CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Si hace unos días os mostrábamos cómo se desarrolló el IED Barcelona Fashion Show 2017, hoy os invitamos a conocer un poquito mejor a algunos de estos nuevos licenciados del Título Superior en Diseño de Moda y del BA (Hons) in Fashion Design. ¿Cuáles son sus referentes, cómo se prepara una colección, qué pasos seguirán ahora? Si como ellos, tú también estás interesado en estudiar Diseño de Moda, recuerda que una buena escuela es esencial para potenciar todo tu talento y creatividad.


Loreto Martí
Para empezar, háblame de tu colección. ¿De qué trata? ¿En qué está inspirada?
La colección Devil's Dance está basada en los Amish, concretamente en la época del Rumspringa. Dentro de la congregación Amish, en las comunidades más abiertas de mente, dejan a los jóvenes, una vez cumplen los 16 años, marcharse a la ciudad a experimentar las cosas que nunca han podido hacer. Escuchar música, salir de fiesta, beber o incluso jugar con sustancias ilegales. Una vez allí, tienen que decidir si quedarse en el mundo moderno y ser rechazados por su familia o volver a su comunidad donde serán bautizados. Me gustó saber que, aún siendo una comunidad tan cerrada, tienen este punto de libertad en el cual entra en juego su raciocinio y su madurez para tomar un paso tan importante para ellos
¿Cómo ha sido el proceso creativo? ¿Por dónde se empieza a trabajar a la hora de diseñar una colección una vez tienes claras tus fuentes de inspiración?
Creo que soy alguien que no me siento cómoda trabajando sobre plano. Me gusta dibujar, pero a posteriori, una vez tengo ya algún prototipo montado. Me siento muy a gusto trabajando con el collage o directamente sobre la prenda. Mis diseños se definen por sus detalles, así que mi inspiración se encuentra en los mercadillos, rastros, tiendas de materiales diversos, revistas y libros, viajes o experiencias fuera de mi entorno. Siempre me gusta crear a partir del folklore de comunidades o etnias, creo que la inspiración visual que se puede encontrar en libros o documentales es muy potente.
La colección de final de carrera es vuestra carta de presentación al mundo, más concretamente, al mundo laboral. ¿Hasta que punto piensas que te representa? ¿Qué ha sido lo mejor a la hora de llevar la colección a la pasarela? ¿Y lo más complicado?
En mi opinión me representa al 100%. Me apasiona el romanticismo pero también la estética punk. Me gusta dar simbolismo a cada prenda que hago, que si me preguntan por esa pieza siempre haya una respuesta detrás, no quedarme en lo estético. La colección representa mi caos interno, mi manera tan visceral de pensar, por eso aposté por jugar con las simetrías y asimetrías. Lo mejor a la hora de llevar la colección a la pasarela es pensar en qué se fijará el público, poner los brillos suficientes para que en pasarela destaque toda la colección. Lo más complicado quizás sería la combinación de los complementos, el saber qué poner con qué para que luzca más una prenda u otra.
¿Y ahora qué?
Me encantaría estar en una firma no muy conocida que esté empezando para poder aprender de alguien ajeno a mí. O quizás en una marca grande para palpar desde abajo el trabajo que hay detrás de los grandes desfiles. Aún así me gustaría ir haciéndome un hueco en el mundo de la moda, empezando por los complementos y poder ir haciendo poco a poco mis colecciones.



Denise Graus
Para empezar, háblame de tu colección. ¿De qué trata? ¿En qué está inspirada?
Mi colección se titula Psycho Nhomad y representa mi punto de vista sobre la sociedad actual. Después de que las redes sociales aparecieran en nuestras vidas, el ser humano se ha centrado más en su apariencia que en su esencia natural, limitándonos a actuar del modo que socialmente se espera, impulsándonos a actuar en grupo en vez de individuos libres, perdiendo la capacidad de actuar según nuestros sentimientos y naturaleza humana. Si miramos al pasado, podemos comprobar que el ser humano ha sido limitado constantemente, por esto utilizo la sastrería, camisería y ropa interior, prendas usadas a modo restrictivo, descontextualizando y reinventando. Me inspiro, sobre todo, en la forma de vivir de los nómadas durante la Prehistoria, impulsando su estilo de vida al mundo en que vivimos.
Sobre el proceso creativo... ¿Cómo o cuál ha sido? ¿Por dónde se empieza a trabajar a la hora de diseñar una colección una vez tienes clara tus fuentes de inspiración?
Hacer una colección es un trabajo muy personal ya que acaba siendo parte de uno mismo y ¡aún más si se trata de tu primera colección! He tomado el moulage como fuente de inspiración, buscando nuevos volúmenes. Una vez tuve la silueta clara, transformé el patrón observando el drapeado del maniquí, permitiendo errores, ya que así aparecieron otras posibilidades que no había contemplado antes. Sinceramente, mi colección ha ido evolucionando en cada look, y no la he dado por finalizada hasta el final, lo cual me ha permitido centrarme en cada prenda e ir perfeccionándola poco a poco.
La colección de final de carrera es vuestra carta de presentación al mundo, más concretamente, al mundo laboral. ¿Hasta que punto piensas que te representa? ¿Qué ha sido lo mejor a la hora de llevar la colección a la pasarela? ¿Y lo más complicado?
Esta colección es una continuación de mi ser actual. Refleja todos mis ideales y pensamientos. Utilizo la moda como una forma de expresión. He disfrutado de todo el proceso y, además, en el IED Barcelona nos enseñan a ser capaces de hacerlo todo uno mismo desde el concepto, hasta el diseño o los patrones, así que en el desfile ver toda tu creación elaborada con tus propias manos es muy satisfactorio. Lo más complicado ha sido la organización, ser consciente de cuánto tiempo requiere cada cosa, pero no deja de ser un plus cuando lo acabas logrando.
¿Y ahora qué?
Me apetece ver mundo y me encantaría poder trabajar junto a alguna de mis marcas favoritas para aprender, ganar experiencia y a la vez, ayudar y aportar algo de mí a ellas.



Anna Giramé
Para empezar, háblame de tu colección. ¿De qué trata? ¿En qué está inspirada?
Se trata de una reflexión sobre un texto que escribí en una etapa complicada de mi vida. En ese texto, describo la vida como el simple trazo de un lápiz, un trazo que, a pesar de lo que la sociedad nos haga creer, no es una paralela perfecta, sino un trazo lleno de curvas, turbulencias, momentos de calma. Este tema se une a la comparación de las personas con marionetas, unas marionetas que andan dibujando su línea, cruzándose, separándose y quizá volviéndose a cruzar, la humanidad va dibujando su historia; con la línea de cada uno. Así que el trazo del lápiz, las marionetas y el símbolo de la unión son claves en el concepto de la colección.
Sobre el proceso creativo... ¿Cómo o cuál ha sido? ¿Por dónde se empieza a trabajar a la hora de diseñar una colección una vez tienes clara tus fuentes de inspiración?
El proceso creativo se inicia en el sketchbook, empiezas haciendo un brainstorming de cualquier locura que se te pase por la cabeza y luego vas filtrando, intentando trasladar los conceptos de inspiración al lenguaje de la moda. Luego pasas de las palabras a las referencias visuales, artísticas, históricas... y después lo trasladas a un maniquí.
La colección de final de carrera es vuestra carta de presentación al mundo, más concretamente, al mundo laboral. ¿Hasta que punto piensas que te representa? ¿Qué ha sido lo mejor a la hora de llevar la colección a la pasarela? ¿Y lo más complicado?
La colección refleja mis pensamientos y vivencias. Así que la colección, tanto en concepto como en estilo, soy yo. Lo mejor a la hora de llevarla a la pasarela es la motivación que vas generando en ti mismo. Tienes que mostrar tu trabajo y tiene que estar al nivel. Lo más complicado es cuando esa motivación, en momentos difíciles especialmente, se convierte en presión, así que durante todo el proceso vas viviendo esas dos sensaciones, una se alimenta de la otra.
Y ahora... ¿cuál serán tus siguientes pasos?
Ganar toda la experiencia que pueda en otras marcas y en unos años, tal vez, montar mi propia marca.



Laia Viñas
Para empezar, háblame de tu colección. ¿De qué trata? ¿En qué está inspirada?
Mi colección está inspirada en la figura de la mujer trabajadora. Tomo como referentes mujeres que trabajaron en oficios masculinos a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Ejemplo de ello son las mujeres que trabajaron en las minas, las policías, las aviadoras, etc. Por otra parte, mi gran fuente de inspiración fueron los estampados y gamas cromáticas de los años 60 y 70.
Sobre el proceso creativo... ¿Cómo o cuál ha sido? ¿Por dónde se empieza a trabajar a la hora de diseñar una colección una vez tienes clara tus fuentes de inspiración?
El proceso creativo es muy largo. Empiezas con una idea y termina siendo otra muy distinta, por eso es muy importante la investigación. En mi caso tenia muchísimas ideas que quería explorar, y unas eran tan distintas a otras que todo parecía un caos. Empecé a diseñar la colección a partir de la técnica del collage. Hice una selección de imágenes de trajes de hombre y fui recortando detalles de las prendas que me gustaban para crear mis ‘monstruos’. A partir de esta serie de collages apliqué mis muestras de estampados hechos a mano con photoshop, y así es como empecé a dar forma y color a la colección.
La colección de final de carrera es vuestra carta de presentación al mundo, más concretamente, al mundo laboral. ¿Hasta que punto piensas que te representa? ¿Qué ha sido lo mejor a la hora de llevar la colección a la pasarela? ¿Y lo más complicado?
Creo que la colección representa a la perfección mi esencia: color, estampados y caos. Me encanta jugar con los colores y crear combinaciones imposibles. Obviamente, siempre hay cosas a mejorar una vez las ves hechas, pero para eso está la carrera, para evolucionar. Lo mejor de llevar la colección a la pasarela es la propia satisfacción de verla en movimiento. Entonces te das cuenta de que todo el esfuerzo hecho hasta el momento vale la pena, y sin dudar volvería a pasar otras mil y una noches casi sin dormir.
¿Y ahora qué?
Me gustaría coger experiencia en el sector y empezar a trabajar con algún diseñador o en alguna gran empresa. Quiero formarme como diseñadora y aprender todo lo que sea posible.



Adriana Argemí
Para empezar, háblame de tu colección. ¿De qué trata? ¿En qué está inspirada?
Es una historia un poco larga, en verano decidí preguntarme quién era. Así que hice dos listas, una con inseguridades y complejos y la otra con aquellas cosas que me gustan de mí y de las cuales me siento orgullosa. Una de las palabras que salía en ambas era masculinidad. El hecho de que apareciera en las dos fue un inicio. Llegados a este punto, usé dos de mis referentes musicales: David Bowie y Mick Jagger, los cuales tienen esta ambigüedad y sex appeal que hacen que hombres y mujeres se sientan atraídos por ellos. En cuanto a elementos gráficos, estampados y bordados, Jean Micheal Basquiat aparece con sus cuadros de temática autobiográfica. 
¿Cómo es el proceso creativo?¿Por dónde se empieza a trabajar a la hora de diseñar una colección una vez tienes clara tus fuentes de inspiración?
No sabía por dónde empezar (risas). Lo fundamental para mí es el contexto histórico, así que lo que hice fue empaparme de la cultura de los 70. Las formas, cómo vestían tanto los hombres como las mujeres, lo tejidos que usaban... Cuando lo tuve todo, me decanté por la construcción de la sastrería inglesa. Una vez decidido, lo siguiente fue dibujar hasta la saciedad hasta encontrar la silueta. Collages, muestras de tejidos, colores... Todo es importante.
La colección de final de carrera es vuestra carta de presentación al mundo, más concretamente, al mundo laboral. ¿Hasta que punto piensas que te representa? ¿Qué ha sido lo mejor a la hora de llevar la This is a italiccolección a la pasarela? ¿Y lo más complicado?
La verdad es que me representa en todo; Yo-Yo, así es como se llama mi colección, soy yo. Cada estampado y cada bordado representan y describen un tramo de mi vida, experiencias que hacen de mí la que soy hoy. Lo mejor de la pasarela ha sido verlo todo. Ver cómo se mueven las prendas, cómo se ven, y que la gente pueda disfrutar de las colecciones por las que hemos estado trabajando tanto tiempo. Lo más complicado es desprenderme de cuatro años de universidad tan rápido.
¿Y ahora qué?
Enviar mails hasta hartarme, buscar trabajos fuera de España, en España, por todas partes. No quiero cerrarme ninguna puerta.



Aleix Martínez
Para empezar, háblame de tu colección. ¿De qué trata? ¿En qué está inspirada?
Blow está inspirada en la Belle Époque, en su decadencia y el cambio de siglo. La colección tiene como concepto los grandes contrastes sociales (la vida burguesa versus la vida bohemia). La idea de contraste queda plasmada en las armonías de color, cambios de textura, silueta y la mezcla de prendas más couture con elementos deportivos.
Sobre el proceso creativo... ¿Cómo o cuál ha sido? ¿Por dónde se empieza a trabajar a la hora de diseñar una colección una vez tienes clara tus fuentes de inspiración?
El proceso creativo empieza con una exhaustiva investigación visual. Luego vienen los collages y bocetos, que empiezan a definir las lineas de la colección y a llenar el sketchbook. Mientras se desarrollan los bocetos, se simulan y prueban sobre maniquí para visualizar la prenda en 3D. A continuación se crea un patrón partiendo de los bocetos y el moulage. Finalmente se confecciona un prototipo, que será sometido a muchos cambios antes de convertirse en la prenda definitiva.
La colección de final de carrera es vuestra carta de presentación al mundo, más concretamente, al mundo laboral. ¿Hasta que punto piensas que te representa? ¿Qué ha sido lo mejor a la hora de llevar la colección a la pasarela? ¿Y lo más complicado?
Esta colección representa el resultado de cuatro años de intenso trabajo, esfuerzo y sobre todo, evolución. Es emocionante darse cuenta que el público ve reflejados los dibujos, los trazos, el carácter y la sensibilidad del diseñador en ella. Creo que eso es lo más bonito de todo este viaje.
 Quizás lo mas complicado ha sido mantener la coherencia de la colección en todo momento... Cuando trabajas con tantos géneros, colores y texturas es muy fácil salirse de la estética que dicta el concepto.
¿Y ahora qué?
¡Firmar el primer contrato! (risas). 

Texto
Carla Camprubí & Ana López

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados