CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Tan especial y única como sus joyas, así es Julieta Álvarez. Siempre ha estado muy ligada al mundo del diseño, y su cabeza es pura creatividad. No obstante, un día decidió volcar todo su corazón en crear su propia línea de productos, y para crear piezas únicas, hechas a mano con calma y mucho mimo, se le apareció el material perfecto: la cerámica. Desde entonces, la marca ha ido creciendo y afianzándose en el terreno nacional pero también internacional. Llevar una joya de Julieta Álvarez es una oda a los amantes del diseño y de la belleza, o por qué no, también a los del trabajo bien hecho, con tiempo, con detenimiento, con piezas cuidadas al mínimo detalle y por supuesto únicas. Diseño, sencillez, color, geometría, delicadeza. Esta vez, la cerámica viene cargada de estos atributos.
¿Puedes contarnos un poco de dónde vienes y en qué momento te introduces en el mundo del diseño?
Empecé a estudiar diseño en el Instituto Europeo di Design con 20 años tras conseguir una beca. Me fascinó por completo, pensaba hacer Biología Marina o Teatro y tras pasar unos meses estudiando allí sentí que era a lo que me quería dedicar. En realidad, el diseño de producto o de moda tiene mucho que ver con el trabajo con el barro: se trata de construir desde cero, en el diseño se comienza con un boceto y en la cerámica modelando un trozo de barro sin forma…
Es muy interesante la manera en que el material ha cambiado tu manera de entender el proceso de fabricación de tus piezas. ¿Es un proceso muy diferente al que habías seguido hasta el momento?
Sí, en algunas de las empresas donde trabajé todo era de un día para otro, apenas podías dedicarle tiempo a la parte de diseño y, por supuesto, no se trabajaba en profundidad. No había mucho proceso creativo, tan solo había que hacer fichas técnicas, correcciones, pensar en cómo hacer los productos para que se vendieran mejor…  
Así pues, en cierta manera la cerámica te ha dado tiempo y calma. 
La cerámica me ha enseñado a desarrollar de otra manera, cuando te dejas llevar por las manos es alucinante, es como si fueran inteligentes y es ahí donde está la magia. No consiste en hacer piezas perfectas, simétricas y regulares, se trata de hacer lo que te salga, que sea sincero. Creo que es muy importante respetar los propios tiempos que marca este material.

¿En qué momento decides dedicarte a la joyería y a la decoración? ¿Las consideras dos disciplinas totalmente diferenciadas, o bien las entiendes como complementarias?
Son perfectamente complementarias. Me gusta pensar que la cerámica es el epicentro de la marca, ya sea realizando joyería, vajilla, objetos decorativos…
¿Dónde encuentras la inspiración?
La verdad es que encuentro casi de todo en internet, me gusta investigar sobre el trabajo de artistas y creadores como Alexander Calder, Basquiat, Miró, Yayoi Kusama, Ruth Asawa, Judith Scott, Pina Bausch, David Lynch, Elsa Schiaparelli, Balenciaga... Aunque ahora encuentro bastante inspiración en las cosas casuales, improvisadas, dibujos de mi hermana pequeña, fallos, errores…
¿Podrías hacernos una retrospectiva de tus colecciones? ¿Cómo han ido evolucionando?
La primera fue Cosmic Love y creo que ha sido el mayor éxito. La lancé hace más de tres años y se sigue vendiendo de maravilla. Es una colección muy sencilla, de formas volumétricas muy simples donde el color y la combinación con el lustre de oro es lo más importante. Después saqué la colección Meteoro, una serie muy pequeña que tan solo cuenta con dos piezas, una para hombre y otra para mujer. Aunque no ha sido un top ventas, les tengo mucho cariño a estos diseños porque son de los más sinceros. Es como un churrete que sale casi sin querer, como hecho por un niño pequeño, pero de oro o de piedra preciosa. Supernova tiene más que ver con un juego de pinceladas y manchas locas que se combinan al azar. Y por último está Planitud, es una evolución de Cosmic Love, trata de pasar de lo volumétrico al plano, el nombre hace un pequeño guiño a que ahora me siento algo más plena como diseñadora, aunque suene de lo más cursi (risas).

“Procuro centrarme en hacer simplemente cosas bonitas y cuando me emociono sé que voy por buen camino.”
¿Crees que lo tuviste más difícil a la hora de mostrar al mundo tu colección de joyas con un material tan original como la cerámica?
Bueno, es cierto que hay materiales que están de moda y eso te puede ayudar a que guste más a la gente en un momento dado. Ahora mi gran reto es crear marca, conseguir mantenernos en el mercado y afianzarnos como firma sólida dentro y fuera de España. No te voy a decir que no esté investigando otros materiales, aunque sea enamorada total de la cerámica.
Me interesa mucho saber qué tipo de mercado buscas para la circulación de tus joyas, que tipo de público visualizas cuando estás diseñando.
Lo cierto es que intento pensar lo menos posible en a quién va dirigido, aunque me resulta difícil. Procuro centrarme en hacer simplemente cosas bonitas y cuando me emociono sé que voy por buen camino. No te voy a negar que me interesan las tendencias, que sigo lo que está pasando y lo que me piden mis clientas, pero intento que esto quede en un segundo plano cuando diseño.
Aunque como has dicho ya habías hecho alguna aproximación con la colección Meteoro, tenemos entendido que uno de tus objetivos es llegar a lanzar una colección masculina, ¿verdad?
(Risas) Siempre estoy pensando en nuevas líneas, nuevos productos, nuevas colaboraciones, hace un tiempo le daba muchas vueltas a hacer una colección masculina, pero ahora mismo tengo unas ganas enormes de dedicarme a la pieza más artística.
Entonces estas piezas artísticas serían ahora mismo tus proyectos en mente. ¿En qué consistirán?
Después de la buena experiencia con la serie de esculturas Golden Corals, quiero hacer cuadros, instalaciones, performances… desarrollar a fondo una línea más artística y creativa, pero todo relacionado con la cerámica y el color. Presentaré las colecciones anteriores y estas nuevas piezas en noviembre en la galería Mad is Mad. ¡Estáis más que invitados!

A la largo plazo sueño con que el proyecto siga creciendo de una manera sólida y sostenible, el equipo aumente y acabemos montando un laboratorio creativo y una escuela que dé cabida a muchos creadores y estudiantes de diferentes disciplinas.

Texto
Marina Llompart
Retrato
Jose Senoran

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados