CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
Se llama Ambizius, pero sus objetivos están aún más lejos de lo que imaginas. Consciente del materialismo y superficialidad que rodea e impregna la industria musical, su primer EP es una invitación al escape. Así lo anuncia ya su nombre, Despierta, cinco cantos de amor a la vida que, sin embargo, nacen desde un lugar de oscuridad. La artista se sirve del R&B para que su verdad fluya, serena pero sonora, hasta nuestros oídos. Hablamos con ella sobre su evolución, sobre cómo abandonó radicalmente su sonido anterior, y el proceso de reconciliación que ha vivido hacia su persona, su arte, y su mensaje.

Llevas mucho tiempo labrando tu carrera artística, pero no ha sido hasta recientemente que has encontrado tu verdad. Sobre esta idea de buscar algo relevante y único que transmitir es sobre la que orbita Despierta. ¿La música sin mensaje carece de sentido?
La música sin mensaje no carece de sentido; puede tenerlo incluso cuando no entiendes la letra por estar escrita en otro idioma. Con esto me refiero que no siempre tiene que haber una letra profunda que nos enseñe algo para que tenga sentido, a veces, escuchar música que no aporte nada especialmente importante en sus letras pueden transmitir por ejemplo un sentimiento de desconexión, y eso ya le daría sentido. Lo que sí pienso es que yo no le veía sentido a mi música sin tener un mensaje, porque sin tener algo que representar, sin sacar lo que me mueve por dentro, yo sí me sentía completamente vacía. Pero eso depende totalmente de cuál creas y sientas que es tu misión en la vida.
Tu nombre artístico nos habla de ambición, y, sin embargo, Despierta reflexiona acerca de los vicios banales que suelen confundirse con el éxito. Ejemplo de ello es Fortuna. ¿Qué es para ti la ambición?
La ambición no tiene que estar relacionada únicamente con beneficios materiales. La ambición es querer superarse a uno mismo en cualquier aspecto de tu vida. Puedes querer mejorar tu autoestima, querer correr más distancia en menos tiempo o construir la mejor casa que jamás haya existido, y cada ejemplo seguiría encajando con la definición de la palabra ambición. Para mí es el motor que nos impulsa a mejorar. Es sana, necesaria y la que mantiene el mundo en constante evolución. Si las personas no fueran ambiciosas no existirían los aviones.
Cierto es que muchos la confunden con avaricia pero nada tiene que ver la una con la otra. La avaricia es querer ser el mejor sin importar cómo lo consigas, la ambición es querer salir de tu zona de confort para desafiar tus límites y demostrarte a ti mismo que eres capaz de lograr lo que te propongas.

El cambio en tu música ha sido radical: estética, letras, mensaje… También el género, que ha evolucionado desde un sonido más trap y urbano hasta el actual, más adherido al R&B ¿Sientes que tu mensaje llega mejor con un tempo más calmado? ¿Por qué el cambio de estilo?
Definitivamente es un sí. Mi mensaje llega más fácilmente con un tempo más calmado. Al ser un poco más lento tengo más espacio para jugar con mi voz y mis tonos. También las melodías son más jugosas, y transmiten mucho más a nivel sensorial, eso ayuda muchísimo para llegar a un lugar más profundo de las personas.
El cambio de estilo se debe principalmente a mi propio crecimiento personal. Siento que a medida que voy madurando me voy dejando de sentir identificada con ciertos estilos y géneros musicales. Simplemente ya no vibraba con mi anterior estilo y me puse a buscar algo más acorde a mi estado de evolución.
¿Qué has aprendido de esa etapa musical previa, y qué te llevas de ella a la fase en la que te encuentras actualmente? ¿has sentido ese cambio también como persona?
Lo que me llevo es precisamente saber lo que no quiero ser. Me río mientras respondo esto porque me quedo asombrada de cómo puede cambiar una persona en cuestión de un año. Hoy me cuesta entender que alguna vez fui esa persona. No es que me avergüence sino que simplemente es algo con lo que ya no resueno para nada. Cuando escucho mi música de antes solo veo una niña cagada de miedo refugiándose detrás de un gran caparazón. Donde antes veía empoderamiento, ahora veo cobardía.
Todo ha comenzado primero por un cambio como persona. Fue en el momento que algo cambió dentro de mí que pude empezar a exteriorizarlo a través de la música. Todo lo que canto en mis canciones primero lo he experimentado en carne y hueso.
No es sólo música, también en redes sociales compartes contenido espiritual y de ayuda personal. ¿Te sientes más conectada a tu público de ese modo?
Por supuesto, todo es un pack y se retroalimenta entre sí. Gracias a compartir mis aprendizajes a través de las redes me permite mantener conversaciones e intercambiar muchas vivencias con las personas que me siguen; eso establece una lazo más especial y fuerte.
Realizaste una miniserie en la que explicas todo tu proceso de creación de Despierta. En ella recorres, casi punto por punto, los demonios a los que te has tenido que enfrentar para la creación del EP. ¿Cómo fue narrar esa experiencia? ¿Qué cambió de experimentarla a verbalizarla?
El proceso de narrar mis experiencias para crear la miniserie es un trabajo bastante pesado para mí. Me meto bastante presión con la manera en la que cuento las cosas. Mi intención es que las personas reconozcan el propio diálogo interior que mantienen con ellos mismos. Cuido mucho el hablar de manera cercana y cruda con respecto a lo que experimento sin maquillarlo en absoluto. Tal cual como nos hablamos a nosotros mismos cuando nadie nos escucha y eso a veces es difícil de conseguir.
Pero la razón por la que no dejaría de hacerlo es porque es como una terapia para mí misma, me ayuda porque al escribirlo vuelvo a repasar mentalmente las cosas que me han ocurrido y cómo he llegado hasta ahí, es como una manera de reflexionar sobre todas las circunstancias y la forma que me he enfrentado a ellas. Y ya como guinda del pastel es el feedback, creo que es la manera en la que más he aportado a otras personas y sentir eso me resulta totalmente adictivo; es ahí cuando enseguida pienso en crear más y más contenido útil para los demás.

Explicas también que escuchar tus propias canciones te sirve para sanarte y recuperar fuerzas en momentos oscuros. ¿Cuál es la que más has escuchado o con la que más conectas?
La canción con la que más conecto es Valdrá la pena, no pertenece al EP de Despierta pero sí es una canción que dio pie a mi cambio musical. Esa canción me gusta tanto porque cuando estoy pasando por dificultades siempre siento que hay una voz en mi interior que me dice que valdrá la pena. Incluso en los días más grises, siempre me digo “puede que ahora no entiendas porque te está pasando esto, pero seguro que hay una bendición encubierta y lo descubrirás más adelante”, que es exactamente lo que comunico con esa canción.

El videoclip de Despierta muestra el tiempo, la naturaleza y la vida como si se tratasen de un regalo, de la misma forma que el EP. ¿Cuándo te sientes más vinculada al presente y a esa plenitud espiritual?
Instantáneamente cuando estoy en la naturaleza. En ese momento, sin ningún tipo de esfuerzo, siento gozo en mi interior. Amo sus colores, sus sonidos, los seres vivos que la habitan, su tacto. Me recuerda lo increíble y mágico que es el planeta y también lo especial y extraordinario que es vivir. En ocasiones con solo mirar las nubes pasar en el cielo me digo a mí misma que cualquier momento difícil vale la pena si podemos disfrutar de tales paisajes. Soy una persona muy sensible y me siento muy afortunada de poder sentir la vida de una manera tan intensa. Es un regalo precioso.

Tras un cambio tan importante, ¿qué nos depara Ambizius?
Me gustaría a partir de ahora, después de encontrar para qué quiero utilizar mi voz, acercar a las personas a su cuerpo emocional y espiritual.Es un ámbito que tenemos bastante abandonado, aunque cada vez las personas están más abiertas a ello.
Nos han educado, generalmente hablando, a estar pendientes de cuidar nuestro físico, nuestro futuro, nuestra carrera profesional etc., pasando por alto algo muy importante: nuestro ser intangible. Ese que piensa, que siente y que vibra. Que si no lo cuidamos con la misma importancia con la que cuidamos todo lo anteriormente citado, siempre estaremos persiguiendo nuevas cosas debido a ese eterno sentimiento de que nos sigue faltando algo. En ese caso no te falta nada, te faltas tú.

Texto
Alexia G. Ferrer
Retrato
Vito Machristi

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados