CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
El pasado mes de diciembre más de treinta estudiantes llegados de ocho países europeos presentaban el trabajo hecho durante un año en Porto Modaportugal Fashion Design Competition, un evento impulsado por CENIT (Centro de Inteligencia Textil) y ModaLisboa que abrirá las puertas al mundo profesional a estos diseñadores emergentes. Nosotros estuvimos allí y te contamos todo lo que pasó, nuestras impresiones, y a quién hay que seguir la pista.

Son casi las doce de la noche de un martes de diciembre y una treintena de alumnos están a punto de presentar sus colecciones en el Palacio de la Bolsa de Oporto. La iniciativa Modaportugal reúne cada año a reconocidas escuelas de moda para elegir sus talentos más destacados. Mientras los futuros diseñadores emergentes ultiman los detalles para que todo salga perfecto, el jurado, la prensa y los invitados esperan ansiosos. Con los nervios a flor de piel y con la ilusión que los ha acompañado hasta aquí, se abren las puertas y empieza el desfile/concurso tan deseado: Porto Modaportugal Fashion Design Competition.

Los jovencísimos diseñadores vienen de ocho países europeos (Portugal, España, Francia, Italia, Alemania, Bélgica, Reino Unido y República Checa) y tienen la oportunidad de mostrar el trabajo que han desarrollado durante el curso ante un público profesional –que sobrevive a la gélida noche tan bien como puede. Desde Polimoda en Florencia hasta IED Madrid, pasando por La Cambre en Bélgica, Amd München en Alemania, Esmod París, el London College of Fashion de Londres, Tomas Bata University de la República Checa y unas cinco escuelas más de Portugal, algunos de los centros más prestigiosos desembarcan en la ciudad con sus pesos pesados: aquellos que consideran sus alumnos con más potencial.

De entre todos ellos se alza como ganador a la Mejor Colección General de Moda Cyril Bourez, de La Cambre en Bélgica. Le otorga el premio un jurado internacional presidido por Eduarda Abbondanza, presidenta de Moda Lisboa, y compuesto por un grupo heterogéneo que incluye a la fotógrafa Sevda Albers, la diseñadora Pilar Dalbat, el ilustrador Marco Poli, el consultor Miguel Flor, o Kicky Gray de Schön Magazine.

El otro gran ganador, en la categoría de Mejor Colección General de Calzado, es el portugués Daniel Gonçalves. Ambos recibirán una dotación de 5.000€ como premio. Pero la cosa no acaba aquí: también se han concedido 2.500€ a aquellas personas ganadoras a la categoría Mejor Colección de Moda por país. Y aquí os enseñamos a nuestros favoritos.


Cyril Bourez, de Bélgica, se hace con el reconocimiento a la Mejor Colección General de Moda con Merci Beaucoup. Su trabajo es un tributo a aquellas piezas que de pequeño le hicieron soñar con dedicarse a la moda en el futuro y convertirse en diseñador, y por eso les dedica un título de agradecimiento. Para él, sus diseños cumplen la función de autorretratos a la vez que de homenaje a aquellos diseñadores y personas que le han marcado guiado por el camino hasta alzarse con este reconocimiento.

Filipe Augusto
(Portugal) se hace con el Premio a la Mejor Colección de Moda por país con su colección 7 Skirts. Aunque el siete es un número mágico y en él se encuentran los días de la semana o los colores del arco iris, su colección hace referencia a la tradición de las siete faldas que llevan las mujeres de Nazaré, un pueblito costero de Portugal. Sin embargo, Filipe las ha llevado al terreno de la moda masculina, sustituyéndolas por pantalones con multitud de capas y superposiciones.
Los tres looks son una oda a la localidad y sus costumbres, tal como se refleja en los atuendos de red, que hacen referencia al material que usan los pescadores. También lo son el papel de plata de uno de los looks, una metáfora del mar y sus reflejos y que además sirve para deformar las piezas y el cuerpo, y los estampados de rayas y cuadros. El resultado final se traduce en unos personajes que son arroyados a un universo que pasa del folclore a la moda contemporánea.

Jaehwa Rhree presenta Design Soorhe, premio a la mejor colección de su país, Reino Unido, una colección cuyo propósito es ofrecer un análisis de su estética e identidad en un esfuerzo por informar y profundizar en su significado en el ámbito global del diseño de moda. Su colección se inspira en objetos culturales de Corea, en la arquitectura, las vestimentas y los accesorios propios del país. Además, utiliza técnicas de diseño biomimético (la tecnología que explora e investiga patrones y fórmulas en la naturaleza para llegar a obtener soluciones a problemas hechos por el ser humano), y explora la moda sostenible mediante el uso de tinturas naturales y materiales orgánicos.

Marylin Hampartzonian, de Francia, se alza con el reconocimiento a la mejor colección entre los estudiantes de su país con Tauromachie. La diseñadora le da la vuelta al traje de luces en clave femenina y deja a un lado los colores característicos del atuendo para reinventarlo en looks en blanco y negro, que le dan un toque más sofisticado y menos festivo. Con ello, Marylin pretende reivindicar el poder de las mujeres hoy en día –la figura del torero es una de las más enquistadas en el pasado que existe en el folklore español– además de probar su maestría en los bordados, que aprendió de la prestigiosa Maison Lesage (taller textil que trabaja, entre otros, para Chanel).

Atlas es un mapa para entender a la diseñadora Beatrice Manson, cuyo corazón se divide entre lo natural y lo artificial. Lo primero representa la herencia de su familia, y lo segundo hace referencia al tiempo en el que vivimos. La diseñadora se inspira en el armario de sus padres, donde encuentra una mezcla entre ropa deportiva, que luego combina con toques más delicados. En las piezas observamos que las flores están impresas con un sellado de calor entre dos capas de plástico transparentes, creando un efecto en el que la naturaleza parece que esté prensada entre la ropa. Atlas habla sobre todo de su autora, en constante equilibrio entre frialdad y fragilidad, lo femenino y lo masculino, lo viejo y lo nuevo.

Lana Toskan destaca con Street Scenery, inspirada en una serie de fotos y dibujos que realizó mientras observaba a los londinenses deambulando por Leicester Square. Los garabatos que la diseñadora hizo in situ y las fotografías sacadas por un amigo suyo han servido de base para el desarrollo de las siluetas y las piezas, entre las que destaca algo tan británico como un trench. Los tonos rojo y naranja, sacados de los chalecos anti reflejantes de los trabajadores de las obras, destacan en los tres looks finales, así como también lo hacen la asimetría y la deconstrucción.

También Rebeca Szmidt y sus sirenas merecen una mención especial. Su colección, titulada Save the Mermaid, contrapone el universo marino, tradicionalmente dominado por los hombres, junto al cuadro Ulysses and the Sirens, donde el poder de esas criaturas femeninas magnéticas se hace patente. En los tres looks presentados, ‘sus’ sirenas son conscientes del poder psíquico que pueden ejercer, y tomando el control, cogen y adaptan elementos como la vela y las cuerdas de amarre para vestirse.

Para acabar, no podemos dejarnos la colección de Concepción Martínez, seleccionada como la mejor de España, o la de Otilia Vlad, premiada como mejor alumna de Alemania.

ModaPortugal se revela como un interesante escaparate para mostrar el trabajo de estos futuros diseñadores, además de ofrecerles la oportunidad de conocer y vincularse a la fuerte y sólida industria de moda y calzado de Portugal.

Texto y fotos de backstage
Lorena Varela
Fotos colecciones
Louie Thain

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados