CookiesWe use cookies to make it easier for you to browse our website. If you, as a user, visit our website, it is our understanding that you are granting your consent to the use of cookies. You may obtain more information on cookies and their use hereOK
Visitar la planta baja del Centro de Estudios y Documentación del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona es una oportunidad única para abrir la mente a nuevos sistemas no convencionales desde una óptica artística, musical y literaria. Bajo unas luces tenues que oscilan entre contrastes rojos y azules, junto a una música de ambiente con aires techno casi hipnótica, nos adentramos en la exposición comisariada por Maite Muñoz y Magui Dávila titulada Manuales de reparaciones y sonidos cósmicos –disponible hasta el 20 de mayo– que se inspira en el trabajo difícilmente clasificable del influyente utopista, inventor y arquitecto Buckminster Muller.

Mediante trabajos autoeditados de varios artistas, desde los años sesenta hasta la actualidad, se nos plantean nuevos modos de habitar el planeta y de relacionarnos con otras especies desde una mentalidad ecologista y feminista. Las obras seleccionadas convergen en una misma sala para visibilizar las heridas que el capitalismo patriarcal ha causado al planeta y a las personas. Simultáneamente, se promueven una serie de alternativas que buscan concienciar sobre la alarmante emergencia climática: no podemos seguir avanzando así, el coste es demasiado alto, así que es urgente que aprendamos a relacionarnos con el planeta de una forma menos destructiva.

El egoísmo y el egocentrismo tan presentes en la especie humana no tienen cabida en el proceso de adaptación hacia una sociedad sostenible e igualitaria. A través de referencias instrumentales como Green, la exhibición propone otras maneras de relacionarnos con la naturaleza, por ejemplo, generando música para humanos y para plantas. Desde la visión de artistas como Paulina Oliveros, se crean proyectos que en vez de limitarse a difundir ideas a través de publicaciones en papel, dan protagonismo al uso del sonido para promover una escucha consciente y profunda.

Las composiciones sonoras, los fanzines y los manuales que actualmente visten esta sala del Museo son herramientas para girar las tornas. El reconocimiento de la existencia de una multiplicidad de cosmologías debería poner punto final a la utopía de la globalización que viene del colonialismo y la supuesta modernidad que esta conlleva. A partir del valor simbólico de proyectos comunitarios como Drop City (1971), Christiana (1976) o The Farm (1977) podemos ver contenidos al margen del antropocentrismo y la universalización, que llaman al surgimiento de un modo de vida espiritual en busca de personas conscientes y capaces de generar los cambios que la Tierra nos pide a gritos.
Manuales de reparaciones y sonidos cósmicos podrá visitarse en el MACBA hasta el 20 de mayo.

Texto
Aina Lino

ic_eye_openCreated with Sketch.See commentsClose comments
CategoriesFilterArchive
0 resultados