CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
El nuevo libro de Ricardo Cavolo, Periferias: El gran libro ilustrado de lo extraordinario, es una chispa incandescente de originalidad. Cavolo repite con la editorial Lunwerg para la publicación de este flamante libro que ya se encuentra a la venta desde el pasado martes 24.

En este nuevo libro, Cavolo nos muestra su visión del mundo de una forma muy personal. Periferias es una reivindicación de lo diferente, una redefinición de lo no convencional y una invitación a otra realidad. Una realidad con trazos fantásticos donde Cavolo rompe con los prejuicios sobre personas, animales e incluso países que quizá no conocemos bien y que por lo tanto se encuentran lejos de nuestro centro de atención. Concretamente, en la periferia.

Este ilustrador es capaz de escribir –y por supuesto de ilustrar– sobre todo lo que queda fuera de lo común, y consigue un resultado que es pura magia, color y, sobre todo, amor. Cavolo ensalza aquello diferente y muestra la luz de lo aparentemente oscuro. ¿El resultado? Cada página acaba convirtiéndose en un motivo para hacer las maletas y mudarte del centro a la periferia.

No es la primera vez que publicas libro con Lunwerg. ¿Cómo surgió Periferias?
Pues es verdad que ya llevo un historial con Lunwerg… de donde te quieren y te cuidan es mejor no irse nunca (risas). Periferias lleva en mi cabeza realmente toda mi vida. Siempre he fijado mi atención hacia las periferias (también porque viví allí toda mi infancia). Con los años aprendí a cosificar esa pasión en mi trabajo habitual, pero llegó un momento en que me nacía mucho hacer un libro de este tipo. Quería hacer ver las periferias de una manera diferente, mirarlas bonito. Y después de madurar la idea durante los últimos cinco años, se lo planteé a mi editor. Creo que se dejó engañar, porque es un libro un poco loco para publicar. Pero creo que quien quiera echar un vistazo hacia las periferias se va a querer quedar.
Has comentado que sientes que este es el mejor libro que has hecho hasta ahora. ¿Cómo lo definirías? ¿Qué crees que lo diferencia de los demás que has hecho?
Madurando he aprendido también a abrirme y enseñar honestamente lo que llevo dentro. A fin de cuentas eso es el arte. Y en este libro, ya desde la introducción, me he despojado de vergüenzas y hago un ejercicio de amor. Es algo que quizás me podría haber dado algo más de vergüenza en el pasado, pero que ahora estoy encantado de hacer. Este libro también supone para mí un logro porque lo veo como una manera muy digna de mostrar mi amor por las periferias y agradecerles todo lo que me han dado.
¿Cómo surgió el nombre de Santi Balmes para el prólogo? ¿Por qué ese guiño a Jean Dubuffet?
Con Santi tengo una relación muy divertida desde que colaboramos en un libro hace un tiempo. Me encantó encontrar a alguien con mi mismo nivel de locura –escatología incluida–, y con un sentido del humor con el que nos entendemos perfectamente. Me gusta mucho como escribe y pensé que sería la persona más indicada para lanzar este alegato en defensa de las periferias. El guiño a Dubuffet es porque le considero el primer gran defensor del arte outsider, que no deja de ser otra periferia, y me gustaba que él apareciese de alguna manera en el libro. La idea de que Santi se haga pasar por Dubuffet es porque cuando hicimos aquel libro juntos, en nuestras biografías, Santi se inventó la suya haciéndose pasar por un vampiro egipcio. Ese juego me gustó tanto que quería algo así en el libro.
Comentas que no tienes claro si formas parte de esas periferias o no. Háblanos de esas dudas. ¿Qué aspectos te hacen ser más del centro y cuales más de la periferia?
Como explico en el libro, yo desde los tres años viví entre dos caminos: entre el de mi padre, artista, que vivía en una antigua fábrica de tapones de goma y llevaba la vida de artista; y por otro lado la vida con mi madre y su marido, un gitano maravilloso que me abrió las puertas de la comunidad gitana, con todo lo que eso significa. Crecí entre esos dos caminos, y pude ver y vivir de primera mano la vida de las periferias con las familias gitanas, en barriadas sin asfaltar y sin cuartos de baño en casa. Pero yo ahora vivo en otras circunstancias muy diferentes, que no considero que formen parte de las periferias. Por eso, defiendo que desde luego conozco las periferias, y de corazón pertenezco a ellas, pero vería injusto decir que pertenezco como tal a ese mundo. Yo puedo elegir si entro o salgo, y eso es algo que poca gente de las periferias se puede permitir.

 “Dad valor a lo diferente, honradlo y abrazadlo, y también vosotros seréis mágicos y extraordinarios. Llenemos el planeta de lo bello de lo diferente, de lo interesante de la variación, de los precioso de lo otro. Seamos lo otro.”
¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros para “honrar y defender” esta periferia?
Digo en el libro que hay que aprender a mirar bonito. Entiendo que mirar a una escombrera llena de basura y ratas puede ser algo no muy deseable, pero si nos fijamos bien, en esa escombrera encontraremos cosas que brillan, magia. La alegría, la belleza y la magia no son propiedad exclusiva de la cara oficial o estándar de la sociedad. En las periferias también hay cosas maravillosas, y quizá por el hecho de surgir de un sitio más complicado, es aún más bello y mágico. En realidad no es más que eliminar de nuestra cabeza ciertos tópicos y prejuicios que a veces nos hacen ser injustos y no nos permiten apreciar la magia de las periferias.
En cada página descubrimos algo nuevo, ya sea a modo de dibujo o de descripción. ¿De dónde sacas tantas ideas?
Desde que tengo uso de razón siempre fui un niño bastante solitario, me lo leía todo y me pasaba muchas horas con mis historias en la cabeza. Creo que esto me ayudó a desarrollar una imaginación enorme y, como nunca he parado de alimentar la cabeza con cosas, esto no ha hecho más que crecer. Nunca me he visto con sequía de ideas.  Concretamente para este libro ha sido un proceso muy natural. En realidad, como es un proyecto en el que hablo de aquello que amo, sale solo. Es un ejercicio de amor, y habiendo un sentimiento así de por medio, las ideas y el proceso fluyen por sí mismos.
¿Dónde está el límite entre lo real y lo imaginario?
Esa es una frontera que ha de marcar cada uno. Es terrible que haya una frontera oficial sobre esto. Yo soy un enamorado del realismo mágico, de las películas de Kusturica o de La Vida es Bella de Begnini. Me gusta una vida donde encuentras magia de manera habitual y sin asombrarte de ello. Creo que también puede ser una deformación mía al haber vivido tanto con mis fantasías en mi cabeza desde niño pero desde luego no cambio esta vida con magia por ninguna otra. 
Hace unos meses diseñaste calzado, ahora sacas nuevo libro… ¿Qué viene ahora?
Este año voy a trabajar mucho en ropa, que es algo que me fascina. Además de dos o tres colaboraciones importantes, por fin lanzo mi propia marca de ropa, que es algo con lo que sueño desde hace años. Además estoy preparando más libros y una expo en Los Ángeles para finales de año.

Texto
Lorena Jiménez
Fotografía
María Herreros

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados