CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Mientras dormimos, el subconsciente lanza imágenes y sucesos que adquieren formas surrealistas y transgreden el tiempo y el espacio. Los sueños y la exploración de sus características a través del diseño de moda es la base de la que parte Ana Blackshire, una joven diseñadora de Barcelona que elabora sus colecciones apoyándose en la idea de jugar con el volumen y la silueta tradicionales. Además, en sus creaciones están muy presente la reutilización y transformación de telas u objetos innovadores y poco convencionales, como por ejemplo los juguetes. Hablamos con ella sobre sus diseños, fuentes de inspiración y proyectos de futuro, además de valorar el panorama de la moda actual y cómo se insertan en él los nuevos talentos. 
Cuéntanos un poco sobre lo que haces y sobre tus inicios.
Tuve mi primer contacto con la moda siendo muy pequeña, en el negocio de mis padres. Tenían una empresa de venta de ropa al por mayor y yo aprovechaba la más mínima oportunidad para coger alguna prenda y customizarla, ya fuera estampando, bordando o deshaciéndola y creando otra nueva. A esta afición infantil se sumó mi interés por el mundo del diseño, la moda y el arte, y terminé graduándome en diseño de moda en la escuela LCI Felicidad Duce. Me gusta inspirarme en la escultura apoyándome en la idea de transformar el cuerpo para crear diferentes volúmenes y siluetas.
El arte tiene una gran influencia en tus diseños, además de ser parte de tu formación. ¿Cómo se influencian entre sí moda y arte en tu día a día y en tus creaciones? ¿Qué períodos o artistas te han causado más fascinación, o han influenciado tus diseños?
Estoy muy interesada en el arte contemporáneo, aunque diría que siempre me ha interesado el tratamiento más surrealista, absurdo e incluso provocador del arte. Últimamente sigo el trabajo de Xooang Choi, Todd Robinson, Erwin Wurm, y Ben Zank, entre otros.

¿Por qué decidiste explorar el motivo de los sueños en tu colección?
El sueño era un motivo que siempre me había fascinado e interesado, es un tema inspirador que me dio mucha libertad para explorar nuevas texturas, formas y conceptos. Quise reflejar todo aquello que me pasaba por la cabeza mientras dormía, desde pequeña, pasando por la adolescencia y ahora como adulta. Sobre todo aquellos sueños sin sentido tan difíciles de contar, el surrealismo que se respira a través de los espacios, los personajes y los cambios en el tiempo. Es un tema con el cual mucha gente se puede llegar a identificar. Aunque a veces sólo se recuerden un par de elementos del sueño uno se levanta con la sensación de que algo extraño ha pasado en el subconsciente.
Tu colección se caracteriza por el uso de técnicas y materiales innovadores. Cuéntanos un poco más sobre ello. 
Siempre he sentido curiosidad por el reciclaje aplicado al diseño, quería aprovechar la libertad que me daba el tema que estaba tratando y decidí emplear materiales inusuales dentro la moda para crear texturas y formas nuevas. Descubrí a Dan Tobin Smith, un artista de Nueva York que creaba instalaciones con artículos de desecho, y me fascinó. Su trabajo me motivó para crear bordados con juguetes que tenía guardados desde mi infancia, de esa forma también representaba el componente absurdo de los sueños, reflejando escenas que tenía en mi mente, en estos bordados.
¿Estás preparando una nueva colección basada en algún otro tema? ¿Qué temas o conceptos tienes en mente para explorar en un futuro?
Mi siguiente colección se basa en el conflicto que supone el concepto de la identidad, la problemática que existe a la hora de percibir la identidad real de una persona con las características que la definen. La diferencia entre la imagen que alguien proyecta y lo que realmente se percibe, basándonos tanto en sus rasgos, como en su raza, su sexo y demás características que componen una identidad. Intentar superar las ideas preconcebidas sobre la identidad es el motivo último del proyecto.
¿Cómo es el espacio donde trabajas? ¿Tienes alguna manía? 
Actualmente trabajo desde casa, tengo un espacio amplio y luminoso que he convertido en mi modesto taller. Mi manía puede ser que siempre necesito escuchar música mientras trabajo.

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?
Me gustan muchos aspectos de mi trabajo, pero por encima de todo disfruto del proceso de maduración de la idea, desde que me intereso por un tema, la investigación y el tratamiento que finalmente le doy.
¿Cómo surgió la colaboración con la fotógrafa Elisa Carnicer? ¿Qué crees que ha aportado esta colaboración a tu colección?
Elisa y yo nos conocemos desde hace años, siempre me gustó su trabajo. Con esta colaboración conseguimos darle un enfoque nuevo a la colección, continuamos haciendo referencia al mundo onírico utilizando esta vez una estética renovada, con un estilo más naïve, centrándonos en las prendas más delicadas, con transparencias, con detalles en las prendas que referencian a la infancia, texturas de nube bordados de juguetes.
Te planteas realizar alguna colaboración o algún proyecto que conecte la moda con alguna otra disciplina artística?
Me gustaría llegar a realizar algún proyecto dónde mis prendas formen parte de alguna representación de arte performance o instalaciones. 
¿Qué diseñadores actuales admiras y por qué?
Me fascina el trabajo de Walter Van Beirendonck, tanto a nivel conceptual como la estética de sus diseños, también admiro a Sandra Backlund por el magnífico uso que hace del tricot y de la aplicación de materiales innovadores en sus prendas, me encanta el trabajo de Maison Martin Margiela también a nivel conceptual, y a nivel más comercial sigo a Samantha Pleet por sus estampados y el uso del color en sus prendas.

¿Qué es lo que crees que tus diseños pueden aportar al mundo de la moda en el panorama actual, tan concurrido?
Concibo mi trabajo como un modo de expresión muy relacionado con la pintura y la escultura. Intento que mis diseños no se reduzcan sólo a una estética, siempre trato de que mi trabajo se sustente sobre una idea o concepto que englobe todo el proyecto. Trato de aportar mi punto de vista sobre un tema o una cuestión que me interese o que crea que pueda ser relevante, intento que mis prendas reflejen este punto de vista y que lleguen a suscitar interrogantes o cuanto menos crear curiosidad en el espectador respecto al tema que trato.
Como diseñadora de moda, joven, y en Barcelona, ¿qué es lo que más te preocupa? ¿Y qué es lo que más agradeces?
En Barcelona existen muchas empresas en las que es posible incorporarte al sector, ganar experiencia y conocimientos. Lo que ya no es tan fácil es dar el siguiente paso y establecerte por tu cuenta debido a la enorme competencia. Crear tu propia marca y darte a conocer puede que sea el mayor obstáculo para alguien que empieza en una ciudad como esta.
Lo que más agradezco es la enorme cantidad de cultura que existe en Barcelona, tanto a nivel de museos, actividades, talleres e incluso la cultura que se respira en las calles de la ciudad.
¿Cuáles son tus proyectos, tanto actuales como futuros?
A corto plazo tengo una oportunidad para trabajar en el extranjero, creo que es una experiencia que tengo que aprovechar al máximo para continuar formándome, ganar experiencia y evolucionar.
Como proyecto de futuro me gustaría desarrollar mi marca en el sector, establecerme de forma independiente y continuar desarrollando mis creaciones en moda y artísticas.
La moda tiene y ha tenido una reputación de frivolidad importante, entre otras connotaciones negativas. ¿Cómo combatirías esos argumentos? Si pudieras abrir los ojos de la gente para ver algo que ignoran cuando hacen esos juicios, ¿qué les harías ver?
Es verdad que la moda se percibe a veces como algo frívolo y de hecho es así en algunos casos pero también es cierto que detrás del trabajo de muchos diseñadores existe una visión personal que trata de expresar y de difundir una idea y por lo tanto supera esa visión frívola y caprichosa. Para mí la moda tiene que ver con la creatividad y con la capacidad de expresarte a través de esta disciplina.
Por eso para mí es importante trabajar basándome en un concepto que sustente el proyecto yendo más allá de la creación de prendas puramente estéticas.

Texto
Marta Morillo y Rocío G. Rus
Retrato
Tomás Gutiérrez
Fotos
Elisa Carnicer y Jordi Meléndez

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados