CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK

El auge de la gastronomía es un hecho y la comunicación a través del gusto está a la orden del día. En el estudio creativo de Pepi de Boissieu, Baba au Rhum, la comida es una experiencia que va más allá del sabor, es el eje central para comunicar un concepto. Un proyecto único en el que a partir del arte y el diseño, Pepi crea eventos a medida donde la cocina es protagonista. Hablamos con ella de sus comienzos, su inspiración y su trabajo.

¿Cómo describirías Baba au Rhum?

Me cuesta muchísimo describir Baba au Rhum pero básicamente es un estudio de comida donde desarrollamos proyectos hechos a medida para cada cliente. Cada proyecto es diferente, no se repite. Intentamos trabajar siempre buscando un concepto y lo que más nos importa es que haya una coherencia entre lo que se sirve y cómo se presenta. El discurso estético es vital.

¿Cómo y cuándo empieza tu relación con la cocina?

Desde niña. En mi casa siempre se ha comido de todo, mis padres son amantes de la comida y mi madre cocina como los dioses. Pero no fue hasta los 19 años, cuando me fui a vivir a Brasil, que comencé a poner las manos en la cocina. Por aquel entonces tenía un Bed & Breakfast en la playa y fue allí donde empecé a cocinar mucho.

¿Cómo surgió la idea de crear Baba au Rhum?

Baba surge de una manera muy orgánica. Estaba trabajando para Antoni Miralda y Montse Guillén, llevando el espacio de Food Cultura, cuando me empezaron a pedir que desarrollara proyectos propios para eventos.

¿Qué es lo que pretendes transmitir con tu trabajo?

Para nosotros es fundamental que la alimentación sea una herramienta más de comunicación. Creemos que justamente a través de la comida la gente se relaciona y nos gusta generar eso en nuestros proyectos.

La estética es primordial en Baba au Rhum pero, ¿qué importancia tiene el producto?

El producto es clave. Creemos mucho en el producto local y de temporada, pero sobre todo apoyamos el producto responsable. ¡Me parece impensable servir en algún proyecto un huevo que viene de una gallina enjaulada e infeliz!

¿Cómo es el proceso creativo desde que un cliente os contacta hasta que lleváis a cabo el proyecto?

Tiene muchas fases. Primero es entender qué quiere comunicar el cliente. Por ejemplo, si se presenta una colección de moda queremos antes de nada saber en qué se inspiró, cual es su proceso creativo, etc. Después comenzamos a pensar en un concepto que sea viable y buscamos referencias visuales, probamos recetas, combinaciones posibles... A partir de ahí empezamos a definir cómo lo vamos a servir, cómo lo montamos, descifrar el discurso estético que va a tener.

¿En qué te inspiras para afrontar el reto de un nuevo proyecto?

En todo. Mucha lectura de comida, cine, fotografía, cuentos, fábulas, tradiciones, moda. Todo puede ser un referente y un disparador de ideas.

¿Qué haces cuando no estás trabajando?

Intento viajar mucho, ver cosas que no conozco, leer y cocinar.

Si te pregunto cuál es tu profesión, ¿dirías cocinera, artista, comunicadora...?

Te diría que no tengo profesión, que soy polivalente.

¿Dónde estará Baba au Rhum en un año? ¿La expansión está en tus planes?

¡Claro que sí! (risas). Este año Baba au Rhum ha comenzado a hacer proyectos fuera de Barcelona, como en Nueva York y en París. Esta es un poco la idea, poder trabajar en otras ciudades.

Un restaurante favorito.

Sagás.

Un bar de copas.

El Caribbean.

Un plato que te traslade a tu infancia.

Blanquette de veau.

Un sabor.

Ciruelas.

Dulce o salado.

Salado.

Un brunch o un desayuno español.

Brunch.

Comida o cena.

Cena.

Carne o pescado.

Pescado.

¿Qué nunca falta en tu nevera?

Huevos.

Tu plato favorito.

Un buen arroz.

Un cocinero en el que te inspires.

Alice Waters de Chez Panisse.

Para quién te gustaría cocinar.

Para toda mi familia junta en mi casa de Barcelona, que vivimos cada uno en una punta diferente del planeta.

La mejor comida para la resaca es...

Agua de coco e indudablemente una buena hamburguesa (risas).

Una canción para escuchar mientras se cocina.

Cualquier disco de Marisa Monte.

TEXTO
ANA MAILLO
RETRATO
NACHO ALEGRE

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados