CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Sophie Fustec aka La Chica es una bruja del siglo XXI. Y es que su nuevo disco, La loba, es una oda al empoderamiento femenino; una especie de revolución y despertar personal al ritmo del piano, de vocales tan fantasmales como hermosas, de florituras rítmicas y electrónicas, y de una producción minimalista pero potente. Tomando inspiración de los rituales de las culturas indígenas de Venezuela y de la Santería, La Chica se muestra, mediante las siete canciones que conforman el álbum, guerrera, rebelde, chamánica, frágil, natural e imperfecta desde el primer segundo hasta el fin.

En 1941 estaba la loba que encarnaba Bette Davis en la película de William Wyler. En 2009, la Loba salvaje de Shakira. Y en 2020, tú. ¿Cómo crees que redefines el título de La loba?
La loba es mi canto de poder femenino. Un canto de energía que quiero dedicar a todas las mujeres que fueron quebradas por una relación, un marido, una sociedad o un sistema que definitivamente no está hecho para nosotras. Nos quebramos, nos morimos, pero renacemos con un nivel de energía cada vez más alto, porque somos poderosas. Somos brujas.
En alguna ocasión has hablado de que el despertar de las brujas es real. Muchas artistas mujeres como Princess Nokia o Erykah Badu se proclaman brujas y se mueven por el misticismo, la santería y el chamanismo. Tú también te nutres de este universo; por ejemplo en el vídeo de La loba interpretas de manera realista del mito de La Huesera, y está cargado de simbolismo ancestral. ¿Te consideras una bruja del siglo XXI?
Definitivamente. Todas somos brujas cuando nos conectamos con nuestra naturaleza salvaje. Crecí con magia y rituales, los necesito en mi vida, es mi manera de afirmarme en el presente. Ser bruja es ser una mujer libre, independiente, que manifiesta su esencia sin penas en el mundo que la rodea. Hacer música es hacer magia, vas transformando la energía del momento gracias a los sonidos. La música genera emociones, sana y a veces, salva. Es chamanismo moderno.
Siguiendo con las brujas, ellas siempre han sido tratadas como villanas, perseguidas y quemadas en las hogueras. Últimamente se escucha mucho la frase “somos las nietas de las brujas que no pudiste quemar”, y el significado del término ‘bruja’ ha sido subvertido para referirse a una mujer libre y empoderada. ¿Son las brujas una nueva vertiente feminista gracias a esta transmutación de los valores?
Sí. La visión de la bruja vieja y fea es arcaica. Nunca fue y nunca será. La bruja es mágica y estamos entrando en una nueva era donde, por primera vez, la voz de la mujeres empieza a resonar mucho. Confío en la energía positiva y creativa de nuestro poder, en la fuerza que podemos tener juntas. Sé que el despertar de las brujas es real.

Eres una artista franco-venezolana, háblanos de cómo influyen en ti y en tu música esas dos culturas. En tu Instagram contabas que La loba ha sido creada mediante tu voz, tus manos y tu piano. Parece que te desnudas, no solo con las letras si no también con la parte instrumental. ¿Has compuesto tú ambas partes? ¿Cómo es esta relación entre tus letras y la música con la que las acompañas?
Siendo franco venezolana, he aprendido toda mi vida a componer mi personalidad y a crecer dentro de esa doble cultura que fue una fuente de riquezas, influencias y contradicciones. En el momento de expresarme a través de mi música lo que salió fue ese collage de influencias y sonidos que representa quien soy. Al momento de componer La loba, necesitaba deshacerme de muchas cosas, muchos pesos, ya no podía ‘esconderme’ detrás de capas de arreglos, quería autenticidad, intimidad y verdad. Volver a la esencia.
En un contexto actual donde todo está higienizado, donde el peso de las redes sociales pide una perfección ilusoria, en un mundo en llamas, para mí era imprescindible transmitir mis emociones de forma verdadera y auténtica. Esta vez el proceso fue diferente de lo que acostumbro. Escribí la letra primero y luego vino la música. Fue muy rápido. Grabé todo en mi casa con mi piano. Luego terminé la producción con Form, productores talentosos con los cuales pude compartir la realización.
Aparte de la actual pandemia que todos estamos atravesando, tú has sufrido recientemente la trágica muerte de tu hermano Pablo, fallecido intentando salvar a uno de sus perros. El disco es una dedicatoria para él –y, de hecho, aparece en la portada junto a ti. Cuéntanos como era tu relación con él y cómo te has enfrentado a hacer público tu dolor y tu ira mediante las canciones. ¿Sientes que la música ha sido tu vía de escape para lidiar con todo esto?
La música salva. La música sana y apacigua. Perdí a mi hermano que era como mi gemelo, mi compañero de ruta, de aventuras y de arte. Componer esa música para él y tocarla en vivo, es mi manera de conectarme a él. Él está ahora en otra dimensión, y a través de la música siento que puedo comunicarme con él, el trance de los sonidos me permite llegar a otro nivel de consciencia espiritual.
Drink es un sencillo que sacaste hace dos años pero que has decidido reconvertir en una versión acústica mucho más tranquila y melancólica para incluirla en el nuevo disco. He leído que el tema trata de tener a tu hermano dentro de ti cada vez que bebes y luego poder mantener ese estado de conciencia. Tengo curiosidad, ¿sueles utilizar drogas como medio para componer tus canciones y/o para llegar a ciertos estados mentales de trance?
Drogas no. El sonido me lleva a donde quiero ir. Un mezcal o un ron añejo puede despertar la chispa que necesito para prender la llama antes de tocar en vivo, pero a la hora de componer me encierro en mi mente, me conecto con mi cuerpo. Me gusta prender una vela, preparar el espacio y limpiar la vibras con salvia o palo santo. El uso de hongos, peyote o ayahuasca con guía, se presenta solamente si necesito curar algo profundo.

Has hablado de una iluminación, un despertar espiritual y una transformación tras la muerte de tu hermano. ¿Qué creencias espirituales son las que sigues ahora mismo y las que están presentes en La loba?
Las mías. Una mezcla de enseñanzas de mis abuelos, de herencia indígena, de santería, y de mi propia experiencia de vida.
¿Cuáles son tus inspiraciones?
Lo urbano. El arte en general me nutre. La energía, de los elementos y de la gente. Me fascina cómo estamos reaccionando a eso constantemente sin darnos cuenta.
Por último, ¿cómo vas a dar a conocer este nuevo disco ahora que son tiempos convulsos para la cultura?
A pesar de todas las dificultades actuales pienso que la gente siempre va a necesitar arte y música. Es vital. Nos vamos a adaptar siempre al contexto. No voy a dejar de crear nunca.

Texto
Clara Izquierdo
Fotos
Guillaume Malheiro

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados