CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Lo que empezó siendo un proyecto de final de carrera es ahora una marca enfocada al streetwear con la mirada puesta en la cultura del skate y el hip hop, que mira al futuro con esperanza a pesar de su nombre. Kids of Broken Future es el proyecto de Marta Sánchez, una ex modelo que cambió el rumbo de su carrera cuando se mudó a Los Angeles y descubrió la escena skate y hip hop.
Kids of Broken Future, no suena muy esperanzador, ¿de dónde surge?
Viene a ser una síntesis de mi proyecto, convertido en marca. Buscaba crear un movimiento que interpretase a la sociedad o a los jóvenes de 2050. De alguna manera los resultados de la investigación sobre nuestro futuro no fueron muy favorables de ahí el nombre.
¿Cómo empezó todo? ¿Dónde estudiaste y te formaste en el mundo de la moda?
Empecé hace 7 años la carrera de diseño de moda en BAU. Lo combinaba con mi trabajo de modelo y me tomé dos años ‘libres’ antes de acabar para irme a trabajar fuera, estuve en China, Hong Kong, Milán, París, Los Ángeles… Me encantaba mi trabajo de modelo, pero nunca había contemplado la idea de tener mi propia marca de ropa porque no había encontrado mi sitio dentro de este mundo. El mudarme a Los Angeles me despertó un interés por el streetwear, el mundo del skate y el hip hop, y ese fue un poco el inicio de todo esto.
De ahí entonces que tu primera colección sea muy streetwear… ¿Cuáles son las inspiraciones y estilos que usas? ¿Qué referentes dentro del mundo de la moda has tenido en cuenta a la hora de crear esta colección?
El streetwear es parte del ADN de KBF. Algunos de los puntos básicos de su imaginario y que siempre estarán presentes en todas las colecciones son el skate, el hip hop y el punk. Es obvio que tenemos que estar al tanto de todo en este mundo: desfiles, eventos, presentaciones, y que tengo referentes dentro del mundo de la moda, pero alguien me aconsejó una vez, “a la hora de diseñar deja todos tus referentes de lado, no mires nada y simplemente dibuja”.

La estética de tu última colección entremezcla una estética futurista, incluso utópica, que nos recuerda un poco a Mad Max, con ciertos toques orientales. ¿Puedes explicarnos un poco esta relación?
Como os comentaba antes, la idea de mi proyecto era crear un movimiento que interpretase a la sociedad o a los jóvenes de 2050, de alguna manera relacionado con el cyberpunk. Hacer mi propio Blade Runner. No quería caer en la clásica representación de sociedad uniformada con un mono, aspecto clean y colores claros ni tampoco llevarlo al extremo distópico como Mad Max o la misma Blade Runner. Si es cierto que me decanté más por la esencia distópica pero siempre quise mantener la idea de plantear un futuro real. Los toques orientales, así como las mascaras o los pasamontañas son resultado de los estudios de futuro investigados para poder establecer los parámetros que condicionaran a la sociedad del futuro. Se plantea que China será la primera potencia económica mundial (de ahí los toques orientales) o el aumento considerable de la contaminación (máscaras y pasamontañas) entre otros. 
Has llamado a tu colección Our Fax Pas y vemos que principalmente te centras en chicos, ¿la colección está pensada solo para ellos? ¿Te ves diseñando colecciones de mujer en algún punto de tu carrera?
Me centro principalmente en chicos porque aún es un sector que tiene mucho que aportar, pero pese a que la colección está enfocada pensando en el público masculino puede ser también para mujer. Yo misma me pongo muchas de las prendas. No descarto hacer en un futuro alguna colección más enfocada a la mujer, pero sí que me gustaría llevar KBF hacía el no-gender en futuras colecciones.
¿Cómo ha sido el proceso de diseño de tu colección?
Ha sido un proceso intenso y necesario para aprender todo lo que conlleva una colección y lo importante que es el timing para ello. Este proyecto empezó como la tesis final de carrera y de ahí decidí llevarlo al ámbito comercial y crear una marca. El hecho de lanzarme sola a esta aventura empresarial ha sido todo un reto, pero por suerte tengo a mi lado amigos que me ayudan constantemente en todos los temas no-creativos.

Como diseñadora de moda, ¿qué aspectos has tenido en cuenta a la hora de diseñar?
En mi caso es muy importante que las prendas sean funcionales a la hora de hacer skate. Estudio las necesidades a la hora de practicar este deporte e intento proponer facilidades sobre cómo podrían ser las chaquetas con arnés para llevar la tabla, por ejemplo. Y sobre todo nunca olvido el imaginario de marca, las bases que tú mismo propones como esenciales.
¿Cómo te ves de aquí a un par de años? ¿Tienes algún plan de futuro para tu marca?
Ahora mismo me encantaría poder tener respuesta a esa pregunta. No sé cómo me veo de aquí a dos años ni siquiera a uno. Supongo que continuando con KBF, ¡ojalá! Por ahora acabo de abrir la web y me voy a Nueva York a promover la marca e intentar comercializarla. Creo que Estados Unidos es uno de mis mercados principales y quiero poder entrar lo antes posible. También me gustaría poder meterme en el ámbito del calzado pero eso ya se verá. 
Ahora mismo seguro que nos están leyendo muchos diseñadores jóvenes que piensan lanzar su propia marca o que acaban de hacerlo como tú, ¿algún consejo?
Lo más importante es tener confianza en uno mismo, de eso es de lo que mas me doy cuenta ahora. Porque estoy en medio del proceso de crear algo mío, algo propio, y da miedo. Y obvio que todo el mundo tiene días mejores y peores, pero hay que ser constante, y si se tiene un sueño o un proyecto hay que seguir adelante y no aceptar nunca un ‘No’ como respuesta.

Texto
Héctor Tre
Fotos
Víctor Martimore
Modelos
Axcel Ross, Salem Amar, Henry Ponce

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados