CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK

Sin dejar de interactuar ni un instante y con las ideas colisionando como átomos en condensación cada segundo, esta mallorquina inquieta y refinada, nos recuerda que los actos cotidianos pueden ser bellos, amables, sugerentes y además, muy cómodos. Ella misma nos cuenta cómo, en un tiempo record, se ha convertido en una empresaria que sabe muy bien hacia donde dirige sus pasos.

¿Como llegas al mundo de la moda?

Estudié Humanidades, así que mis pasos encaminados hacia la moda no sucedieron de un día para otro. Tras varios años involucrada en la organización de eventos culturales, me surgió la oportunidad de trabajar en la organización de la exposición conmemorativa del 168 aniversario de Santa Eulalia en el Museu Tèxtil de Barcelona y la experiencia resultó muy estimulante. Después me trasladé a Madrid y allí me impliqué en varios proyectos en agencias de comunicación de moda y marcas de lujo.

¿Act es un proyecto personal, suma de toda tu experiencia?

Todo sucedió hará cosa de un año, cuando visité a unos amigos en Berlín y decidí quedarme a vivir en la ciudad. Fue una decisión bastante impulsiva, pero una vez aquí, me encontré con Alex – CEO del showroom Label Agent –, quien me propuso trabajar con él en el Bread&Butter. Durante una comida, se nos ocurrió empezar un proyecto en común. Esa misma tarde nos pusimos a hacer un calendario de trabajo y al día siguiente ya tenía un billete comprado para irme a España en busca de proveedores. Íbamos muy justos de tiempo y las fábricas se iban de vacaciones esa misma semana. Tenía mi carnet de conducir en Mallorca, y no me quedó más opción que recorrerme los pueblos de las fábricas en autobús a 35º en pleno mes de julio. Fue una auténtica locura... (risas)

¿Por qué este proyecto en concreto?

Creemos firmemente en la sensibilidad por las cosas bien hechas, la calidad de los acabados y la presentación final del producto. Nuestras alpargatas van dirigidas a un público que tiene en cuenta el lugar de procedencia y los materiales de la producción. Desde un principio hemos tratado de huir de la estética tradicional y mediterránea que suele acompañar a este ítem. No porque no nos guste, sino que le hemos dado una vuelta. Nuestras espardenyes tienen un diseño muy simple, pero con un lenguaje visual e identidad reconocible.

¿Qué características tiene la primera colección?

Se trata de una colección muy personal. La selección de colores se ha basado en recoger información visual que percibo en mi día a día: ya sean tonalidades de parte de mi mobiliario, del espacio donde trabajo o de las prendas con las que me visto. Colores desaturados y neutros, alejados de los colores ácidos. Como seña de identidad hemos optado por eliminar la clásica puntera de esparto bordada a mano. De este modo las líneas y las formas resultan más limpias y suaves. Nuestra idea era trasladar un calzado típicamente mediterráneo y adaptarlo a un estilo más acorde al ritmo de vida de la ciudad. Escogimos materiales de primera calidad, forrando el interior en piel natural, añadimos unas plantillas ligeramente acolchadas y recubrimos la suela de goma para proteger el esparto del asfalto. Estamos muy contentos con el resultado.

¿En quién te has apoyado para desarrollar el branding?

Tenía muy claro que la idea era partir de un producto de calidad pero muy sencillo, así que era muy importante que se viese respaldado por una gráfica e imagen con una identidad fuerte. Quería trabajar con alguien que fuese capaz de transmitir lo que tenía en mente y tras mucho buscar logré dar con los gráficos adecuados, Pol Pérez y Andrea Ederra. Ellos están súper volcados con el proyecto y han sido parte imprescindible para construir toda la imagen de la marca. Viven en Barcelona, así que solemos trabajar por skype, incluso por las noches y fines de semana.

¿Como planteasteis el naming, porqué Act?

Surgió la idea y acto seguido nos pusimos en marcha. No quisimos dar tiempo a que la idea se quedase en el aire. Nuestra filosofía va muy ligada a ese espíritu, apostamos por un regreso a la espontaneidad, de ahí el nombre de la marca. Eso no significa que vayamos a trabajar en condiciones de riesgo, sino que pretendemos desarrollar Act cuidando mucho todos los detalles, de modo que fluya de forma muy natural.

¿En que se diferencia Act de otras marcas?

Hemos creado un lenguaje propio presentando nuestras colecciones por Series y no por temporadas. La primera, la hemos llamado “Walking”. Cada serie tiene un código numérico. De este modo, la Serie A 001 14 es colección 1, SS14. A principios de julio presentaremos la segunda colección en la feria del Seek, con la Serie A 002 15 con nuevos modelos creados por Hiroe, una diseñadora japonesa afincada en Mallorca. De momento vendemos en algunas tiendas de Berlín y otras ciudades de Alemania, o través de nuestra tienda online. Pero para la próxima serie, aparte de crear nuevos ítems, la intención es tener presencia en España, Suiza y Austria.

¿Qué te inspira personalmente?

Soy una persona bastante nómada, no me gusta quedarme demasiado tiempo estancada en un mismo lugar. He vivido en siete ciudades diferentes en los últimos 16 años. Todo me aporta. Cualquier detalle, los viajes, la gente que me rodea, los impactos visuales que percibo a lo largo del día, cualquier cosa podría servir como fuente de inspiración…

Cuéntame como es tu Berlín. ¿Qué lugares te motivan?

El showroom está en pleno centro de Kreuzberg, en el interior de un antiguo edificio industrial. El gobierno alemán puso a disposición de jóvenes con proyectos creativos, ayudas para fomentar la creación de pequeñas empresas. Así que en el edificio conviven estudios de gráficos, de fotografía, de música y pequeños ateliers. Lo cual resulta bastante productivo, ya que se generan colaboraciones que facilitan mucho el intercambio de ideas. Suelo ir a comer muy cerca, en las terrazas que hay junto a la orilla del canal o sino por la zona de Bergmanstrasse; aunque el piso que comparto está al lado de Augustrasse, una especie de micro-barrio algo más aburguesado y plagado de pequeñas galerías de arte, de tiendas con colecciones capsula de diseñadores locales y de pequeños bares muy agradables. Dependiendo del día, puedes ir a un concierto en Neukölln, ver una expo en Postdamerstrasse, o simplemente cogerte el S-bhan y salir a pasear por la zona de los lagos…

***
Si te gusta lo que ves, puedes comprar online en la web de Act.

TEXTO
SERGI DOLADÉ
FOTOS
IRENE DE LA SELVA

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados