CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Urbanbites surge de una pareja de emprendedores, que decide volver a España tras haber vivido en el extranjero, y cumplir un objetivo: ofrecer productos únicos, artesanales y de calidad a un público urbano con ganas de dar un toque especial a su cocina y probar constantemente nuevos sabores. María y Daniel son entusiastas y, hablando con ellos, se nota que creen en lo que hacen y aman su proyecto. Cada mes sorprenden a los suscriptores con un una caja de sorpresas, literalmente, que puede incluir salsas, refrescos, especias, embutidos y demás. Por eso, decidimos entrevistarnos con ellos y ver cómo pretenden cambiar el mundo de la gastronomía gourmet y hacer crecer Urbanbites.
Urbanbites es un proyecto que acaba de nacer gracias al esfuerzo y entusiasmo de vosotros dos, María y Daniel. ¿Desde cuándo os conocéis, y dónde os encontrasteis por primera vez?
Además de socios somos pareja, chef y pinche, amantes de la tortilla “enhuevada", camaradas ante un buen vermú, colegas en nuestros viajes y papás de una galga preciosa. Lo que se suele llamar compañeros de vida. Nos conocimos “allá donde se cruzan los caminos…”, o sea, Madrid. Sabina siempre ha sabido expresarse mejor que nosotros. Fuimos a la misma universidad hace ya 10 años.
¿Cómo surgió y se desarrolló la idea de Urbanbites hasta convertirse en realidad?
Urbanbites nació de nuestra propia necesidad. Somos unos viajeros incansables, nos gusta encontrar lo inencontrable, rastrear cada lugar que visitamos en busca de lo auténtico con un toque que lo haga único. Cada vez que esa búsqueda resultaba un éxito, pasaba por nuestras mentes la misma frase: “qué pena que no podamos conseguirlo en España.” Sí, hay muchas empresas que venden gourmet, y también hemos vivido un boom de restaurantes con muchísimo diseño, pero encontramos pocos lugares donde se ofrezca el tipo de producto que nosotros buscamos: el que, además de enamorarte en el minuto uno, tiene detrás una generación de jóvenes artesanos con historias increíbles, proyectos cuidados de principio a fin y sobre todo calidad, sabor e innovación incomparables. La necesidad se volvió conversación en una cena petit comité en nuestro apartamento en São Paulo. Dejamos nuestros trabajos, volvimos a España persiguiendo este sueño y convertimos Urbanbites en una realidad.
Empaquetar cada mes una sorpresa con sabor, y descubrir productos urbanos singulares a tan solo un click nos pareció la mejor opción para hacer que los demás pudiesen disfrutar de lo mismo que nosotros. Nos gusta decir que nuestra despensa es una revolución y que en casa comemos bonito. ¡Ahora queremos llevar esta revolución ahí afuera y compartirla!
El diseño de vuestra imagen, desde las cajas hasta la tipografía manual y las ilustraciones en acuarela, es uno de los pilares de vuestra marca. ¿Qué queréis decir y transmitir con él?
Sabíamos desde un principio que, para llevar a cabo una idea innovadora, teníamos que tener una marca totalmente distinta a lo que existía en los mercados. Además tuvimos en cuenta algo súper valioso para nosotros: tenía que representar nuestros valores. Nada de una web para hacer click y comprar, nada de letra pequeña en las suscripciones, ni técnicas de marketing abusivas llenas de pop-up y banners. Queríamos contar una historia muy nuestra sobre comer, descubrir, compartir y vivir, de una forma fresca y divertida. Por un lado, respetamos mucho al artesano y su labor, el mimo, el amor y su historia, que son bases necesarias para hacer productos de alta calidad y, sobre todo, únicos. Esto lo representamos con el aire vintage de la marca. Por otro, estamos empeñados en revolucionar el mundo gourmet. Queremos hacerlo más divertido, fresco y urbano. Esto lo representamos con los colores, el movimiento, las formas, la tipografía y los cuadros de texto perfectamente desordenados. Así, nuestra imagen se presenta como un vintage renovado, post-moderno, pero con un toque urbano y actual.
Los productos que ofrecéis provienen de artesanos y empresas relativamente pequeñas europeas, que ofrecen productos exclusivos difíciles de encontrar en sitios corrientes. ¿Cómo los encontráis vosotros?
Bueno, este es uno de nuestros pequeños secretos (risas). Digamos que siempre tenemos un ojo puesto fuera para conocer las últimas tendencias y encontrar los productos más originales, urbanos y deliciosos. Ferias, street markets, mercados de productores, tiendas especializadas… Viajamos y explotamos todas las posibilidades.
Dedicamos mucho tiempo a realizar la selección mensual. Es un trabajo bastante complicado ya que, además de ser rigurosos en temas de calidad, tiene que formar parte de un pack. Tenemos que hacer un puzzle para llegar a la ecuación perfecta. A su vez, es la parte más bonita de nuestro trabajo. Conocemos la historia de cada uno de los productos, la elaboración, sus creadores, cómo surge la idea… Si lo vemos desde la perspectiva del consumidor, tienes a unos profesionales enviándote lo mejor de cada casa sin ningún tipo de esfuerzo, con tan solo un click. ¿No es la bomba?
Además de que sean producidos de forma artesanal y en Europa, ¿qué otros criterios de selección utilizáis para añadir o descartar algún producto?
Somos muy rigurosos en esto. Los suscriptores confían en nuestra selección, y es el corazón del proyecto. No nos conformamos con productos de gran calidad y sabor. Queremos algo diferente, que tengan ese je ne sais quoi. En realidad, ¡somos como un talent scout gastronómico! Para que uno de ellos forme parte de nuestra familia Urbanbites, además de que nos guste el sabor, el producto debe ser original, diferente, atrevido, rebelde y tener una estética muy cuidada. Además, nos fijamos en la parte humana, en la historia detrás del producto. Queremos proveedores locos por su producto, gente apasionada y comprometida, con una historia única que contar.
"Creemos que nuestra despensa es una revolución y que en casa comemos bonito. ¡Ahora queremos llevar esta revolución ahí fuera y compartirla!"
Además de las comidas, salsas, especias, etc., las cajas contienen un manual sobre los productos. ¿Qué información da, más concretamente, sobre ellos?
El manual es muy importante para nosotros. Estamos convencidos de la originalidad y calidad de nuestros productos, y el manual es la forma de poder informar sobre por qué son tan especiales nuestros manjares. Cuanto más sepas sobre el producto, más lo puedes valorar y más matices puedes encontrar a la hora de probarlo. Aunque no tenemos un guión fijo, suele contener información sobre el origen del producto, la historia personal de los productores y artesanos, la forma de elaboración, maridaje, anécdotas… Cuando conoces lo que comes, es otro rollo.
¿Cuál es el producto más especial (o que más os ha llamado la atención por algo en particular) hasta el momento?
Como no podemos desvelar el secreto de próximas cajas, te vamos a hablar de un producto que incluimos en la de abril que nos encanta. Se trata de un salchichón especiado con pimienta verde y ajo. Sin embargo, lo sorprendente es que procede de una raza de cerdo denominada Mangalica que, aunque no es muy conocida en España, es todo un manjar en su país de origen (Hungría) y en parte de Europa Central. Si no conoces el cerdo Mangalica, te invitamos a que lo busques en Google. Parece mitad oveja mitad cerdo, es alucinante. Su historia, además, es muy interesante. Durante años su carne fue muy valorada, pero durante la II Guerra Mundial casi se extinguió, ya que los húngaros los usaron para pagar compensaciones de guerra a Alemania. Hoy en día, la raza se ha recuperado y está en proceso de crecimiento.
Con tanta comida gourmet, vuestro paladar ya no debe aceptar cualquier cosa… ¿Cuáles son vuestros platos y sitios favoritos para ir a comer?
Dani: Aunque no me gusta decantarme por uno, voy a mojarme. Como buen gallego, me encanta la cocina de producto basada en la calidad suprema de la materia prima. Unas cocochas de merluza con angulas en el Restaurante Coral de Coruña podrían estar entre mis tres deseos al genio de la lámpara. Otra de mis pasiones es la cocina india: me encantan sus platos coloridos y sus sabores especiados. Un cordero tikka massala en el Tandorri Station de Madrid es, sin duda, un placer que intento repetir siempre que puedo.
María: Yo lo tengo clarísimo pero espero que me perdones, ¡porque son tres! El primero, un buen plato de rabada en el restaurante Banana da Terra, de la chef Ana Bueno, en un pueblecito pesquero llamado Paraty, en la costa de Rio de Janeiro (Brasil). El plato es una carne de buey deshilachada con queso gorgonzola, puré de plátano y brotes de berro. ¡Una delicia tropical! Otro restaurante que me dejó sin palabras es La Familia, en Pachacamac, al sur de Lima (Perú). Es un restaurante súper humilde, de sabor auténtico, en el típico lugar no-turístico. Allí tienen los mejores tamalitos verdes que he probado. Por último, un españolitísimo: una merluza de pincho en la lonja de Burela de Cabo, Lugo. Dentro de la misma lonja hay un restaurante que prepara sus platos con el pescado fresco del día y los precios cambian según la subasta. Juro que cierro los ojos y puedo saborearla.
Aunque el contenido de las cajas sea una sorpresa, ¿podríais revelarnos algún producto de la próxima? O, al menos, dadnos una pista…
Tomarse un café con hielo en verano no es algo muy original, ¿no? Vamos a ver qué podemos hacer en Urbanbites para darle un toque urbanita, gourmet y único a este delicioso adictivo que nos encanta tomar un soleado día estival. Y no, no vamos a hacer un anuncio con George Clooney.
De momento ya lleváis tres cajas. ¿Cómo está siendo la acogida por parte de la gente?
Estamos muy felices porque la idea está teniendo muy buena acogida. La gente está entusiasmada con poder recibir una sorpresa así en casa, disfrutarla y compartirla con su gente. Convertir la despensa en una revolución gourmet con productos difíciles de conseguir es una pasada. Además es como tener tu pequeña colección, innovar en las cenas con amigos, o darle un toque a tus recetas del día a día.
Para contaros una anécdota, el otro día nos llamó el marido de una clienta preguntándonos dónde podía conseguir la salsa barbacoa que incluimos en la caja de abril. Resulta que a su mujer se le había caído y, al ser de cristal, se quedó sin salsa. ¡Tenía un disgusto grandísimo! Esa salsa es imposible de comprar en el mercado español, incluso por internet no la envían hasta aquí. Eso hace que los productos de Urbanbites sean exclusivos y que cada caja sea un tesoro único. Total, nos dio tanta pena que le enviamos la que teníamos en casa.
Y ya para acabar, ¿qué delicatessen incluiríais en vuestra caja perfecta o ideal? 
En cada caja que hacemos, nos volcamos por completo. Siempre nos decimos a nosotros mismos: ¿esta es la caja que nos gustaría recibir? No tienes ni idea de cuántas veces nos repetimos esa pregunta. Estamos empecinados en ofrecer lo mejor en cada una de ellas. La caja perfecta incluiría mucho amor, originalidad, sorpresa, diversión, nuevas experiencias, sabores del mundo, los mejores productos y muy buen rollo. Eso es Urbanbites y siempre intentamos que nuestras cajas lo reflejen.

Texto
Arnau Salvadó
Retrato
Jael Levi

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados