CookiesUtilizamos cookies para facilitar su experiencia en la navegación por nuestra página Web. Si usted como usuario visita nuestra página web entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso aquíOK
Tal vez sea el último día de esta edición de 080 Barcelona Fashion, pero las propuestas interesantes se extienden hasta el final. Una de las firmas encargadas de cerrar con broche de oro esta semana de moda y creatividad ha sido Habey Club, quienes en esta ocasión retratan como el paso del tiempo altera nuestra perspectiva de la vida y consigue capturar la esencia de lo que significa crecer y madurar.

A Habey Club ya los conocemos y hemos hablado de ellos en anteriores ocasiones. La firma creada por David Salvador y Javier Zunzunegu en 2015 se caracteriza no solo por su uso de diferentes técnicas con tendencia a lo artesanal y el uso de fibras naturales y sostenibles, sino que sus conceptos suelen girar alrededor de sensaciones o emociones muy humanas y profundas, conceptos puntuales y situaciones con las que poder identificarse resulta una tarea muy fácil. En esta oportunidad el tema elegido y la palabra que da título a la colección es Perspectiva.

A través de los looks, se retrata una historia y una evolución. Con el paso de los años y en las diferentes etapas de nuestra vida, la perspectiva que tenemos acerca de la realidad se va transformando en función del contexto, de nuestro interior y de las experiencias adquiridas cada día que pasa. Para trasladar este concepto evolutivo a prenda, Habey Club ha tomado como punto de partida los colores y las texturas, donde la sucesión y el orden de los mismos hacen referencia estéticamente a la madurez que se adquiere con el tiempo. Los primeros looks consisten en piezas en tonos pastel y tenues, con varios puntos de blanco, esto hace referencia a las primeras etapas, la niñez y la adolescencia, donde no existe una consciencia muy fuerte acerca de la realidad y todo es más fluido y superfluo.

Con el paso de los looks vemos como los tonos son cada vez más fuertes y vibrantes, los rojos y naranjas cobran vida al lado del blanco cada vez más presente y también aparece el negro en prendas tanto exteriores como interiores. Los materiales también se transforman de unos mucho más ligeros en los primeros looks a otros más pesados y contundentes hacia el final, como la piel en las gabardinas y faldas. Las prendas finales pierden color y tienden a tonos oscuros y formales, aludiendo a esa madurez final resultante de una depuración posterior a las etapas más experimentales. Las siluetas a lo largo de la colección son alargadas, reflejando el concepto de crecimiento que se relaciona con la perspectiva y el cambio, y los lazos son el elemento simbólico que complementa los looks y que al hacer referencia a las distintas maneras que tenemos de atar los cordones de los zapatos, representa como la vida es una constante transformación.

Texto
Natalia Andrea Pérez Hernández

ic_eye_openCreated with Sketch.Ver comentariosCerrar comentarios
CategoríasFiltrarArchivo
0 resultados