CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Acaban de presentar su primera colección, pero Franx de Cristal y Xavi García no son unos recién llegados a la moda. Ni mucho menos. Artífices de algunos de los desfiles más sonados de la capital por su irreverencia y su indescriptible personalidad –¿quién no recuerda su increíble presentación en el Espacio Harley Madrid teñida de negro y rojo?–, ahora se embarcan en una nueva aventura profesional bajo el nombre de Acromatyx. Y es que, aunque cueste creerlo, 44Studio, la firma que les dio a conocer y con la que se hicieron un merecido hueco en la escena creativa, ya es historia: “Nos daba pena, pero en el cambio está la evolución de las cosas”.

Sus declaraciones son contundentes y parecen tener claro hacia dónde se dirigen. “La marca se nos estaba quedando pequeña, y por eso decidimos empezar de cero y crear Acromatyx, un proyecto más maduro y pensado”, comentan abiertamente. Una realidad envuelta en nostalgia (que roza la tristeza) para todos aquellos que hemos seguido la trayectoria del tándem creativo, quienes revolucionaron el panorama artístico convirtiéndose en protagonistas de una nueva oleada de valientes diseñadores, en un momento que exigía propuestas renovadas.

Es precisamente su compromiso con la renovación continuada en el tiempo lo que les ha llevado a poner fin a una etapa marcada por el aplauso del público y la luminosidad, siempre oculta tras su característica sastrería reinventada en color negro. Si la polifacética artista Julia de Castro, con quien hablamos hace apenas unas semanas, decidía embarcarse en su carrera en solitario en 2020 tras una década liderando De La Puríssima, 44Studio lo hace bajo el pseudónimo de Acromatyx en este preciso momento, en medio de una pandemia mundial que ha propiciado el cierre de negocios y el aplazamiento de todo tipo de eventos.

Un proyecto que llevan meditando más de 1 año que, para tranquilidad de sus seguidores, mantendrá el espíritu de su anterior firma. “Teníamos claro que no podíamos perder nuestra esencia, es algo que debía seguir plasmado en este proyecto”, responden cuando les preguntamos por 001, su colección debut, presentada en una tienda efímera a finales de 2021. Una propuesta en la que han colaborado con Andrés Gallardo, y que promete ser la antesala de su primera puesta en escena prevista para marzo.

Franx, Xavi, despedís el 2021 inaugurando un nuevo proyecto, Acromatyx, en un momento histórico marcado por el cierre de infinidad de negocios y una incertidumbre máxima. ¿Cómo os sentís?
Nos sentimos muy ilusionados con nuestro nuevo proyecto, Acromatyx. Llevamos tiempo desarrollándolo y, por fin, en noviembre salió a la luz. Ha sido un proceso largo, de meditación, de búsqueda y de volver a reencontrarnos con nosotros mismos. Este tiempo de parón y de incertidumbre nos ha servido para darnos cuenta de que queríamos seguir adelante, pero no como lo estábamos haciendo. Estamos muy contentos con el feedback que está teniendo.
Antes de adentrarnos en vuestra nueva firma, me gustaría saber qué ha pasado con 44Studio. Y es que desde que fundasteis la marca en 2015, vuestro nombre ha estado asociado intrínsecamente a esta plataforma, con la que protagonizasteis algunas de las presentaciones más sonadas de la capital. ¿Estamos ante una extinción definitiva? ¿Cuáles han sido los motivos?
Como dices, muchos negocios y marcas están cerrando por esta situación que estamos viviendo. Nadie sabe ciertamente lo que va a pasar. Nosotros, en el momento de furor de la pandemia, tuvimos mucho tiempo para pensar qué queríamos hacer y cómo continuar. Algo teníamos claro los dos, y es que queríamos continuar, pero no nos sentíamos cómodos con 44Studio. La marca estaba sufriendo cambios y nosotros también, incluso el mundo entero estaba cambiando. No tenía sentido seguir adelante con el proyecto. El motivo que nos lleva al cambio de etapa realmente ha sido la madurez, tanto personal como profesional.
44Studio surgió de una manera casi improvisada y fue creciendo sin darnos cuenta, pero sin tener ningún objetivo ni rumbo determinado. Esa etapa nos ha servido para crecer profesionalmente y aprender de errores. La marca se nos estaba quedando pequeña, y por eso decidimos empezar de cero y crear Acromatyx, un proyecto más maduro y pensado. Definitivamente 44Studio pasó a la historia.
Interlude es el principio del fin” confesabais en una entrevista anterior, cuando os preguntaron por la colección que presentasteis en Medialab Prado en septiembre de 2020. ¿Teníais claro que había llegado el momento de abrir una nueva etapa?
Exacto, ese fue el principio del fin, nuestro momento de reflexión. Tras el confinamiento, nos dimos cuenta que estábamos evolucionando personalmente, y la marca no iba a acorde con nuestra evolución. Nos daba pena dejar atrás 44Studio, pero en el cambio está la evolución de las cosas. Con Interlude ya se veía un cambio en la marca, que poco tenía que ver con lo que habíamos hecho anteriormente en otras colecciones de 44Studio. Y decidimos que este tenía que ser el final.

Hablemos de Acromatyx. ¿Cómo definirías esta plataforma? ¿Cuáles son sus pilares fundamentales?
Acromatyx es un laboratorio de ideas, donde nos interesa colaborar e investigar en diferentes disciplinas y con diferentes artistas y artesanos. Nuestro pilares esenciales son, en primer lugar, la investigación y desarrollo de productos. Que sean lo más honestos y sostenibles posible, con un firme compromiso por la moda y artesanía española. Trabajamos con tejidos de alta calidad, en muchas ocasiones adquiridos en stocks o excedente de producto de grandes firmas o fabricantes de tejidos, para no tener que producir más tejido del necesario.
Otra de nuestras premisas es el reciclaje y reutilización de prendas existentes para crear prendas únicas. Es uno de nuestros compromisos para ser lo más sostenibles posible. Y lo más importante es que sea un proyecto humano de aprendizaje e intercambio de ideas, un proyecto sostenible donde fluya la mezcla de tecnología y valor humano.
La sastrería urbana constituye uno de los leitmotivs principales de este nuevo proyecto. Algo que parece haberos acompañado a lo largo de toda vuestra carrera, inherente a vuestra concepción de la moda, ¿no es así? ¿Qué cambios existen respecto a vuestros proyectos anteriores?
La sastrería urbana es el hilo conductor de nuestro anterior proyecto y de Acromatyx. Teníamos claro que no podíamos perder nuestra esencia, es algo que debía seguir plasmado en este proyecto. La diferencia está en crear nuevos volúmenes y texturas con un acabado más maduro y accesible, buscando una silueta contemporánea. Nos apasiona la construcción, deconstrucción y reconstrucción de la sastrería, dar la vuelta a formas y volúmenes clásicos para crear nuestra propia identidad.
Hace poco más de un mes presentasteis vuestra colección 001. Una propuesta a la que os referíais como “una oda a la reflexión sobre los viajes temporales”. ¿Qué nos podéis contar acerca de vuestra carta de presentación? ¿Cuánto tiempo llevabais trabajando en ella?
En este proyecto llevamos trabajando mas de 1 año, justo cuando presentamos Interlude. La colección está inspirada en los viajes en el tiempo, en cómo afectan nuestras decisiones en el futuro y la marca que podemos dejar en este planeta. De la dureza del enfrentamiento entre nuestro pasado, presente y futuro, llega la luz, la calma y la esperanza. Mezclando siluetas clásicas, patrones oversized, acabados imperfectos y círculos vacíos inspirados en portales del tiempo. Utilizando tejidos naturales como el algodón, la seda y la lana con materiales técnicos y lentejuelas.

El negro tan característico de vuestra marca anterior se encuentra ahora con notas de color en fucsia, rojo o naranja. ¿Por qué habéis optado por esta gama cromática? ¿Serán estas tonalidades el sello personal de Acromatyx?
En esta colección el color cobra importancia con la fuerza del negro, la pasión del rojo, el estrés del naranja y el fucsia, un color que para nosotros cobra un simbolismo oscuro por sus connotaciones ligadas a la felicidad impuesta en el imaginario popular y condicionante de género. El color nos ayuda a expresar el sentimiento de la colección. Sobre si serán estas tonalidades el sello personal de Acromatyx, el único que estamos convencidos de que puede perdurar es el negro.
Presentasteis esta primera colección en una tienda efímera en el corazón de Madrid. ¿Cómo ha sido la respuesta inicial por parte de vuestro público?
Estamos muy satisfechos con el feedback. Queríamos transmitir en la primera presentación cómo sería nuestra tienda física, ya que ahora mismo todo se está enfocando a la venta online. Queríamos estar cerca de nuestros clientes, amigos, estilistas y prensa. Hacerlo más cercano y personal. Necesitábamos sentir y compartir nuestra experiencia de cerca, ya que todo ahora es especialmente frío con las redes sociales y la pandemia.
Después de haber explorado vuestra página web, no veo ningún apartado destinado a la compra de vuestras piezas. ¿No están a la venta?
Sí que está a la venta, de momento se hace por encargo. La venta online estará disponible a partir de marzo.

Habéis colaborado con el inconfundible Andrés Gallardo en los complementos de esta primera propuesta. ¿Serán las alianzas con otros creativos y diseñadores una constante en vuestro nuevo proyecto? ¿Con quién os gustaría colaborar próximamente?
Sí, nos interesa mucho colaborar con otros artistas y otras disciplinas. Es muy enriquecedor colaborar con gente cuyo trabajo te gusta, y conjuntamente salen ideas interesantes. El primero ha sido Andrés Gallardo, una marca que admiramos y seguimos desde su inicio. Ahora estamos trabajando sobre una idea de bolsos, pero de momento no podemos contar nada.
También habéis hablado de la importancia que cobran las colaboraciones con artesanos en Acromatyx. ¿Cómo surgen estas relaciones y de qué forma se desarrollan?
Pensamos que no se debe perder la artesanía, las cosas hechas con cariño y dedicación, por profesionales que cuidan al detalle su trabajo. En la colección 001 hay jerséis hechos a mano de manera tradicional, y siempre trabajamos con talleres cercanos para seguir el proceso mano a mano.
Como ya adelantábamos al principio, no sois unos recién llegados al sector de la moda. ¿Qué lecciones habéis aprendido a lo largo de vuestra trayectoria profesional?
Hemos aprendido que hay que ser fiel al criterio de cada uno y tener claro el objetivo final.

¿Y qué consejo daríais a todos aquellos que se estén planteando ahora emprender su propia firma?
Que tengan una identidad propia.
¿Qué mercados os gustaría conquistar con Acromatyx? ¿Os dirigís a un target específico?
En primer lugar, nos gustaría consolidarnos en Europa para poder dar el paso a Asia, donde pensamos que tenemos un público objetivo. Aunque somos conscientes de lo difícil que es el posicionamiento de cualquier marca en China, Japón y Corea del Sur, es el mercado más deseado.
Y ya por último: habéis adelantado que presentaréis vuestra próxima colección en marzo, en Madrid. ¿Qué podemos esperar de esta propuesta?
Será la primera puesta en escena de Acromatyx, donde queremos plasmar nuestro nuevo rumbo con una puesta en escena que esperamos no deje indiferente a los asistentes. ¡Esperamos veros en marzo!



Texto
David Alarcón
Fotografía
Javier Biosca
Peluquería
Ricardo Calero (Salón44)
Maquillaje
Jose Carlos González (Salón44)
Modelos
Gadea Evans (Trafic) Edu Martin Duarte (Uno)
Complementos
Andrés Gallardo X Acromatyx
Asistente de fotografía
Enrique Escandell
Asistentes de estilismo
Alfonso y Adrián
Localización
Plató Cenital

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados