CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Espontaneidad y naturalidad podrían ser sus apellidos. No le gustan las etiquetas, y tampoco darle demasiadas vueltas a las cosas. Sin embargo, adora las lentejas jardineras y sueña con tener su propia cocina, así que la dibuja. Leo Rydell Jost se deja llevar por la creatividad y por aquello que le llame la atención en cada momento. Además de ilustrar, diseña y dirige, aunque ya lo hemos dicho: nada de etiquetas. Hablamos con él sobre su trabajo y su evolución, sobre presente y también sobre futuro: sobre cómo una cosa le va llevando, poco a poco, a la siguiente.
¿Qué tal, Leo? Para empezar, preséntate un poco: algo más allá de tu nombre y tu profesión.
Me gusta pensar que soy una persona majísima, aunque tampoco quiero saber lo que piensa el resto del mundo. Me gusta pasear por playas de piedras, las lentejas jardineras de lata del Día y las series cutres de magia.
¿Cómo empieza tu inmersión en el mundo creativo? ¿Siempre supiste que este era tu sitio, o fue algo más casual?
Supongo que ya sabía que era una persona creativa, un culo inquieto, aunque tampoco le di muchas vueltas. Todo ha sucedido de manera orgánica y casual. "One thing leads to another…"
Eres un artista multidisciplinar: ilustrador, diseñador, director creativo… Si pudieses dedicarte a algo exclusivamente, ¿qué escogerías? ¿O precisamente lo que más te llena es el poder trabajar en distintos ámbitos creativos? Háblanos un poco de ello.
Creo que son títulos que, por ahora, se me quedan un poco grandes, y tampoco creo que etiquetarse sea totalmente adecuado. Empecé con ilustraciones, y ahora estoy trabajando en un proyecto de homeware; también me gustaría hacer algo de interiorismo y de escultura. Por ahora no me veo haciendo la misma cosa durante demasiado tiempo: me explotaría la cabeza. A todo le voy poniendo fecha de caducidad.

En alguna ocasión has definido tu estilo a la hora de trabajar como un "orden desordenado" en el que, al final, nada acaba sucediendo como debería. Háblanos más extensamente sobre ello. ¿Este desorden acaba siendo algo positivo, verdad? ¿Cómo es tu proceso creativo?
Prefiero pasar meses pensando en algo hasta llegar a una idea precisa y tener muy claro lo que quiero, en lugar de partir de una pequeña idea y hacer cien pruebas para llegar al mismo resultado. Trabajando de esta manera, pierdo cierto control sobre el resultado, pero esta incógnita es parte de la fórmula de mi trabajo.
Cuando empecé a hacer ilustraciones, desarrollé una técnica que emulara la manera en la que trabajaba con Photoshop e Illustrator: capas, opacidad, trazos… El tema a ilustrar es una cosa evolutiva y variable. Hasta hace poco dibujaba hombres y pitos; últimamente son cocinas y paracaídas.
Hemos entrevistado recientemente a Luis Venegas, con quien has colaborado estrechamente: no solo has posado para él, sino que también eres el autor de nueve composiciones artísticas presentes en su publicación The Rain In Spain Stays Mainly In The Plain. Háblanos acerca de esta experiencia.
Me apetecía alejarme de ilustrar cosas demasiado definidas, quería probar algo más abstracto. Llevaba un tiempo fascinado con la idea de lo guay que sería comprarme una casa y tener una cocina. El punto de partida fue dibujar bodegones de cocinas, y de ahí surgieron algunas de las ilustraciones, aunque también hay otras inspiradas en formaciones de ataque militar. Después Luis lo fotografió y todo quedó muy fluido en el libro. Estamos muy contentos con el resultado.

“No me veo haciendo la misma cosa durante demasiado tiempo: me explotaría la cabeza. A todo le voy poniendo fecha de caducidad.”
Tus ilustraciones son un trabajo muy distintivo en el que mezclas la línea y el color de una forma muy característica, como nos has contado antes; en multitud de ocasiones, el contenido sexual es explícito. Tu libro Colored Dudes es un compendio que lo ejemplifica. ¿Qué objetivo o voluntad impera tras tus ilustraciones?
Cuando hice Colored Dudes me apetecía hacer estudios del cuerpo masculino. Partiendo de ahí, la cosa evolucionó. La temática siempre dependerá de lo que me apetezca hacer en el momento. Últimamente me intereso por formatos grandes, obras que se puedan valorar y apreciar de otra manera.

Háblanos un poco de las elecciones cromáticas presentes en tus ilustraciones. Suelen ser tonos pastel; tonos suaves en contraposición, quizás, a lo explícito de las escenas ilustradas. ¿En qué se basa esta característica?
No hay gran misterio tras esa gama: en mis comienzos era una manera de unificar el libro y de hacerlo un poco más soft, tender… La gama de colores con la que trabajo ahora es más refinada, los tonos son más exactos.
Cuéntanos más acerca de tu trabajo como diseñador y como director creativo, aunque sea sin etiquetas. ¿De qué forma dirías que se complementan entre sí estas disciplinas? ¿Qué te aporta cada una exclusivamente?
En mi caso es un step forward: cuando diseño alfombras, se trata de adaptar un visual de manera que transmita la experiencia adecuada. En cambio, cuando tomo el liderazgo creativo de un proyecto, paso a otro sistema de pensamiento más global. Money, strategy, direction, fun, fun, fun.

¿En qué estás trabajando actualmente?
Pronto haré un small launch de un proyecto de homeware en el que he estado trabajando los últimos meses. También estoy haciendo nuevas ilustraciones, posiblemente para un segundo libro.
¿Dónde podremos ver tu trabajo en un futuro cercano? ¿Y algún proyecto más a largo plazo?
El paso siguiente es diseño de mobiliario, pero el dónde acabará todo… ¡es una gran incógnita!

Texto
Cris Blanco

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados