CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
“Soy idealista y guerrera” dice ella, y la verdad es que es cierto. Es una guerrera que ha guardado el fusil para desenfundar el pincel y que ha decidido canalizar esa fuerza a través de la producción artística. Futura diseñadora de moda de profesión, entiende este ámbito totalmente desvinculado de su visión más fría y consumista, más bien como una herramienta que le permite abordar todos los temas que orbitan a su alrededor y que la inquietan: la sexualidad y el erotismo, el género y la identidad, las fronteras entre disciplinas. Hablamos con Aina Carafí, una muestra del talento que corre por Barcelona que cuestiona el dogma desde la multidisciplinariedad.
Hola Aina. Aunque estuviste un tiempo en el extranjero, actualmente estás instalada en Barcelona. ¿Crees que es una buena ciudad para gestar tus ideas y tu vida como artista?
Creo que Barcelona es una ciudad muy inspiradora y que en cierto modo tiene algo terriblemente atractivo y adictivo para los creativos. Creo que tiene que ver con la energía en general de la ciudad y con la gran variedad de oferta cultural. Por otro lado, aquí echo de menos cierta comunidad entre los artistas, es algo que viví en Montréal, donde la gente forma grupos de aprendizaje, workshops gratuitos basados en donaciones, sesiones donde conocer ideas, conocerse y bailar. Aquí todo funciona de un modo más individual y menos cooperativo.
A pesar de que no te defines como diseñadora de moda, sino como artista multidisciplinar, te estás graduando como tal. El sistema de la moda actual es frívolo y está lleno de convencionalismos y estereotipos que pueden llegar a limitar mentes creativas, críticas e inconformistas como la tuya. Después de todo, ¿cuál es tu relación con el mundo de la moda?
Ahora estoy metida de lleno en mi proyecto final de grado. El haber estado viviendo fuera ha hecho que todo se alargue un poco y este tiempo me ha ido bien para aclarar mis ideas y darme cuenta de que no encajan con el mundo de la moda convencional. Soy idealista y guerrera y la verdad es que esto ha generado un debate constante en mi cabeza sobre hasta qué punto quiero involucrarme en el universo de la moda. Por otra parte, es un soporte que me fascina y me inspira muchísimo y que me permite explorar el cuerpo de una manera muy literal, así que por el momento voy a seguir explorando mis límites en este ámbito.

Fotografía, moda, pintura, instalaciones, no hay soporte que se te resista. En todo y cada uno de ellos abordas la exploración del cuerpo, la sexualidad y el erotismo femenino. ¿Es importante que nosotras mismas hablemos de todo esto?
¡Claro! Creo que es esencial que todo el mundo hable de ello, no solo el colectivo femenino. Se tiene que normalizar el cuerpo como lo que es, nuestro cuerpo, al igual que pienso que se debe normalizar el sexo y el erotismo para evitar los tabúes y los estigmas. Es cierto que nosotras somos uno de los grupos que hemos sufrido más represión o que hemos sido más juzgadas en este tema, lo que nos hace ser más críticas, y el pensamiento crítico nos hace avanzar.
Incluso tú misma en tu perfil de Instagram muestras sin tabúes ni tapujos tu cuerpo. ¿Eres consciente de que voces y actitudes como la tuya siguen incomodando aún en 2017?
Soy consciente de que estamos en un momento de evolución y que de algún modo existe un cambio de mentalidad, pero no llega a todos los niveles. La revolución se está produciendo de modo masivo en las redes sociales, donde puedes conectar con gente con mentalidades parecidas a la tuya y es fácil compartir opiniones y sentirse reconfortada. Todo cambia frente a las opiniones del mundo real y a las de otras generaciones. Poniendo un ejemplo real, mis axilas sin depilar son trendy en Instagram, pero incomodan a mucha gente al verlas en persona.
Háblanos de tu firma, Babe United, de los pines y de las camisetas con mensaje.
Babe United es para mí un proyecto pequeño pero divertido. En un momento de mis estudios me planteé dejar mi trabajo a tiempo parcial en un café para poder para poder dedicar más tiempo a mis proyectos personales, pero para ello necesitaba una fuente de ingresos estable y libertad de horarios. Y decidí crear Babe United. Es algo así como una cápsula de una pequeña parte de mi imaginario, quería crear algo directo y divertido, con un mensaje claro que girara entorno al feminismo y al arte. De aquí nacen statements 'Art is hard' o 'Cunt, Kunt, Cunst'.

Una de tus sesiones fotográficas lleva el nombre de la obra literaria Las hijas de Lilith. Sorprende que decidas integrar un modelo masculino, en vez de dos mujeres. ¿Qué visión tienes del hombre y de la masculinidad?
Para ese proyecto diseñé una colección de ropa y la verdad es que todo fue sucediendo de una manera muy natural. En ningún momento me planteé que tuviera que integrar un modelo de cada género, yo creé las piezas sin pensar si las llevaría un hombre o una mujer. Con la colección terminada, sentí que respiraba sensualidad y oscuridad, y rápidamente me imaginé a Indra y a Joan llevándola. Fue después de revelar las fotos que mi mente estableció una relación con el mito de Lilith y el libro de Erika Bornay, la femme fatale, la lectura del cuerpo femenino en el arte y la figura del hombre. Para mí no debería existir ninguna diferencia entre hombre y mujer, a ningún nivel. Al final creo que la masculinidad, al igual que la feminidad, son conceptos construidos a través de los años por un sistema social que necesita organizarlo todo a modo de binomio.
Dinos el nombre de tres mujeres referentes e inspiradoras, que te hayan ayudado a redefinir tus objetivos o a marcar tu camino.
Tracey Emin, Ana Mendieta y Marina Abramovic.
¿Tienes algún proyecto en manos que puedas compartir con nosotros?
Ahora mismo estoy trabajando en el que creo que es el proyecto que va a consolidar un poco todos los temas que he ido tratando hasta ahora. Estoy avanzando desde un enfoque mucho más conceptual y un poco anarquista, quiero seguir rompiendo los límites entre las disciplinas artísticas, creando prendas de ropa que considero que son piezas únicas, planteando la cuestión de los límites entre el arte y la moda.

Texto
Sandra Colell

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados