CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Hamabi es hogar. Así empieza Zita, la creadora de este proyecto, a contarnos qué se esconde debajo de sus mantas. Hamabi son piezas compuestas por formas geométricas y colores que evocan el Mediterráneo. Hamabi, aparte de abrigo, es un detalle que hace de la estancia un lugar acogedor y agradable. Y es que parece que este año el frío se resiste a marchar, pero el tiempo rudo no lo es tanto con una Hamabi cerca.
Para entrar en calor, descríbenos una escena idílica en la que participen las mantas Hamabi.
Hamabi es hogar, calor y confort, así que la escena idílica que se me ocurre es una tarde en casa, cuando fuera está lloviendo. Te tomas un café en el sofá, tapada con una manta, mientras ves una peli o una serie en bucle, y al final te quedas dormida. En realidad los detalles pueden cambiar, lo importante es que haya un sofá o una siesta en la escena.
Tus diseños, protagonizados por composiciones geométricas, bien podrían estar colgados para ser contemplados a modo de obra de arte. ¿Nos podrías nombrar algún artista o movimiento que te inspire?
Me gustan las vanguardias del siglo XX, sobre todo el constructivismo y el movimiento Bauhaus por la mezcla de disciplinas y formatos. También me inspiran pintores como Matisse o Kandisnky por el uso tan libre del color y la forma.

¿Qué te ofrecen los soportes textiles?
Me gusta hacer patchwork porque es como pintar, jugando con colores, tejidos y texturas, que es lo mismo que me gusta de la moda pero sin la exigencia de las tendencias, las tallas y los patrones. Las mantas, además, me ofrecen un formato funcional. Saber que la gente, aparte de ver mantas bonitas, puede usarlas en su día a día, es una satisfacción.
¿Cómo es el proceso de creación desde que nace la idea?
Diseñar es lo más fácil. Hago bocetos de formas sin parar y veo combinaciones de color interesantes todo el tiempo: en la calle, en revistas, en la naturaleza… Lo difícil es encontrar tejidos, proveedores, etc., y gestionar todo para que la primera idea que hay en mi cabeza se convierta en una manta terminada y lista para usar.
Indicas que Hamabi significa doce en vasco, y que las producciones son series limitadas y numeradas de 12 unidades. ¿Por qué este número?
Apareció sin pensarlo. Quería una palabra en vasco para reflejar mi origen, pero no una obvia, y ademas que fuera fácil de pronunciar. También me gustaba la idea de hacer productos en serie limitada, aunque no tenía el tema muy cerrado. De una lista inmensa y caótica de palabras, sinónimos, letras y números, salió elegida hamabi. Además, el doce es un número con mucha simbología en la historia, las matemáticas, la astrología...
¿Tienes pensado sacar más colecciones o te riges por una manera más pausada y menos pautada de diseñar y producir?
La idea es sacar pequeñas colecciones de mantas y otros productos en función de los tejidos que vaya encontrando y lo que me sugieran. Lo ideal sería tener un ritmo constante pero sin forzarlo, así que sigo trabajando cada día, sin fecha de entrega obligatoria.

En los últimos años han surgido proyectos que, como el tuyo, reivindican un consumo responsable bajo unos valores relacionados con lo artesanal y una calidad que certifica la durabilidad casi vitalicia del producto. Estas son unas ideas que contrastan con las nociones de caducidad y obsolescencia que definen la manera de consumir en el marco actual. ¿Crees que se le está ganando terreno a estas dinámicas?
Creo que se va ganando terreno, pero muy poco a poco. Es casi imposible competir con los grandes, pero cada vez hay más gente concienciada de que es mejor tener pocas cosas buenas que muchas malas. Hay que trabajar para que la tendencia vaya a más, haciendo productos realmente buenos y contándolo muy bien.
Comentas que trabajas como diseñadora de moda, y que es en tus ratos libres cuando te dedicas a tu proyecto personal. ¿Esperas algún día poder dedicarte a Hamabi a tiempo completo, o te gusta tener distintas ocupaciones a la vez?
¡Me encantaría! Pero no tengo prisa. Mi trabajo también me gusta mucho y aprendo cosas cada día. Lo ideal sería combinarlos de manera más equitativa, para poder dedicarle más tiempo a Hamabi.
¿Qué supone emprender un proyecto personal en el crudo contexto actual?
¡Una locura! Estoy empezando a meter la cabeza en la burocracia y el papeleo, y me parece todo increíble. No hay ninguna ayuda ni facilidades para alguien que quiera hacer algo por su cuenta. Esa parte da ganas de olvidarse del proyecto...
¿Cómo pinta el futuro a corto y largo plazo de la marca?
Pinta genial. Creo que las mantas han tenido una gran acogida para el poco tiempo que llevan en el mercado y lo especial que es el producto. Quiero hacer más modelos, otros productos, y dar la marca a conocer en todo el mundo. También están surgiendo colaboraciones interesantes. ¡Esto no ha hecho más que empezar!

Texto
Sara Guerrero
Fotos
Pol Úbeda

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados