CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
A falta de un día para que Natalia Lacunza presente su primer álbum Tiene que ser para mí, es mucha la expectación generada y las ganas de escuchar el proyecto en el que lleva trabajando nada más y nada menos que 3 años. La artista pamplonica, portada de ACERO vol.2 y una de los embajadores de la nueva generación de talentos musicales españoles, presentó en primicia su nuevo disco ayer por la tarde en una abarrotada sala Uñas Chung Lee en Madrid. Y lo hizo de la mano de Vibra Mahou, la plataforma de música de Mahou Cinco Estrellas que genera encuentros en torno al directo. Ya os podemos confirmar que el álbum no defrauda, ni mucho menos.

Una hora después de la apertura de puertas y con una entregada audiencia dispuesta a disfrutar de las doce canciones que integran este nuevo trabajo, grabadas entre Madrid, Barcelona, Lleida y Ciudad de México, Natalia Lacunza arrancaba su concierto. Emocionada y agradecida con todos los allí presentes, Lacunza reconocía estar nerviosa. Y es que, aunque estaba rodeada de colegas de profesión (muchos de ellos amigos) –Guitarricadelafuente, María Escarmiento, Menend o África Adalia, por dar algunos nombres–, eran muchos los seguidores que esperaban ansiosos a escuchar por fin el primer álbum de su artista favorita en directo.

Acompañada en todo momento sobre el escenario por su Tiny Band –Paula Ruiz, Tere Gutiérrez, María Lázaro (que también forma parte del grupo Trashi) y Luz Abril –, el buen rollo que se respiró de principio a fin fue increíble. Vestida con un look de Manémané –firmado por sus estilistas de confianza Alfredo Santamaría y Alfred Vivas– con el título de su nuevo proyecto, TQSPM, y su nombre y apellido bordados en uno de los tirantes, Lacunza puso a todo el mundo, artistas y seguidores, a bailar con cada una de sus canciones. Pero si hubo un momento especialmente emotivo, ese fue en el que su amiga Alba, mejor conocida como @rup__tura, se subió al escenario a acompañarla a cantar el single que ambas han grabado juntas, Cartas de amor.

De Todo Lamento a su recién estrenado Todo va a cambiar, la artista nos hizo disfrutar durante una hora de un directo al que no se le puede sacar ni un pero. Energía, emoción y talento fueron protagonistas del show desde el minuto uno. “No me quiero olvidar de mis gays y lesbianas”, decía Lacunza entre canciones, demostrando que más allá de ser una cantante con un envidiable potencial, sus valores están perfectamente alineados con lo que se le exige a un artista del siglo XXI. Porque Natalia Lacunza ha llegado para quedarse; y este es solo el comienzo de su prometedora travesía.

Texto
David Alarcón
Fotografía
Fernando Vázquez Morago

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados