CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Sí, yo también echo de menos los festivales de verano y los conciertos que me he perdido este año. Pero como algunos de los canales musicales de YouTube me han enseñado, desde KEXP hasta Sofar Sounds pasando por NPR Tiny Desk, algunas de las actuaciones que más admiro surgen precisamente de la intimidad. Siguiendo esta idea nace Gira en Kasas, un proyecto que la agencia musical Madame Vodevil inició hace tres años, cuyo objetivo es casi eliminar la barrera entre público y artista ofreciendo conciertos de pequeño formato. 

Añádele un buen line up –esta edición cuenta con Guitarricadelafuente, Travis Birds y Fetén Fetén, entre otros– y una pizca de misterio –la localización exacta no se conoce hasta menos de 24h antes de la actuación–, y tienes una receta que funciona incluso en tiempos de Covid-19. Hoy hablamos con Jaime, uno de los cofundadores de la agencia, sobre nuevos formatos, conciertos que le cambiaron la vida y la tercera edición de Gira en Kasas, que arranca este viernes 10 de julio y se alarga hasta el 21 de agosto.
Antes de empezar, ¿quiénes conforman Madame Vodevil y a qué se dedican exactamente?
Madame Vodevil está fundada y dirigida por Gonzalo Cáceres y Jaime Pitillas. Somos una agencia musical 360, es decir, trabajamos en múltiples sectores de la industria: management, promotor de eventos en directo, discográfica, editorial y contratación en España e internacional.
Como agencia creativa musical, una de vuestras tareas es pensar nuevos formatos para acercar la música a su público –como nuevos formatos de concierto, por ejemplo. ¿Recordáis vuestro primer concierto, o podríais compartir alguno que os marcara especialmente y por el cual quisisteis trabajar en música (o que reafirmó la decisión que habíais tomado de trabajar en esta industria)?
Mi primer concierto (sin contar a los que mis padres me llevaban) fue en el Palacio de los Deportes de Madrid, ahora Wizink Center, en el año 2005, y tuve el placer de ver a uno de mis artistas favoritos, Andrés Calamaro. Fue un concierto muy emocionante porque era su vuelta tras un parón de varios años. Esa gira se grabó en directo y sigue siendo uno de sus discos que más escucho, me trae muy buenos recuerdos.
Un concierto que reafirmó que había tomado la decisión correcta fue el de una de las bandas que llevamos en la agencia, Sexy Zebras, en el festival Mad Cool del año 2017. Tocábamos a la misma hora que Alt J y Ryan Adams, dos pesos pesados internacionales, pero cuando llegamos al escenario y vimos el mar infinito de gente que había venido a vernos nos vinimos muy arriba e hicieron uno de los conciertos más emocionantes que he vivido nunca.
En la era de la información y el contenido infinito, pensar en formatos novedosos y atractivos no es nada fácil porque parece que ya se ha hecho todo. ¿Qué estimula vuestra creatividad? ¿Cómo lográis lo que los ingleses llaman ‘think outside the box’?
En Madame Vodevil nos acercamos a formatos en los que tanto el público y artista estén cómodos y disfruten verdaderamente de la experiencia musical. Como promotores intentamos alejarnos de eventos masivos y preferimos ofrecer conciertos íntimos en entornos bonitos y agradables, donde el artista y su arte son los protagonistas.
Este año comenzamos un proyecto que nos ilusiona mucho y engloba estos conceptos que te comentaba antes: Caprichos Musicales en Paradores. Se trata de un ciclo experiencial donde los conciertos se realizan en Paradores, que son antiguos castillos, monasterios y otros sitios espectaculares reconvertidos en hoteles. Conciertos de algunos de los mejores artistas, como pueden ser Diego el Cigala, Ara Malikian o Iván Ferreiro, y donde se incluye el alojamiento, cena y desayuno en Parador. Es una experiencia que mezcla música con turismo, patrimonio, gastronomía e historia de España.
El Covid-19 y la crisis sanitaria que ha comportado han cambiado el mundo para siempre. La industria musical es una de las más afectadas, especialmente la música en directo. ¿Cómo habéis vivido la pandemia a nivel creativo y profesional? ¿A qué retos inmediatos os estáis enfrentando con la ‘nueva normalidad’?
Como bien dices, la industria musical es una de las más afectadas, y en nuestro caso concreto hemos tenido que cancelar giras y reajustar mucho el calendario. Los patrocinios culturales han sufrido un gran recorte debido a la crisis sanitaria –en nuestro caso, hemos bajado en Gira en Kasas de diecisiete a diez conciertos y de nueve  a cinco ciudades con respecto al año pasado. También hemos tomado la decisión de reducir el aforo más de un 30% para poder mantener la proximidad entre público y artista, y también este año necesitamos más personal para cumplir con todas las medidas de prevención del virus, por lo que al final es más personal y hay menos tickets a la venta. Lo importante es asegurar la seguridad y comodidad del público, artista y nuestro equipo, y poder seguir ofreciendo música en vivo en estos tiempos complicados.
Respecto a esta nueva normalidad, ayer leí un tweet de Víctor Cabezuelo, cantante de Rufus T Firefly, que me encantó, en el que comentaba que en estos días la opción de entretenimiento más segura son los conciertos, que debido a todas las medidas que estamos tomando de distanciamiento e higiene es la actividad que resulta más segura, y no puedo estar más de acuerdo con él.
Conciertos con el público sentado en sillas, manteniendo la distancia de seguridad, aforos mucho más controlados… Los conciertos que se están realizando nada tienen que ver con lo que estamos acostumbrados. ¿Creéis que algunos de estos cambios se va a quedar definitivamente? ¿De qué manera vamos a sufrir los efectos del Covid-19 a medio y largo plazo en lo que a música en vivo se refiere?
Pienso que antes o después volverán los conciertos tal y como siempre los hemos vivido. Imagino que la vuelta será progresiva, que habrá personas con más miedo que otras y les costará más, pero que al final iremos reduciendo la distancia social y volveremos a sudar, saltar y bailar todos juntos. La parte de desinfección de manos me parece estupenda, eso se podría quedar para siempre –nunca está de más mejorar nuestra higiene–.
Esta semana empezáis con la Gira en Kasas, una serie de conciertos de pequeño formato e íntimos que se celebra en casas privadas y con aforo muy limitado. Este año, debido a las medidas de prevención, se celebrará solamente en jardines de casa (el año pasado también se celebraban en los salones, por ejemplo). Contadnos más sobre cómo surgió el proyecto y qué tal han ido las ediciones pasadas.
Gira en Kasas es un proyecto que nació en México de la mano de un artista y amigo llamado Kill Aniston, que en una de sus giras españolas se quedó a dormir en nuestra casa y empezamos a imaginarnos cómo sería su proyecto de conciertos en casas particulares en España. Poco a poco fuimos armándolo y llevándonoslo a nuestro terreno, y en pocos meses ya habíamos construido un ciclo musical con un elenco increíble de artistas, unas casas maravillosas en nueve ciudades distintas y el patrocinio de Licor 43. Este va a ser nuestro tercer año y estamos muy contentos por continuar con el proyecto en este verano tan complicado para la música en vivo. En estos dos años pasados llevamos más de treinta conciertos en once ciudades distintas y hemos colgado el cartel de no hay entradas en más del 85% de los shows.
Poder ver a los artistas tan de cerca en un ambiente tan intimista es todo un lujo, algo a lo que no estamos acostumbrados en salas o festivales. Además de esto, ¿qué más diferencia a Gira en Kasas? ¿Qué ofrece al público que una actuación masiva no puede?
Personalmente, me gusta mucho que en los conciertos de Gira en Kasas tanto artista como público están en un concierto de formato novedosos para ellos. Normalmente los shows son en la oscuridad de una sala o un teatro, donde nadie nos ve cantando y bailando y nos da menos vergüenza, pero en el caso de Gira en Kasas todos estamos muy cerca y visibles, por lo que hay emociones y sentimientos nuevos que se van desarrollando en todos los conciertos. En Gira en Kasas no existe barrera entre artista y público, el escenario está a la misma altura que los fans, y se crea una sinergia muy especial entre todos los asistentes. Además, las bandas se sienten ‘como en casa’ y cuentan historias o anécdotas personales que no creo que en los conciertos en festival o salas suceda.
Este año contáis con artistas como Guitarricadelafuente, Travis Birds, 84, Carmen Boza, Izaro, Fetén Fetén y Emilia y Pablo. Habladnos un poco del proceso de selección y por qué creéis que estos artistas pueden funcionar bien en un entorno íntimo.
En los proyectos de Madame Vodevil reina la calidad musical, y lo que Gonzalo y yo creemos que merece atención. Ambos somos melómanos y elegimos este trabajo porque es nuestra pasión absoluta, contratamos a los artistas que escuchamos en casa.
Guitarricadelafuente nos parece el mejor cantautor que ha surgido en los últimos años, nos encanta su forma de componer, su costumbrismo, su manera de interpretar. En los últimos meses hemos escuchado mucho a Travis Birds, que tiene una personalidad a la hora de escribir y cantar que nos araña el corazón y es la artista que más conciertos tiene dentro de la esta edición de este año. Pasamos nuestra adolescencia con 84 y sus canciones, y es un verdadero placer que participen en nuestro ciclo ahora que vuelven. Carmen Boza es la artista que más ha tocado en Gira en Kasas –diría que el primer año tocó tres o cuatro veces y este año repetimos; un año sin Carmen se hace muy largo–. 
Izaro nos parece una de las grandes revelaciones de la canción vasca y estamos encantados de poder llevarla a Santander y A Coruña. Fetén Fetén es una de nuestras bandas favorita, llevan muchos años revindicando la música popular, y sus conciertos son una experiencia inolvidable, altamente recomendable. Y por último, Emilia y Pablo, un dúo de Chile que lleva viviendo en Madrid varios años y mezclan el folclore latinoamericano con flamenco, una fusión única que son capaces de llevarse a terrenos del performance y teatro; una verdadera maravilla que personalmente creo que dará mucho que hablar en los próximos años.
Los conciertos se celebrarán a lo largo y ancho del territorio: A Coruña, Barcelona, Madrid, Sevilla… Pero hasta 24h antes del concierto, no reveláis el lugar exacto donde se celebra –como si fuera una rave, pero legal. ¿Sentís que el público disfruta más de esta incógnita, que lo hace más especial?
¡Exacto, como una rave pero legal y con mucha más tranquilidad y atención hacia la música! Al igual que intentamos innovar en el formato del concierto acercando al público y artista, nos parece que guardar en secreto la localización es un factor que crea incertidumbre y sorpresa al espectador incentivando la experiencia total.

Texto
Arnau Salvadó

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados