CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK

La firma que nos enamoró con sus prendas, fotografías y vídeo-arte ha cumplido un año. Hablamos de las piezas con aura de Paloma Wool, los tesoros artesanales confeccionados en Barcelona que diseña Paloma Lanna. Una artista multidisciplinar que, además de diseñar y fotografiar sus colecciones, tiene un savoir faire y unos valores admirables. Hablamos con ella –por segunda vez– para conocer su nuevo proyecto: 14-14, el libro diseñado por Querida Studio y publicado por la editorial Terranova que se presenta hoy a las 19:30h en el patio de sus oficinas.

Hoy presentas tu libro debut, 14-14, una recopilación de todas las colaboraciones y experiencias personales que has vivido durante el primer año de existencia de la firma. ¿De dónde surge la iniciativa? Cuéntanos en qué consiste el proyecto.

Siempre me he hecho álbumes de fotos clasificados por año, me gusta tener ordenado todo lo que he ido viviendo y documentando a lo largo de mi vida. Había compartido estudio con Marc Sancho (de Querida) en el pasado, y un día me propuso hacer un libro sobre paloma wool; a él le asombraba la cantidad de cosas que habíamos hecho en solo un año. El libro muestra lo ocurrido desde el 14 de abril de 2014, fecha de lanzamiento de la marca, hasta el 14 de abril de 2015 (de ahí lo de 14-14): fotografías, colaboraciones, amigos y relatos personales ordenados cronológicamente.

En tus colecciones podemos encontrar multitud de disciplinas artísticas: fotografía, vídeo-arte, escultura, cerámica… ¿Es lo artístico el factor que define tu firma?

El arte inspira todos los movimientos de la marca. Desde el principio me interesaba crear algo más profundo que la venta de ropa, me lo imaginaba como una plataforma en la que convergieran distintas disciplinas, miradas y soportes. El arte da sentido al proyecto y se respira en cualquier lugar: en los estampados de las prendas, en las fotografías o en las colaboraciones.

En el libro aparecen las colaboraciones que has hecho con algunas de las artistas y fotógrafas más relevantes de la escena barcelonesa contemporánea, como son Carlota Guerrero, Alba Yruela, Isabella Killoran o Blanca Miró. ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con ellas? ¿Qué han aportado a la firma? ¿Y por qué todas son mujeres?

Trabajar con ellas ha sido precioso. Es bonito ver cómo interpretan ellas paloma wool; han aportado su punto de vista y eso me parece lo más valioso. Son todas mujeres por casualidad, la afinidad nos ha unido.

¿Podrías contarnos alguna anécdota que te haya ocurrido durante el primer año de paloma wool?

Para las fotos de la colección no. 2, Carlota y yo queríamos pintar el estampado de las prendas en una piscina, inspiradas por una imagen de David Hockney. Al fin encontramos una abandonada, y estuvimos dos días limpiándola, tenía agua estancada y un ecosistema propio. El primer día de la operación limpieza me empezó a picar el cuello y la barriga. El segundo día fue a más. El tercer día hacíamos las fotos, y Carlota empezó a rascarse también. Cuando acabamos, nos quitamos los pantalones y nos dimos cuenta de que teníamos una ristra de picadas del culo a las rodillas. Nos fuimos a urgencias, cada una a un hospital distinto. Teníamos pulgas (risas).

Por último, ¡queremos saber dónde encontrar el libro!

De momento en mi página web, en la de Terranova y en Wer-haus.

Texto
Carolina Rojas

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados