CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
“I make music you can dance to”. Así es como se introduce el productor y vocalista valenciano Dani Belenguer, mejor conocido por su nombre artístico, Bearoid. El artista ha lanzado este 17 de julio su nuevo LP, Papagayo, un recorrido hacia su intimidad con doce temas que te harán bailar, cantar y, más importante aún, sentir. Todo un arcoíris sonoro con composiciones que mezclan desde música electrónica hasta pop y que pasan ‘del brillo más blanco a la oscuridad más absoluta’.


Defines a Bearoid como “un proyecto de dormitorio y de viajes en tren donde la realidad se basa o bien en luces tenues, cuatro paredes y una cama o bien en paisajes a 200 km/h junto a desconocidos cercanos.” ¿Dirías que la intimidad es un factor clave para la creación de tu música? ¿Cómo consigues transmitirla en tus canciones?
Supongo que el hecho de producir mis temas solo la mayor parte del tiempo hace que haya mucha introspección e intimidad. Llevo toda mi vida solo conmigo, y eso se nota en las canciones. Hablo desde el fondo de mi estómago sin pensarme dos veces cómo va a afectarme esto.
Asimismo, comentas que tu nombre artístico es una mezcla entre guerrero y animal totémico; entre oso y humano; entre salvaje y consciente. De todas estas dualidades, me llama mucho la atención sobre todo la parte del oso. ¿Por qué un oso? ¿Se trata de tu spirit animal?
Hay un libro que se llama Luces del norte que solía devorar una y otra vez cuando era pequeño. Es un libro de realidad fantástica en el que un oso es liberado por la protagonista y él dedica su vida a protegerla. Siempre me han dicho que cuando entro en los sitios tengo un aura de intentar que todo el mundo esté bien. Me gusta que este sea mi rol en el mundo, hacer que la gente esté bien.
Cuando compones no sigues ningún estilo en concreto, sino que te dejas llevar por tu estado emocional y anímico. El resultado es una música bailable pero también íntima. ¿En tu día a día también te dejas llevar por tus emociones, o eres más precavido? ¿Cómo de distintos son Dani Belenguer y Bearoid?
Como me dedico a hacer música profesionalmente, creo que me suelo dejar llevar por mis emociones (suerte, la verdad, no entendería otra forma de vivir). Si me preguntas sobre mi vida más allá de la música, la poca que tengo, sí, soy una persona hiper emocional, cíclica, enamoradiza.
Bearoid y Dani Belenguer no son muy distintos. Supongo que la diferencia sería que Bearoid intenta proyectar una imagen, unos colores, una propuesta estética, y Dani es el corazón de todo eso. Uno es una persona, otro un proyecto.
Acabas de estrenar tu nuevo LP, Papagayo. Creaste el álbum en una de las épocas más duras de tu vida, en medio de una crisis de autoestima, una ruptura amorosa y momentos de depresión y ansiedad. Aun así, comentas que en esa etapa aprendiste a quererte y a deshacerte de la idea del amor romántico. ¿Dirías que el proceso de creación del álbum te sirvió como terapia emocional?
Si hay algo en lo que han coincidido todos mis terapeutas es que escriba. Muchas veces, cuando escribes no sientes que haya un cambio. Lo que no suelen decir mucho es que te leas; cuando te lees días anteriores puedes verte desde fuera, y es increíblemente interesante. Las canciones imagino que no le parecerán tan duras al resto de gente. Para mí son dentadas profundas, cosas que me avergüenza decir, exponen mis flancos más débiles…
¿Qué consejo le darías a tu yo del pasado?
A mi yo del pasado no le puedo pedir nada, creo que hizo todo lo que tenía que hacer. Tal vez vivir con menos miedo o haberse tratado antes la ansiedad.

Las canciones de Papagayo mezclan lo opuesto. El blanco y el negro, el brillo y la oscuridad. En ellas tratas temas como la pérdida, la muerte y el suicidio, pero también hablas de Tinder, el sexo o la superficialidad. Lo defines como “vivir en la ultravida”. ¿A qué te refieres exactamente? ¿Qué significa para ti la ultravida?
“Y debajo de esta herida, ultravida”. Ultravida es el nombre de mi primer disco, y habla sobre mi manera de tomarme las cosas. Cuando decía que soy hiper emocional e hiper sensible me refería a esto. Siento mucho, siento fuerte, y un día me iluminé y decidí que no iba a pararlo o sufrirlo, iba a aprovechar con todo lujo de detalle esa sensación, fuese de inmensa alegría o de inmensa tristeza. Hay belleza en todas las emociones y hay sanación en la belleza.
Papagayo es un álbum multicolor que combina estilos desde pop de los 80, lo-fi, R&B o slow disco a emo beats, dancehall o reggaetón. ¿Consideras que esta mezcla ecléctica de estilos refleja tu personalidad y tu manera de ser? ¿Cuál es la imagen que quieres proyectar como artista?
Todos esos estilos me representan perfectamente, los englobo dentro de mi pop. Creo que al final, el elemento de unión es la mano que lo produce y la voz que lo canta. Si bien es un disco que podrían ser tres EPs para mantener un orden estilístico, para mí tiene mucho sentido que vayan todas juntas. La imagen de Bearoid para mí es colores y cargas de profundidad. No es una estrella de pop, es una obra de arte.
Hablemos del título del LP. El concepto nace de un sueño que tuviste en el que un papagayo entraba en una habitación y sobrevolaba una cama, llenando las sábanas de aire y de plumas de color. El pájaro perdía plumas y recuerdos, moría y renacía. La idea que se esconde detrás es muy triste y contrasta con la imagen visual del animal, lleno de vida y color. ¿De qué modo se relacionan los elementos opuestos en tus canciones?
A mí me da la sensación de que escribir una canción es más describir una imagen que contar un cuento. Y las imágenes más potentes mezclan opuestos porque evidencian la realidad de cada uno. El sexo, la muerte, el enamoramiento, la superficialidad, las cosas sencillas, el caos mundial… no existe ying sin yang ni Dios sin Diablo. Aunque me ha costado mi tiempo llegar a esa conclusión –o al menos aplicarlo a mis canciones–.
Cuando hablas de La vida es injusta, uno de los temas de tu disco, comentas que hubo una época en la que estabas realmente enamorado de Bad Gyal y soñabas constantemente con ella. Así como curiosidad, ¿aún sigues enamorado de ella?
A lo mejor no al nivel del año pasado, que soñaba con ella semana sí semana también, y era un poco crush adolescente sin ningún tipo de sentido. Ahora sigo pilladísimo por ella, pero no me forraría una carpeta con su cara. Creo que es de lxs artistxs con más talento de España y que tiene una capacidad innata para hacer unas melodías increíbles. Me da una envidia de la mala, y su actitud punk respecto a lo que es una estrella de pop clásica es lo que más me hace ver como es de verdad. Ella sigue iwal.
Por lo que veo, los sueños son una de tus fuentes principales de inspiración. ¿Cuál dirías que ha sido tu sueño más extraño? ¿Te ha servido de inspiración para alguna de tus canciones? ¿Eres de los que buscan los significados de los sueños raros en Google?
Muchas canciones están basadas en sueños o imágenes mentales en duermevela (tengo bastante insomnio). Sueño cosas rarísimas con todo el mundo y siempre me gusta contárselo a la persona en cuanto me despierto para no olvidarme. La vida es injusta fue un sueño, lo que pasa es que en ese momento se lo conté a mi pareja. A Alba (Bad Gyal) yo creo que no le interesaba demasiado saber eso.

Comentas que con tu música tratas de experimentar y de buscar la independencia, pero en el álbum colaboras con varios artistas como Adriana Proenza, One Path, Sr. Chen, Mueveloreina y Turian Boy. Así pues, ¿cómo logras mantener el equilibrio entre buscar tu independencia y mantener la independencia de los demás artistas con los que colaboras?
Así es como empezó Bearoid, como un proyecto que buscaba la independencia, pero porque tuve un par de grupos que me quemaron una barbaridad y decidí montármelo por mi cuenta. A día de hoy estoy soltándome de esa independencia y busco trabajar con gente. Casi todo el disco está coproducido con Turian Boy, y es de las mejores decisiones que he tomado. Colaborar con gente es hiper nutritivo, y más si os compenetráis y hacéis cosas bonitas.
Las doce canciones de tu LP están compuestas en español. ¿Consideras que el hecho de escribir en castellano te permite expresarte mejor?
Ahora no concibo otra manera de expresarme. Escribir en inglés es muy gustoso porque a nivel melódico puedes hacer lo que quieras. El castellano te restringe en ese sentido, pero a nivel de letra tiene muchísima más fuerza. Me siento super cómodo porque puedo detallar muy bien todo lo que está sucediendo en mi cabeza.
Cuando creas música, ¿lo haces pensando en todo el mundo o solo en el público hispanohablante?
No sé para quién hago mi música, me cuesta pensarlo. Idealmente quiero que lo escuche todo el mundo y que pueda disfrutarlo aunque no pille nada de la letra.
Has actuado en festivales destacados como Primavera Sound o Vida, entre otros. ¿Qué otros festivales y conciertos tienes planeados para este año a pesar de la pandemia? ¿De qué manera ha afectado el Covid-19 a tus planes de futuro?
Por ahora poca cosa, pequeños conciertos aquí y allá, pero no tengo prisa. El Covid-19 me ha enseñado mucho sobre mí y sobre la vida que quiero vivir; no sé, tal vez cuando todo vuelva a la normalidad 100% yo vuelva a ser la misma persona que era antes. Ahora me apetece mucho ir haciendo temas pequeñitos, subirlos a Insta y que la gente me diga lo que piensa, sin calentarme mucho la cabeza y disfrutando del viaje y de la gente que me quiere.

Texto
Amani Chugri

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados