CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Alex Cascallana quiere derribar las fronteras de los géneros y estilos fotográficos para crear un todo. Y está inmerso en el mundo de la moda, tanto a nivel fotográfico como audiovisual: una joven promesa que ya empieza a consolidarse. Además es cofundador de la plataforma Pineal Studio, que trabaja en proyectos de gran envergadura que aúnan dirección artística, fotografía, vídeo y mucha moda. Tiene las cosas muy claras y sus proyectos reflejan todo lo que lleva dentro. No podemos perderle la pista.
Para empezar, ¿quién es Álex Cascallana y cuál sería tu mejor etiqueta estilística dentro del universo fotográfico?
Me considero a mí mismo una persona honesta con lo que hago y ante todo persistente. Prefiero huir de las etiquetas, estilos y géneros y me decanto más por la exploración y la mezcla de las diferentes disciplinas tanto dentro de la imagen como fuera de ella, intentando aplicar mi visión propia y personal. Me dedico principalmente a contar historias con imágenes: alrededor de la moda, los retratos y diferentes trabajos para marcas y medios nacionales e internacionales. Esto lo compagino como parte del equipo de Pineal Studio, del que soy cofundador.
¿Lo de la fotografía te viene de familia?
No exactamente, pero en cierta manera, algo me ha beneficiado a nivel familiar. El mítico libro La fotografía paso a paso, de Michael Langford, lo tenía mi padre en la estantería de casa. Realmente nadie en mi familia se ha dedicado a ello, pero sí ha existido como hobby, de ahí que mis primeras cámaras, tanto de 35mm como de medio formato, pertenecieran a mi abuelo.

En los proyectos más propios y personales, ¿en qué te basas a la hora de trabajar, cuál es tu punto de partida?
Para mí esta parte del proceso es una de las más importantes, es donde buscas a fondo dentro de ti, pones sobre la misma superficie cosas muy diferentes entre sí, y de esas uniones o colisiones es de donde sale la visión personal de cada uno. A veces todo surge de algo muy concreto, algo que me resulta interesante cuando vuelvo a casa en autobús, por ejemplo. En otras ocasiones es algo más sensacional, algo que no sabes de dónde viene, pero sabes en torno a lo que tiene que girar. Con mis influencias pasa un poco lo mismo, pueden estar en cualquier lado: en la calle, en un libro, una canción, una película. Siempre me ha resultado interesante buscar fuera del campo en el que vaya a trabajar.
Últimamente me he dado cuenta que encuentro pequeñas obsesiones e inspiraciones que aplico casi inconscientemente a mis imágenes. En mis últimos proyectos, de una manera más consciente veo cómo la música, la ciudad y sus sonidos son grandes influencias. Por otro lado, también le doy mucha importancia al contexto, a los escenario, etc., y eso aporta y complementa el significado del personaje. Para terminar de completar lo que quiero contar, tiene mucha importancia cómo vaya vestida la persona en cuestión.
La fotografía de moda es central en tu trabajo, ¿pero te interesan otros estilos/temáticas? ¿Te podremos ver haciendo fotos documentales, por ejemplo?
Sí, por supuesto. Por ejemplo, hace tres años estuve en Japón durante el verano, y en Kyoto me encontré́ de repente con una fiesta en la calle bastante curiosa, Gion Matsuri, que me recordaba mucho a nuestras procesiones de Semana Santa pero con iconos y motivos totalmente diferentes. Sentí que había algo en toda aquella parafernalia, en sus personajes, y sobre todo en cómo iban vestidos, que necesitaba enseñar, que conservaba la esencia del Japón tradicional que se podía ver pocas veces. Eso fue lo que me hizo adentrarme sin pensarlo y me puse a hacer fotos. Como uno más, me adentré en un templo y tomé algunos retratos que dieron resultado a una miniserie que se publicó en la revista francesa Purple Online A día de hoy mi apuesta es intentar no diferenciar entre géneros, temáticas o estilos y tratar las cosas de la misma manera. Que cualquier disciplina se nutra de otras completamente diferentes. Al fin y al cabo, eso es lo que ha pasado siempre. El cine puede beber de la pintura o la literatura. La música puede inspirarse en los sonidos de una ciudad, como hizo Philip Glass con la BSO de Taxi Driver, o incluso en la industria de una zona, como pasó con la escena techno de los 80 y los 90 en Detroit. Todo tiene que ver con la forma de ver las cosas, con las cosas a las que prestas atención y con lo que desechas.

Uno de tus últimos proyectos es un fashion film con la diseñadora Alejandra Alonso Rosas. Cuéntanos un poco sobre este proyecto y qué fue lo que tú aportaste.
El fashion film So They Say surge de la unión entre Alejandra y yo de la mano de David y Francesco de The Issue Ten y la necesidad de hacer un video para su última colección que tuviera algo diferente. Ellos tenían en mente algo relacionado con el romanticismo de Madame Bovary, que se grabaría en Barcelona en una antigua casa de campo bastante peculiar. Por lo que junto a mis compañeros de Pineal elaboramos una idea inspirándonos en fragmentos de la obra Dicen que no hablan las plantas, de la poetisa gallega Rosalía de Castro, pero reinterpretándolo desde un punto de vista un poco más cercano al realismo mágico.
En la historia la protagonista aparece con una actitud soñadora y evasiva hacia el mundo, donde ella prefiere la coexistencia con la naturaleza y su propio mundo interior que convivir con la realidad. Para ello tuve la gran suerte de tener como protagonista a Estella Boersma, fue un placer trabajar con ella. Me llamó mucho la atención que antes de empezar me preguntara a cuántos fotogramas por segundo íbamos a rodar, para saber cómo tenía que moverse. Desde ese momento supe que la grabación iba a salir perfecta.
Tu serie Anywhere es un conjunto de videos muy breves en los que combinas el medio audiovisual con la fotografía estática superpuesta y citas de personajes tanto de ficción como reales, sobre todo vinculadas al cine. Explícanos un poco el proyecto y cuál era la pretensión.
Anywhere surgió como un proyecto personal a través del cual poder mostrar mi visión relacionada con las formas de expresión del jazz. El BeBop surgió en un momento en el que el jazz experimentaba una gran frustración y limitaciones relacionadas con la composición de grandes bandas. Dizzy Gillespie o Charlie Parker fueron algunos de los precursores en buscar nuevas formas de expresión y saltarse las normas, cambiando por completo la manera de entender el género hasta ese momento. De alguna manera yo quería experimentar algo similar a través de este concepto y generar algo en lo que la forma y el contenedor no importase.
La base del proyecto fue una sesión de fotos que hice con mi amigo Ostap Yashchuk y fui jugando libremente a mezclarlo con diálogos de películas de Jim Jarmusch, audios de entrevistas a Robert Bresson o Pierre Soulages, Jack Kerouac hablando sobre Charlie Parker o extractos de documentales acerca de Miles Davis o Marion Brown. El resultado fue una serie de fotos y piezas audiovisuales cortas donde no existe guión y simplemente me dejé llevar sin pensar excesivamente en ello.

Ahora estás más centrado en la moda, pero en tu perfil de Vimeo podemos ver que antes hacías otras cosas: por ejemplo, el proyecto que estamos comentando, Anywhere, o también The Change, con gente de la calle, o Unrequited Lust. Pero estos proyectos ya tienen unos años. ¿Cómo ha sido todo este proceso hasta llegar al punto en el que estás?
Ha sido un proceso bastante orgánico y atendiendo un poco a las inquietudes personales de cada momento. He ido evolucionando personalmente a la vez que profesionalmente. Si tuviera que hacer un resumen, diría que partí documentando las cosas cercanas que me rodeaban y poco a poco fui investigando y abriendo puertas alrededor del cine, la música, la novela, el relato, la propia fotografía y todas ellas a su vez conducían a caminos nuevos que abrían otras puertas. Siento que a día de hoy sigo investigando y descubriendo cosas nuevas y no me imagino evolucionando de otra forma.
También realizaste un proyecto llamado Hands in Movement, que disparaste con la cámara de tu móvil y publicaste en Instagram. ¿Cómo surgió esa idea? ¿La consideras tu obra más distinta dentro de tu cuerpo de trabajo?
Quizás sí, aunque como te decía, nunca he parado de documentar cosas. Surgió en los comienzos de la red social, momento en el que veía interesante utilizar Instagram de una forma diferente, usar ese perfil como la galería de un proyecto en constante desarrollo. Me basé en recopilar las manos de muchas personas en medios de transporte en los que viajaba, mantener un formato y un encuadre único y dejar que las acciones y la características de las manos hicieran el resto.

Tu último proyecto que ha salido a la luz es una fashion film en colaboración con la marca Marlota, cuéntanos un poco sobre ello.
Sí. Es un proyecto que surge con motivo de la tienda efímera montada en Madrid del 22 al 24 de mayo en la Galería Travesía Cuatro. Lo que se pretende es que la colección Primavera/Verano 2018 de la marca sea vista a través de la mirada de otros artistas, con maneras de sentir cercanas. Es una mirada a la humano, a lo simple y a lo esencial. Habla del rescate de lo subjetivo para redescubrir la naturaleza y sentirse libre. Hemos trabajado de la mano con la escritora Leticia Sala, que es la protagonista del video y a su vez la autora de los textos narrados en off. Lo que ella hace es poner palabras a los pensamientos más cotidianos y universales, tratando con sentido del humor y sensibilidad los miedos y el dolor. En definitiva, el vídeo es el resultado de la unión entre Mar García, la diseñadora; Leticia Sala, y yo.
Eres cofundador de Pineal Studio, plataforma con la que desarrolláis proyectos de dirección artística y producciones audiovisuales. ¿Te gusta involucrarte en la idea general de los shootings y los fashion films en los que trabajas, desarrollando más tu faceta de dirección artística?
Sí, para mí es una parte fundamental a la hora de afrontar cualquier proyecto. Siempre me gusta dejar pregnancia de mi visión y la única manera que veo de poder aportar mi personalidad es involucrándome en esas labores de realización y dirección artística. Por ejemplo, con el estudio trabajo bastante mano a mano con Silvia Pérez. Me gusta poder aportar mi granito de arena y, a la vez, colaborar, aprender y desarrollar en conjunto con los directores de arte.

No hace mucho que entrevistamos a Manu Rodríguez, fundador de Clandestine Books, y te nombró como una de las promesas de la fotografía de moda en Madrid. ¿Qué opinas al respecto? Y si tú tuvieras que nombrar promesas de la fotografía o de otros campos creativos en Madrid, ¿a quién incluirías?
Es un halago siempre para mí que cualquier persona aprecie mi trabajo y confíe en mí como para recomendarlo, y si viene de Manu más aún. Es una persona a la que le tengo aprecio y que nunca para de hacer cosas –y todas ellas geniales. Os recomiendo que veáis lo que hace con su editorial Clandestine. Si yo tuviera que hacer lo mismo y recomendar a gente de mi alrededor diría que estuvierais siempre pendientes del trabajo del dúo de fotógrafo y estilista que forman Javier Ruiz y Rocio Alvarez, de los fotógrafos Enrique Escandell y Felipe Hernández, de las palabras de Pablo Gandia y su revista online Incessants, del estudio madrileño Köln Studio, de los videos BRBR, de los proyectos de Ostap Yashchuk, de las colecciones de Carlota Barrera y del estilista Alberto Vegue. Tengo la suerte de poder conocerles a todos, rodearme de ellos, haber trabajado con la mayoría y poder decir que son todos personas increíbles y que confío en que todos llegarán muy lejos.
¿Cómo te planteas el futuro a corto y medio plazo? ¿Puedes adelantarnos algo de tus próximos proyectos?
Actualmente ando con bastantes proyectos entre manos. En el estudio estamos trabajando en diferentes proyectos editoriales que espero que vean la luz en poco tiempo. Por otro lado, personalmente, ando inmerso en dos proyectos con firmas de moda, todos ellos aún en los comienzos, pero ya con muchas ganas de terminarlos y lanzarlos. Mi planteamiento es seguir explorando el mundo de la moda tanto fotográfica como audiovisualmente, continuar creciendo con Pineal Studio y nunca dejar de viajar, conocer a gente nueva y seguir aprendiendo.

Texto
Jesús S Ferrera

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados