CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
Animegvrl, artista digital y maquilladora de 27 años, descubrió todo el potencial que le ofrecía un buen programa de edición para crear sus trabajos de maquillaje. Tal y como explica: “Quería conseguir un nivel de detalle que sería prácticamente imposible de obtener en el mundo real. Así empecé a experimentar con técnicas digitales y modelado 3D”. Se puso manos a la obra y logró unir lo tradicional con lo digital. Ahora, mientras vive a caballo entre Londres y París, es capaz de maquillar a personas que se encuentran en la otra punta del mundo.

Todo avanza y evoluciona. Cada vez hay ordenadores más potentes, consolas y videojuegos que te trasladan a otra dimensión gracias a las gafas de realidad virtual… El maquillaje no podía quedarse atrás, y es que es posible maquillarse sin la necesidad de una brocha o una barra de labios real.
Para empezar, me gustaría que nos explicases un poquito sobre ti, ¿quién es Animegvrl?
Soy una maquilladora y artista digital de 27 años. Soy española, y actualmente vivo entre París y Londres. Mi trabajo se centra en la búsqueda de lo inesperado. Con el uso de líneas, formas y texturas no convencionales exploro el mundo del maquillaje tradicional y digital.
Mi objetivo es desafiar la idea de belleza tradicional, creando composiciones atractivas y a la vez ‘incómodas’ y así cruzar la línea entre el mundo físico y el digital.
El futurismo, el ciberpunk, el anime y la cultura del tatuaje son algunas de mis mayores inspiraciones.
Aunque la mayoría de tus últimos diseños son en gran parte digitales (algo de lo que hablaremos después), empezaste maquillándote de la manera que todo el mundo conoce, es decir, con brochas, esponjas… ¿De dónde nace ese interés por el maquillaje?
Siempre he estado interesada en el mundo del maquillaje. Estudié Bellas Artes hace ya un tiempo, y a medida que pasaban los años todos mis proyectos empezaron a estar relacionados con el maquillaje de una forma u otra. En la academia aprendí temas como la colorimetría, fabricar determinados pigmentos desde cero, composición, escultura 3D, performance, instalación… y poco a poco me di cuenta de que podía aplicar los mismos criterios a la hora de crear composiciones en mi propio rostro. Algunos de mis primeros trabajos están basados en obras famosas como los Nenúfares de Claude Monet, o el Jarrón con Flores en una Ventana de Ambrosius Bosschaert. Pero mis últimas creaciones son puramente digitales. Quiero llevar el mundo del maquillaje a otro nivel, por eso estoy tan inclinada a mezclar técnicas de maquillaje tradicional con inteligencia artificial y modelado 3D.

A lo largo de tu perfil de Instagram hay muchos maquillajes donde los elfos o criaturas sobrenaturales son una clara referencia. ¿En qué basas tu inspiración?
Encuentro inspiración en todas partes. Desde películas como Alien, Videodrome, eXistenZ, Blade Runner, Solaris, Akira, Perfect Blue y Paprika. También música, videojuegos, hasta cosas más específicas como insectos y microorganismos, texturas, fluidos, sonidos, el cuerpo humano... También muchos otros artistas inspiran mi trabajo, como pintores clásicos, artistas de performance o contemporáneos, tatuadores, etc. Las personas cercanas a mí tienen un gran impacto en mi trabajo y en mi percepción de la realidad. Me gusta hacer fotos a todo lo que me llama la atención. Aunque sea la cosa más insignificante, siempre vuelvo a ella y a veces esos momentos arbitrarios son la mejor fuente de inspiración.
¿Siempre te has maquillado a ti misma?
Empecé maquillándome a mí misma y así aprendí la mayoría de técnicas que ahora utilizo en mis proyectos.
Más adelante asistí a escuelas de maquillaje en Barcelona, Londres y París. Mi última formación fue con Make Up For Ever y me encantó. La recomendaría a cualquiera que esté interesado en este mundo.
Actualmente me dedico a ello de manera profesional, tanto freelance como en redes sociales, aunque la mayoría de mi trabajo está altamente ligado a Animegvrl.
Tal y como indica tu nombre artístico, eres fan del anime. ¿Crees que su influencia te ha llevado a lo que creas hoy en día?
Totalmente. Llevo viendo anime y leyendo manga desde que era adolescente. La mayor parte de mi trabajo está altamente influenciado por este mundo. Algunos de mis anime favoritos son Akira, Shingeki no Kyojin, Fullmetal Alchemist: Brotherhood, Perfect Blue, Akame ga Kill!, Ghost In The Shell, Cowboy Bebop, Berserk, Steins;Gate, Paprika y Parasyte: The Maxim, aunque el que más impacto ha causado en mi vida y en mi trabajo es Neon Genesis Evangelion. Siempre encuentro alguna referencia a este anime en mis maquillajes, aunque no lo haya planeado inicialmente.

Si te propusieran ser maquilladora en un live-action de cualquier anime, ¿cuál escogerías?
Sin duda elegiría Neon Genesis Evangelion. Creo que es el mejor anime de todos los tiempos, y me encantaría poder formar parte de él. Igual que la película The End of Evangelion. Algunas escenas las revivo en mi mente una y otra vez.
Basándonos en tu trabajo más actual, mezclas la pintura física con la digital. ¿Cómo? Es decir, ¿en qué momento decides experimentar y llevar un paso más allá tus creaciones?
Llegó un momento en el que tuve la necesidad de llevar mi trabajo en otra dirección y hacer algo que no se hubiese visto nunca antes. Quería utilizar texturas, materiales y composiciones que no pudiera alcanzar mediante técnicas tradicionales. Quería conseguir un nivel de detalle que sería prácticamente imposible de obtener en el mundo real. Así empecé a experimentar con técnicas digitales y modelado 3D, pero lo que más me mueve es mezclar ambos mundos, el físico y el virtual.
¿Cómo es el proceso de digitalización del maquillaje? ¿Qué programas utilizas?
Utilizo varios. El primero que utilicé cuando empezaba a experimentar con maquillaje digital fue Procreate, aunque también uso Photoshop, y softwares de modelado 3D como Blender o Cinema 4D. También utilizo Spark AR para convertir mis maquillajes digitales en filtros que millones de personas pueden usar.
En cuanto al proceso, varía dependiendo del maquillaje y del software que utilizo, pero normalmente uso la misma imagen como base y añado los elementos digitales encima. Después es simplemente jugar con la composición y las luces y sombras para un acabado realista.

Hace unos años el maquillaje digital era algo imposible de imaginar. ¿Hasta dónde crees que puede llegar? Yo me imagino algo así como calcomanías de full makeup que podrán imprimirse y ponerse en cuestión de minutos.
¡Es una buena idea! Yo imagino un futuro en el que ni siquiera necesitaríamos llevar maquillaje tradicional. Por ejemplo, asumiendo que globalmente utilizaríamos medios de realidad aumentada, mediante el uso de AR Glasses y reconocimiento facial, podríamos diseñar y llevar maquillajes súper fuera de lo común. Looks que no podrías conseguir con técnicas tradicionales, algo así como filtros, pero en el mundo real.
Hace poco anunciaste en tu perfil de Instagram que abrías comisiones para maquillar virtualmente o crear un filtro personalizado. ¿Cómo surge la idea? ¿Ya te lo habían propuesto antes?
Llevo un tiempo creando maquillajes digitales y filtros a comisión. La verdad es que me encanta, porque es como si maquillase a alguien, aunque estemos a millones de kilómetros de distancia. Normalmente diseño looks para artistas, para grandes empresas, campañas de belleza o revistas.
Hace un tiempo empecé a diseñar lo que llamo Armaduras Faciales creadas digitalmente. Una de ellas tenía una composición que pensé que quedaría muy bien en diferentes rostros, y así nació mi primer filtro. La idea surgió cuando lo publicaron en Dazed Beauty, pensé que algún día podría hacer de ello un full- time job, y así fue. Aprendí a manejar los diferentes softwares para este tipo de encargos, como Spark AR para Instagram y Facebook, y Effect House para TikTok, y ahora es uno de mis medios favoritos con los que trabajar.
En febrero lanzaste una línea de merchandise limitado, háblanos sobre él. ¿Habrá alguno más en el futuro?
¡Sí! Saqué una línea de merch de edición limitada con Everpress, una empresa con base en Londres.
Yo me encargué del diseño y ellos de la logística. Fue una pasada, ver mi propio trabajo en prendas de ropa que cientos de personas llevan por la calle.
La idea era crear una composición que pudiese funcionar como prenda de ropa, pero también como maquillaje digital. Estuvo disponible sólo una semana y diseñé camisetas y sudaderas.
¡Estoy trabajando en la segunda colección! No quiero hacer spoilers, pero tendrá un poquito de relación con la primera cole, ya que es el Episodio: II.

¿Qué planes tienes de ahora en adelante? ¿Seguirás subiendo contenido a redes sociales?
Claro, estoy haciendo mucho trabajo fuera de redes y por ello no soy tan constante como me gustaría, pero es lo que más disfruto haciendo así que pienso crear contenido regularmente.
Estoy experimentando con nuevos softwares, inteligencia artificial y demás. También estoy trabajando en un par de colaboraciones con marcas increíbles, aunque me gustaría ir un poco más lejos del mundo del maquillaje, experimentar con moda y diseño… ¡Ya lo veréis!
¿Hay alguna colaboración nueva a la vista? ¿Colecciones de maquillaje?
Me gustaría crear mi propia colección de maquillaje. Algo un poco más futurista, que integre el maquillaje tradicional con nuevas tecnologías. Llevo varios meses pensando en cómo hacer de este proyecto una realidad. Actualmente estoy moviéndome entre Paris y Londres, haciendo contactos para llevar a cabo esta idea.

Texto
Maria Hernández

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados