CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Josep Prat Sorolla, el artista todoterreno que combina ilustración, diseño gráfico y audiovisuales, homenajea en sus proyectos al surrealismo y a la década de los 80 mediante combinaciones de colores vivos y figuras geométricas. Ha trabajado para MTV, Canada y Javiera Mena, entre otros, y este año se cuela en el cartel del OFFF Festival como uno de los artistas invitados mediante la colaboración con Blanc.
Cuando hablamos de Josep Prat, ¿qué debemos saber?
Josep Prat es un tipo al que le gusta jugar con distintas disciplinas artísticas, apasionado de los 80, el color y el arte pop.
Tu alter ego es Sepe, ¿de dónde proviene?
La verdad es que es algo que proviene de cuando era pequeño. Entre amigos surgió ese apodo y es un nombre que en mis inicios utilicé mucho a la hora de firmar trabajos. De todas formas, hace algunos años que estoy volviendo a mi ‘verdadero nombre’ –supongo que el hecho de que hace unos años el INEM pasara a llamarse SEPE tendrá algo que ver.
Cuando te graduaste, empezaste a realizar pequeños trabajos por tu cuenta y a subir proyectos a Tumblr. ¿Qué encargos te pedían y cómo te ayudaron a crecer a nivel profesional?
A través de Tumblr conocí a muchos otros artistas que también estaban empezando, de muchas otras disciplinas. Muchos de ellos eran músicos o productores con los que surgieron proyectos de ilustración o vídeo. Lo bueno de eso es que estos proyectos partían de la premisa de que había una admiración mutua por nuestros trabajos y eso se notaba en la libertad creativa. De forma prácticamente involuntaria, de ahí salieron trabajos que me ayudaron a hacer mi primer porfolio, que se convirtió en una declaración de intenciones para futuros proyectos, colaboraciones, clientes, etc.

Viviste poco los 80 y, sin embargo, tu trabajo está repleto de referencias visuales y culturales de la década. ¿Qué es lo que más te atrae de ella?
Efectivamente, no viví gran parte de los 80, pero sí que creo que se generó un imaginario muy potente que evolucionó y se mantuvo bastante vivo en la primera mitad de los 90. De alguna forma, supongo que ese universo visual lleno de colores, estampados y texturas se quedó grabado en mi mente. También esa forma de afrontar creativamente los proyectos, el tipo de conceptualización, etc. es algo con lo que me siento cómodo y que me gusta trasladar a mis proyectos.
¿Crees que el revival ochentero que se está produciendo en ámbitos como la moda, el cine y el mundo audiovisual ha contribuido en la popularidad de tu trabajo?
Ayuda, seguro. Creo que todas las disciplinas artísticas se retroalimentan entre sí y eso es algo bueno. Así que cuando hay un revival en alguna de ellas es fácil –y lógico– que se extienda a las demás. Aún así, pienso que hay algo de la herencia de esa época que siempre podrá aplicarse o adaptare a la actualidad, independientemente de las modas o las tendencias. Lo veo como algo mucho más transversal.

La música está siendo una de las ramas que más explotas últimamente, ya sea dirigiendo videoclips o trabajando en proyectos con MTV o Sónar Barcelona. Si tuviéramos que ponerle banda sonora a Sepe, ¿cómo sería?
La verdad es que me considero muy ecléctico en cuanto a gustos musicales. Aún así, en lo que más suelo moverme es en el campo del synthpop y la música electrónica en general. Mis cinco canciones imprescindibles serían Started Out de Georgia, Moving On de Roosevelt, Delorean Dynamite de Todd Terje, Mystic Force de Mystic Force, y Tears de FM84.
El videoclip de Spinning Over You, de Reyko, fue tu primera vez como cabeza visible. Cuéntanos cómo surgió la oportunidad y el desarrollo del proyecto.
Pese a que ya había dirigido algunos proyectos autoproducidos con anterioridad, el videoclip para Reyko fue una experiencia relativamente nueva para mí. En esa ocasión hubo una productora detrás, más medios de los que había estado acostumbrado hasta entonces y, en definitiva, también un equipo humano mucho más numeroso.
El proyecto me llegó a través de O, la productora que me representaba por aquel entonces. Tras algunas reuniones con la discográfica y presentarles la idea, nos pusimos a trabajar enseguida. En este proyecto decidí salir de mi zona de confort, ya que se apostó por rodar en imagen real lo que podría haber sido un proyecto de ilustración o animación. El rodaje fue muy intenso. Rodamos con dos cámaras en paralelo, en dos sets distintos, una experiencia algo estresante pero de la que aprendí muchísimo. Lo que me gusta es que se trata de un proyecto que fusiona muchas disciplinas en una misma pieza.

Por otro lado, también has trabajado con la cantante Javiera Mena en dos de sus videoclips. El más reciente, Dentro de ti. ¿Cómo fueron el proceso y desarrollo creativos?
Con Javiera fue todo muy fácil. La verdad es que me dio carta blanca total en el desarrollo creativo, la canción era todo lo que tuve para desarrollar la idea. De hecho, recuerdo que Javiera no sabía nada de nada hasta el día en el que realicé un Skype con ella para contarle ya la idea final con el documento del tratamiento. En este vídeo opté por una puesta en escena que justificara el concepto detrás de Dentro de ti: un set que gira sin parar en el que vemos a Javiera cantando. El set evoluciona al ritmo de Javiera y de la canción. A nivel visual, me inspiré mucho en el universo de Magritte, que juega con imágenes imposibles y el concepto de ‘dentro y fuera’.
La verdad es que fue un videoclip muy técnico, estaba todo preparado y estudiado al milímetro. La plataforma giratoria se construyó a medida para el vídeo y se realizaron muchas pruebas previas al rodaje. Fue pura matemática: Javiera cantaba durante todo el vídeo en un set que no dejaba de girar, de forma que tuvimos que calcular a qué velocidad, en qué posición y en qué momento arrancaba el plato giratorio para asegurarnos que teníamos el trozo de playback que nos interesaba favorable a cámara.

Viendo la saturación de diseñadores jóvenes y emergentes que hay hoy en día, y más aún en una ciudad como Barcelona, ¿qué crees que te ha hecho destacar para que grandes referentes del diseño como Canada y OFFF cuenten contigo?
No sabría decirte. Siempre he vivido mucho el momento y no me he generado expectativas, aunque sí me gusta marcarme objetivos. He intentado acabar los proyectos con un resultado del que sentirme cómodo y satisfecho a nivel profesional y personal, y si en el campo comercial no he podido hacerlo, lo he intentado en proyectos personales. Supongo que al final, sin querer, eso hace que, por bien o por mal, generes un estilo, una forma de hacer o trabajar con la que te asocian. Nada más.
Y hablando del OFFF, participas en el festival el sábado 27 de abril. Formas parte de la colaboración con Blanc, junto con otros artistas como Synchrodogs, Six N. Five, Mariano Pascual o Onionlab. ¿Podrías hacernos algún adelanto? ¿Cómo esperas impactar a los asistentes del festival? 
Lo he enfocado como algo muy directo y natural, sin artificios. Me gustaría compartir mi visión de lo que es trabajar con una perspectiva multidisciplinar, de no agobiarse demasiado con ponerse una etiqueta, de que lo interesante es crear con libertad y dejarse llevar y no intentar limitarse con una definición. También hablaré, por supuesto, de algunos de mis trabajos y de cómo he aprendido de sus procesos.

“Siempre habrá alguien interesado en lo que haces si es de forma sincera, honesta y libre.”
¿En qué nuevos proyectos vamos a poder verte involucrado este 2019?
Nada en concreto por ahora, pero me gustaría seguir explorando territorios como la fotografía o la moda.
¿Dónde te ves de aquí a cinco años?
Nunca me mojo del todo cuando me preguntan por el futuro, pero sí que me encantaría seguir pudiendo realizar proyectos con los que me sienta identificado, como mínimo, personales.

¿Nos podrías recomendar algún artista, evento o exposición que te parezca interesante?
Os recomiendo muchísimo que conozcáis el trabajo de Álvaro Peñalta, creativo, director de arte y amigo con el que siempre que podemos realizamos algún proyecto-locura, como nuestro último, I See Faces.
En cuanto a exposiciones, recomendaría la de Tamara de Lempicka en Madrid. Es una maravilla, sobre todo para amantes del art déco.
Para acabar, si tuvieras que dar un consejo a alguien que quiere dedicarse a este sector, ¿cuál sería?
Lo importante es crear con libertad y pasártelo bien creando. De alguna forma, para que alguien se interese en lo que haces primero hay que hacer una declaración de intenciones. Siempre habrá alguien interesado en lo que haces si es de forma sincera, honesta y libre.

Texto
María Molina

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados