes a la vista? 
Tengo un proyecto cerrado que me hace mucha ilusión. Es una comedia de Bowfinger y Telefónica, sobre el que ya daré más información.

Texto
Arnau Salvadó
Retrato
Borja Álvarez Ramírez

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados