CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Esta joven artista crea y crea sin cesar. Ha llevado su dinámica artística –impulsiva y orgánica– a varios proyectos y, antes de salir de uno, ya se está metiendo en otro. Todas las obras de África Pitarch, sean encargos o no, reflejan una parte de sí misma, de sus emociones y de sus valores. El feminismo interseccional y la representación de cuerpos no normativos son temas recurrentes en su obra y que marcan por completo el éxito creciente de su carrera.
Te licenciaste en arquitectura y te dedicas a la ilustración, ¿por qué tomaste esta ruta?
Ocurrió de forma natural, llevo ilustrando desde que tengo memoria, así que la ilustración me ha acompañado siempre. Nunca pensé que me fuera a poder dedicar a ello, cuando era pequeña el discurso adulto era: estudia una carrera superior y nunca te faltará de nada, y ya luego si eso en tu tiempo libre (que tendrás mucho, porque ganarás mucho dinero en poco tiempo de la mano de tu título de carrera superior) haces tus dibujitos. Bueno, ahora sabemos que todo eso fue un espejismo que una corta generación pudo disfrutar.
Yo acabé mi carrera de Arquitectura (que una cosa no quita la otra, me encanta la arquitectura) y el panorama era una mierda, y al mismo tiempo que llevaba años estudiando me habían ido saliendo trabajos de ilustración en los que ganaba algo de dinero. Al principio intenté hacer las dos cosas y con el tiempo me di cuenta de que la ilustración podía ser un futuro real y genial, así que me centré en ello.
¿Hasta qué punto relacionas tus estudios universitarios con tu obra actual? Lo digo porque los arquitectos tienden a trabajar de manera muy precisa, pero tus dibujos son más bien abstractos, con trazos simples.
En arquitectura, como en cualquier proceso de diseño, se empieza con trazos e ideas, la raíz es la misma. Cada vez más siento que aplico muchos conocimientos de mis estudios en mi trabajo, por una parte en el proceso y por otra en el fin.
Cuando empiezo un proyecto comienza como una idea, seguida de una investigación hasta llegar al punto donde siento que empieza a tener sentido, donde veo una necesidad. En mi caso la necesidad es de representación y en arquitectura esa necesidad suele ser de solución.
También siento una gran conexión con la arquitectura en la forma de finalizar algunas ilustraciones, reducir hasta la mínima expresión, que es lo que hago cuando trabajo a línea. Para llegar a un dibujo creado solo con dos o tres líneas hay que hacer muchísimas líneas antes, y repetir y repetir, y encontrar la curva que exprese todo lo que intentas expresar. En arquitectura la idea es parecida, tienes que proyectar pensando en que con lo mínimo hagas lo máximo.
El rojo es un color predominante en tu obra. ¿Por qué esta importancia?
Me transmite mucho y es muy fácil trabajar con él, da sentido a las cosas. Para mí es el color de la vida, de la sangre, de la mujer, de la lucha, de la justicia, del calor…
¿Cómo llevas a cabo el proceso de creación? ¿Cuánto tiempo sueles dedicar a cada una de tus obras? Cuéntame cómo las abordas y hasta qué punto tus vivencias personales se reflejan en ellas.
Depende mucho, hay veces que en un mismo día lo tengo y otras que tardo semanas. Si no tengo una fecha límite dejo que la propia ilustración y su conexión conmigo me marque los tiempos. A veces tengo una idea que necesita que investigue o lea, o que me nutra de imágenes visuales (como películas, fotografías, pinturas, esculturas, etc.), y otras veces es una vivencia personal y antes de dibujar ya tengo en mi cabeza una idea cerrada. Y luego me pongo con el papel (o iPad), nunca sale exactamente lo que tenía pensado, pero la trabajo hasta que me transmite lo que busco, y ahí sé que está acabada.
Percibo tu afán por romper con la idea del cuerpo de la mujer desde esa visión ortodoxa que está muy presente en las artes visuales, históricamente hablando. Muestras la figura femenina sin tabúes ni límites, desnuda y a través de personajes que, mediante sus posturas, no dejan lugar a las inseguridades. Lo vemos claramente en tu obra Autosuficiente, por ejemplo. ¿Qué idea buscas que tus seguidoras conciban a partir de la manera en la que ilustras los cuerpos?
Quiero que mis ilustraciones transmitan justo eso: seguridad, confort y hogar, que es lo que cada cuerpo debería significar para cada mujer, a pesar de los esfuerzos de la sociedad patriarcal en intentar lo contrario. Mi intención empieza conmigo misma, intento curarme a mí misma y aprender a querer mi cuerpo, aceptarlo y cuidarlo, y lo comparto con la intención de que así otras mujeres también puedan hacerlo.
Juntando fuerzas con Patricia Moreno habéis fundado la plataforma Somos Unas Exageradas, en la que realizáis rebranding desde una óptica feminista y creativa. ¿En qué consiste exactamente?
Se trata de una consultoría para marcas, agencias, productoras o cualquier persona que esté interesada en realizar un cambio real en su proyecto. Un cambio hacia el feminismo interseccional, siempre por nuestra parte aportaremos lo que como mujeres blancas privilegiadas podamos aportar y realizaremos las conexiones con las personas adecuadas, expertas en cada tema que se vaya a tocar. Nuestra intención es que los proyectos que se crean a nuestro alrededor tengan una perspectiva feminista inclusiva siempre.
Las flores son un motivo recurrente en tus pinturas, ¿tienen alguna denotación concreta para ti?
Sí, me impacta la diversidad de flores que existen en la naturaleza y lo bien que conviven entre ellas, la imagen tan increíble que crean todas juntas. También estoy interesada en la caducidad de las cosas y las vivencias, y las flores representan ese segundo de vida florecida preciosa y la degradación posterior, es bello a la vez que doloroso, pero muy inspirador.

Recientemente te has iniciado en la cerámica, ¿no es así?
Sí, de hecho, ya las he puesto en venta, pero solo en ocasiones contadas y vía stories en Instagram. Todavía no tengo una producción regular de piezas así que me da mucha pena desprenderme de las que tengo, pero mi intención es seguir creando más y empezar a poner a la venta en la tienda online.
Igualmente, si hay alguien interesadx en alguna pieza que ve en mis redes sociales, a veces las vendo si veo que a alguien le hace especial ilusión; creo que por ahora la cerámica la estoy vendiendo por sentimiento.
Hablemos del Estudio Furia, ¿cómo se gesta el proyecto?
Mi hermana Carla y yo siempre hablábamos de hacer algún proyecto juntas, ella se dedica al motion graphics y al 3D y yo a la ilustración, y también dirección de arte en vídeo y foto, así que estaba claro que nuestro proyecto tendría que ir relacionado con lo visual.
Surgió la oportunidad con un vídeo musical, la idea era hacer un vídeo de ilustración animada. Nos sentimos cómodas y sentimos que funcionábamos bien juntas, así que decidimos fundar Furia (que es el nombre de nuestro primer perro, como la típica contraseña que te piden para desbloquear tu cuenta de hotmail). Y desde entonces, que fue en el 2019, no hemos parado, así que estamos muy contentas. Nuestra intención es crear visuales a cualquier nivel, desde ilustración, collage, 3D, etc y cualquier proyecto es bienvenido.
Teniendo en cuenta que la Carla y tú combináis dos técnicas artísticas diferentes, ¿resulta complicado trabajar a cuatro manos?
No, para nada. Tenemos bastante controlados los roles de cada una, la división de tareas y el escucharnos la una a la otra.
Considerando que es un proyecto bastante fresco, ¿tenéis definida ya la dirección que queréis tomar y cómo os gustaría que avance?
Sí, aunque ha sido bastante complicado de controlar, ya que han ido entrando proyectos desde el inicio que han ido definiendo la dirección. Nuestra idea es trabajar en el ámbito visual, poder innovar y trabajar con proyectos desde el inicio, llegar también a la dirección artística del proyecto en sí.
¿Ha tenido una buena recibida por parte de marcas, agencias y otros medios, de momento?
Por ahora sí, sobre todo hemos estado trabajando en el ámbito musical, así que con ganas de seguir ahí y probar nuevas cosas.
Cómo hemos comentado, estás metida en varias cosas a la vez, el Estudio Furia, Somos Unas Exageradas y, por supuesto, sigues trabajando en tu carrera como artista independiente. ¿Cómo consigues dar el máximo en los tres simultáneamente?
Sí, al final todo es lo mismo para mí, Estudio Furia es una rama de mi proyecto personal, que comparto con mi hermana y Somos Unas Exageradas lo mismo, pero con mi mejor amiga. Con Estudio Furia aprendo de mi hermana sobre animación, 3D, y muchas más cosas, mejoro mi perfil como artista, cada vez completa. Con Somos Unas Exageradas, hago lo que hago en mi trabajo personal, mantener una perspectiva feminista e inclusiva, y sobre todo, aprender de Patricia Moreno, que aparte de amiga es una periodista increíble especializada en diversidad, feminismo y moda. Así que diría que estar en los tres proyectos al mismo tiempo me aporta más y hace de mí una mejor profesional.
Para acabar, ¿tienes algún plan a corto plazo que quieras desvelarnos?
Sí, estoy creando un espacio y equipo en Valencia con Andrea Savall, fotógrafa, amiga y creadora de Girls from Today. Estamos reformando un bajo donde trabajaremos las dos, haremos exposiciones y talleres, y lo que surga. Estará listo para principios de Abril (espero), su nombre es Filipinas05 y está en el barrio de Ruzafa.

Texto
Aina Lino
Fotos
Paula Collado

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados