CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
De vuelo en vuelo –aunque siempre con los pies en la tierra– y víctima de un jet lag tiránico, Bhavi nos reserva un ratito para charlar con él sobre su trayectoria artística, las metáforas de su vida y la gira que está llevándole por medio mundo gracias al lanzamiento de su último proyecto, Pochoclos, un disco de diecisiete temas que completa el sentido de sus dos trabajos anteriores, Butakas EP y Cinema, y que culmina una historia que se vertebra en torno al séptimo arte.

Lejos de parecerse a lo que se conoce como un industry plant, ese tipo de artista que aún no ha empezado a volar y ya ha firmado por un sello importante que lo respalda y lo lleva por el camino que se le antoja antes de formar su propia identidad artística, Bhavi siempre se ha considerado todo un artista. Aunque al principio le atrajese más el dibujo, en su adolescencia se decantó más por la música. Desde entonces y colaborando con artistas de la talla de Ysy A, Bizarrap o Duki, Bhavi ha ido colándose en la escena hasta llegar a lo que es hoy: ese artista creativo, honesto y original que pone en pie a millones de personas.

En junio sacaste Pochoclos, tu último álbum que tiene diecisiete canciones y que hereda un poco la esencia de Cinema, tu disco anterior. Cuéntanos, ¿cómo nace la idea de Pochoclos
Pochoclos es una continuación de Cinema. Hice los dos discos juntos; mientras terminaba el primero, ya pensaba en el segundo. Pochoclos cierra el círculo y lo completa. 
En la intro de Pochoclos mencionas una frecuencia de radio, la 97.22. ¿Tiene un por qué? 
El 97 es el año en el que nací y 22 es el día. Me faltó el mes, pero no podía meter más números en la frecuencia (risas). 
Como ya he dicho, te vimos crear algo parecido con Cinema, el álbum que sacaste en marzo de 2021 y en el que propones la recreación de una película para presentar el disco. ¿Qué importancia le das a la originalidad y a eso de salirse del guion en tus proyectos? 
Si eres artista tienes que ser original. Tiene que salir natural, es algo fundamental. Sin originalidad puedes llegar a algún lado, pero no a todos. 
Una de tus aficiones desde que eras pequeño es el dibujo. Cuando se trata de diseñar portadas de discos, personajes o ambientes para tus vídeos, ¿eres tú quien los crea? 
Las tapas de los discos las hizo Nico Di Mattia, un dibujante muy capo. Yo estoy detrás de los diseños, haciendo la curaduría, pero tengo un equipo que se encarga de todo eso. 
Primero sacaste Butakas EP en 2020, luego Cinema en 2021 y ahora, en 2022, Pochoclos. Parece que todo gira en torno al cine. ¿Por qué esa fijación con el séptimo arte? 
Butakas EP, Cinema y Pochoclos forman en su conjunto una metáfora de la vida a través de la que busco describir la industria del entretenimiento y los sueños. El disco de Cinema trata la historia de dos amigos que van al cine y se empiezan a pelear en distintos interludios sobre por qué comen en el cine o por qué hablan en el cine. Al final del disco, la película se hace realidad y trata de atacarlos, así que salen corriendo y en lo primero que piensan es en el otro y en cómo conseguir que la película no les coma. La conclusión es: cómete toda la película que quieras, persigue y cumple tus sueños, pero no dejes que la película te coma a ti, no dejes de ser tú mismo. 
Tengo entendido que con 16 años te montaste tu propio home studio y sacaste tu primer disco, The Weaking Up, en inglés. ¿Cómo fue todo aquello? ¿Cómo lo recuerdas? 
Fue mi primera época, mi primer todo. Lo recuerdo muy lindo. Siempre hay que agradecer los comienzos y estar enternecido con ellos. Sin los comienzos, uno no es nada. Me encanta recordar esa etapa de mi vida. 
Si no me equivoco, ese primer disco lo sacaste bajo tu nombre de pila, Indra. ¿En qué momento dejas de ser Indra y te conviertes en Bhavi y por qué? 
Primero me llamé Indra, después Indra Bhavalan y ahora Bhavi. Bhavalan es inventado, mi apellido real es Buchmann. A los 21 apareció Bhavi. En el estudio me llamaban Bhavi, como abreviación de Bhavalan, y decidí quedarme con eso cuando empecé a sacar temas en español. 
Al principio te gustaba escuchar y crear en inglés. ¿Por qué te pasaste al español? 
Porque se me dio la oportunidad de meterme en la escena de Argentina y ahí vi un camino más rápido para hacerme un hueco en la música. En aquel momento, supe que había más posibilidades de escalar creando en español que en inglés. 
He visto por ahí, en otras entrevistas, que fuiste quién animó a Bizarrap a empezar con las music sessions. ¿Es verdad? 
Sí, así es. 
Eres su primera sesión. Cuéntanos un poquito cómo nació todo esto. 
Conozco a Biza desde hace bastante tiempo, desde que salió Mojaa con Duki, mi primer tema como Bhavi. Un año y pico después, me dijo de hacer una freestyle session, pero yo no hago freestyle, así que optamos por hacer una canción en ese formato que hoy conocen todos, en ese estudio, y llamamos al proyecto music sessions, en vez de freestyle sessions. 
Es importante hacer buena música, pero también saber enfocarla y dirigirla a un público potencial. ¿Crees que estas dos cosas son igual de relevantes o crees que se puede triunfar sin una de ellas? 
Depende de qué signifique triunfar.
¿Qué significa para ti triunfar?
Ser yo mismo, mantener la esencia y que la gente compre eso. La autenticidad no se termina nunca, no puedo dejar de ser quien soy. Triunfar es ser tú mismo y mantenerte fiel a eso, hacer tu música y que te siga gente que sabe que lo que está escuchando eres tú. Eso es triunfar. 
Dices que la imaginación es una de las armas más importantes del ser humano. ¿Es eso lo que te hizo agarrar fuerzas para ser el artista que eres hoy? 
Sin duda. Un artista sin imaginación es como un capitán de barco sin brújula. Sin imaginación solo eres un industry plant. Yo soy un artista de verdad. Desde bien pequeño supe que quería hacer algo y, aunque lo de la música viniese ya más bien de adolescente, siempre fui alguien creativo. Soy artista desde siempre. Ser artista es un encare de la vida, es vivir con un grado de sensibilidad y de pasión por el día a día, por todo. 
Estás de gira ahora. Has pasado y vas a pasar por ciudades muy importantes. ¿Cómo va la acogida de Pochoclos por el mundo? 
Me encanta poder conectar con la gente que me escucha. Amo los shows y verles las caras a todos los que me apoyan, es una bendición. Me encanta viajar, comer en distintos lugares e ir a distintos mercados. Estoy muy contento con esta gira. 
Por último, ¿tienes por ahí algo nuevo que puedas adelantarnos? 
Tengo mucha música y va a ir saliendo, pero aún no hay fecha. Tengo que volver a Argentina para ir arreglando fechas.

Texto
Claudia Campos

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados