CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
“El rosa es un color muy polémico engloba muchos significados, es a la vez super chic y algo futurista, cursi y hortera, amable y poderoso, suave y ¿por qué no? Punk” De esta manera Achilles Ion Gabriel director creativo de la firma de calzado, nos explica su particular visión sobre la nueva colección primavera verano 2023 de CamperLab, una oda al rosa, a la expresión y sobre todo a la diversión. Hablamos con él sobre los detalles de esta nueva propuesta y su presentación en el marco de la semana del arte de Madrid en una pop-up que acaba hoy.

Estamos en la tienda que tiene Camper en la calle Serrano de Madrid, que ha transmutado su blanca pulcritud en este rosa chicle que lo inunda todo. Los escaparates son los grandes protagonistas de la instalación, que intervenidos por el artista germano-polaco Mateusz von Motz rebosan color y mensaje a través de stataments como este: “Fuck normal I want magic”. La presentación tuvo lugar el martes pasado y por la tienda se vieron gran cantidad de caras conocidas, la polifacética Samantha Hudson, el artista Filip Custic o la multididisciplinar Alex de la Croix por citar unas cuantas. Allí, en el centro de la instalación, pudimos ver los modelos más emblemáticos de la firma como las sneakers de malla Tossu o sus más que reconocibles mocasines de suela cuadrada, esta vez en el tono de la colección o con un estampado abstracto en verde o sus zapatillas de lona Roz. Pero sin lugar a duda, la pieza estrella de esta presentación son las botas Venga estilo western con suela de goma gruesa, esta vez en rosa y en varios modelos, en botín, en su versión alta o como zapato con talón abierto y cierre de hebilla, cubiertos de pelo. Una colección llena de color que sin duda nos ayudará a encontrar la magia en nuestro día a día. Aprovechamos la presentación para charlar un ratito con el director creativo de Camper, Achilles Ion Gabriel.

Los escaparates lucen un mensaje claro y contundente, si tuvieras que definirte a ti mismo con una frase, ¿cuál sería?
Si tuviera que describirme en una sola frase ahora mismo sería como la que está en los escaparates: “Fuck normal I want magic”. Trabajo demasiado, me tomo las cosas muy en serio. Y es como si me acabara de dar cuenta de todo lo agotado que estaba al final del año pasado. Me parecía que algo no iba bien, me planteaba, ¿por qué estoy haciendo esto?, debería disfrutar de la vida, debería disfrutar del trabajo. Así que decidí quitarle peso a las cosas, hacerlo menos serio buscar esa magia. Sé que tampoco es un juego, pero no quiero sentir esa ansiedad que he llegado a tener por cosas que deberían causarme otras emociones. Y no siempre es posible, por supuesto que todavía me pongo ansioso en muchas situaciones, pero antes, incluso quedar con los amigos ya era una situación que me estresaba mucho. Ahora no, quiero divertirme.
¿Cómo describirías tu visión en Camper?
Lo planteo como dos enfoques completamente distintos uno para Camper y otro para CamperLab. Como yo lo percibo, Camper es una casa de diseño. Mientras que, CamperLab es una marca de moda. Así que para mí solo en ese sentido, ya es un enfoque completamente diferente. CamperLab, por supuesto es mucho más experimental y podemos hacer cosas que por ejemplo para Camper no podríamos, aunque casi todo el mundo piensa que son la misma marca de todos modos.
Aún así hay un enfoque muy diferente. Para Camper probablemente no pondría en un escaparate algo como esto esto, no porque esté tratando de mantenerlo conservador, en absoluto, pero sí para todo el mundo, y esta frase puede ser molesta para algunas personas. Pero para Camperlab no hay problema, creo que ahí tenemos que ser disruptivos, pero no sólo con el mensaje sino también con los productos. Por ejemplo estas botas (señala el modelo Venga de color rosa) nunca se venderían lo suficiente para Camper, pero sí para CamperLab. Digamos que una tiene una estructura marcada y la otra está en constante cambio para facilitar la experimentación. A mí me gusta mucho poder trabajar así con estas dos visiones, disfruto mucho de poder volverme loco y hacer cosas más extravagantes pero también me gusta el proceso de diseño más clásico y comercial.
Presentas esta instalación en el marco de la semana del arte de Madrid y durante la feria de arte contemporáneo ARCO. ¿Cómo es la relación entre CamperLab y el arte contemporáneo?
Me encantan las cosas que pueden pasar desapercibidas, digamos, o que no se distinguen muy bien como arte; y me gusta unir esto a CamperLab. Cuando hago colecciones, la mayor parte de la inspiración son obras de arte. Diría que la relación de la marca con el arte se centra más en dar voz a los artistas. Para este tipo de artista, que no es tan conocido, no hay plataformas, así que me gusta dar también este espacio para ellos.
Aparte de esto, la posibilidad que ofrece CamperLab de probar y hacer las cosas de manera distinta cada temporada nos da libertad para experimentar de una forma más artística en las campañas, por ejemplo. Para la próxima temporada, tengo una idea fantástica que es básicamente una obra de arte donde los zapatos ni aparecen. Como adelanto te diré que podría estar relacionado con este escaparate. Va a ser algo completamente estúpido, muy divertido.

¿Y tu relación con el arte contemporáneo?
No me gustaría vivir en un mundo sin arte. Para mí, es algo que tiene que estar en las casas de la gente y en los lugares donde las personas pasan el tiempo, no sólo en museos o galerías. Y creo que esto no sucede mucho. No todo el mundo necesita tener a Picasso porque cuesta demasiado, pero hay muchas maneras diferentes de acercarse al arte, uno también puede hacer algunas obras por sí mismo. No tienes que llamarte pintor si haces un cuadro, pero puede ser divertido. Eso es lo que yo hago. No puedo permitirme todas las obras que quiero, así que hago algunas yo mismo.
Según tu punto de vista, ¿qué es indispensable para que se cree esta intersección entre el arte y la moda?
Te guste o no, ambos coexisten en el mismo universo, puede ser más o menos consumible, sobre todo la moda. Aunque sea una camiseta de cualquier marca aleatoria del mercado de masas, de alguna manera sigue siendo moda. Depende de cómo definamos el mundo. Forma parte de la vida de todos modos, están completamente superpuestos. Como las películas o la música. Para mí es difícil separarlos, forman parte de un todo. Incluso si vamos ahora a un museo, la ropa que aparece en las pinturas, también es moda. Se mezclan constantemente. Lo que yo echo en falta en este momento es ese misterio glamuroso que se generaba antes, porque ahora tenemos las redes sociales y todo es demasiado transparente. Hay demasiadas fotos, demasiada documentación. Han desaparecido esas historias fantásticas, casi leyendas urbanas, sobre las cosas que pasaban. No hay ningún misterio.
Podrías hablarnos un poco sobre esta instalación, ¿cómo surge esta idea?
Surge de un error, si he de ser sincero. Vi algo como esto en París que estaba en construcción y se hizo mal, pero me gustó mucho la textura que se creo sin querer. Pensé que me gustaría algo orgánico como aquello. Tenía en la cabeza esa estructura y aquella textura que me había llamado tanto la atención, así que en medio del proceso surgió la pregunta: ¿y si lo hacemos en el color principal de la colección? En rosa. Fue realmente algo tan sencillo como esto. Y luego simplemente aplicamos.

Visualmente crea una sensación muy intensa y estimulante, ¿pero hay algún mensaje que pretendías transmitir, o sencillamente era algo más visual? Bueno, a parte del mensaje del escaparate, claro.
No hay mensaje. Bueno, en cierto modo, hay uno oculto, no lo digo mucho, pero te lo puedo contar: estoy cansado de pensar en que todo es muy serio. Seamos estúpidos, ¿por qué no? Vamos a divertirnos y hagámoslo en rosa. Ese es realmente el mensaje, explorar una faceta más libre y divertida. Por ejemplo, si necesitamos tener una estantería, hagamos una estantería divertida.
El rosa, como decía la historiadora de moda Valerie Steele en su libro sobre este color, es muy poderoso, simboliza gran cantidad de extremos y siempre es controvertido. ¿Qué representa para ti este color?
El rosa para mí es un color muy polémico, engloba muchos significados, es a la vez super chic y algo futurista, cursi y hortera, amable y poderoso, suave y, ¿por qué no?, punk. Es como Paris Hilton. Cuando piensas en el marrón, por ejemplo, no te viene este tipo de cosas a la cabeza. No hay muchos colores que puedan ser los dos extremos al mismo tiempo. A la gente no le importa mucho el azul, por ejemplo. No te preguntarían, ¿por qué la colección es azul? Pero si es rosa, la gente se sorprende y pregunta, ¿por qué es rosa? Nadie preguntaría si fuera negro. No sé, supongo que parte de esto también sucede porque históricamente ha sido un color que se utilizaba para identificar un genero. Recuerdo, cuando empecé con esta colección, a gente preguntándome, oh, pero, ¿vas a tener zapatos de color rosa para hombres? Y pensaba, ¿realmente me estás preguntado esto? Así que sí, me encanta este color, puede ser punk pero mucha gente lo percibe como inocente, me encanta ese mensaje que transmite.
En los escaparates podemos ver una provocativa declaración del artista Mateusz von Motz, “Fuck normal I want magic”. ¿Porque decidiste incorporarla a esta instalación?
Fue hace una semana. Le dije a mi equipo, quiero a este artista para hacer la intervención de los escaparates, ellos me contestaron, por favor dime que estás bromeando. En primer lugar, tenemos que hacer un contrato, tenemos que aprobar el mensaje con la junta y esto nunca llegará a tiempo. Sobre todo porque la primera palabra, no sé si se puede poner en los escaparates. ¡pero ahí está! El proceso fue muy desordenado, yo estaba en Instagram, vi la obra de Mateusz y me gusto mucho, me di cuenta de que encajaría perfectamente con el concepto; pensé, maldita sea, deberíamos haber hecho algo con él. Pero, espera, tenemos una semana, tal vez podamos. Se lo comuniqué a mi equipo y se pensaban que estaba bromeando, a tan solo una semana era muy complicado hacer tanta gestión para una intervención tan efímera. Pero lo conseguimos, estaba algo asustado por si resultaba ofensivo, ya que ahora está muy presente en nuestra cultura todo este tema de la cancelación, pero creo que la gente entiende el mensaje y no ofende a nadie.
Y para terminar, me gustaría que nos hablases un poco sobre esta nueva colección para el verano.
Te diré sobre todo que en CamperLab no trabajamos tanto por temporadas; quiero decir, no volveremos a tener estas botas rosas, pero sí que tendremos la misma silueta. Pensar en cambiar tus zapatos cada temporada no tiene sentido, no es sostenible, y desde luego nos preocupamos mucho por temas de sostenibilidad. Y eso no solo tiene que ver con los materiales que usas o los procesos de fabricación sino también con que los zapatos perduren por su estética, es importante y siento que no se habla mucho de ello. Es por eso que trato de mantenerme al margen de las tendencias.

Texto
Alvaro Bochert

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados